Aprender a emprender

(0)
31 de agosto de 2001  

Solo en la medida en que los jóvenes argentinos de hoy sean capaces de desarrollar un vigoroso espíritu de iniciativa y aprendan a buscar la excelencia en todos los campos será posible que el país concrete avances satisfactorios en su marcha hacia un horizonte de progreso y crecimiento.

Las dos herramientas que pueden ayudar a producir esa transformación son, sin duda, la educación y el trabajo. Si los sectores juveniles comprenden a tiempo el valor de esos dos instrumentos se habrá dado seguramente un paso significativo en la dirección deseada.

A esos fines ha orientado su esfuerzo, precisamente, durante sus primeros diez pletóricos años, la Fundación Junior Achievement, creada en 1991 con objeto de alentar en los jóvenes de nuestro país el espíritu emprendedor adecuado para impulsar a la Argentina hacia un futuro venturoso, en un contexto de responsabilidad y libertad.

Con la ayuda de 415 empresas privadas y con el aporte de 2035 voluntarios, que han invertido tiempo y dinero para llevar adelante sus objetivos, la fundación ha dictado sucesivos programas educativos en escuelas públicas y privadas, de Jujuy a Ushuaia, a través de los cuales se procuró inculcar esos valores a 270.640 alumnos.

Fiel a su lema, "aprender a emprender", la fundación intenta generar un impacto positivo en la vida de los jóvenes y, sobre todo, trata de proponerles modelos que les transmitan un mensaje de esperanza, de vital importancia en la situación por la que atraviesa hoy la Argentina.

En el curso de este año, se ha creado el primer club de Socios de Junior Achievement Argentina, en el que se aspira a nuclear a quienes estén en condiciones de hacer donaciones personales que contribuyan a concretar las metas educativas propuestas por la fundación. El objetivo es ampliar las fuentes de financiación de este saludable emprendimiento solidario, que en sus primeros diez años de vida ha contribuido significativamente a producir un efecto modernizador en la educación que reciben los futuros líderes profesionales de la Argentina.

En la medida en que iniciativas como la que condujo a la puesta en marcha de esta fundación se multipliquen y se consoliden, habrá motivos para esperar que las nuevas generaciones de argentinos encaren el futuro con un genuino espíritu de renovación y de búsqueda permanente de la excelencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.