Ante reclamos sociales, cómo negociar en nombre del Estado