Alemania: las cinco incógnitas