Miniaturas. Ahora todos somos buitres. Hasta Chávez