Opinión. Aprender a nadar entre la libertad y el riesgo