El fin de la hegemonía. Ahora, la sucesión