Bad information

(0)
29 de noviembre de 2020  • 03:05

"Utilizamos Google Translate, el cual es un sistema que, si bien no es exacto, es una herramienta muy utilizada a nivel mundial".

(Del portal de Turismo cordobés).

No siempre resulta necesario reproducir la literalidad. Depende de quién pronuncia la frase y del mensaje que da. Raúl Alfonsín le dijo literalmente "a vos no te va tan mal gordito" al gremialista que le gritaba "tenemos hambre" durante una marcha en Neuquén.

Carlos Menem anunció, literalmente: "Dentro de poco tiempo se va a licitar un sistema de vuelos espaciales mediante el cual, desde una plataforma, que quizá se instale en Córdoba, esas naves van a salir de la atmósfera, se van a remontar a la estratósfera, y desde ahí elegirán el lugar donde quieran ir, de tal forma que en una hora y media podremos estar en Japón, Corea o en cualquier parte del mundo y, por supuesto, más adelante en otro planeta si se detecta vida".

Literalmente, Duhalde prometió "el que depositó dólares recibirá dólares"; Néstor, "un país serio"; Cristina, "gobernar para todos"; Massa, "meter presa a Cristina"; Macri, "pobreza cero", y Alberto, "llenar la heladera de los argentinos".

En esos casos, la literalidad funciona perfectamente. No hay nada que traducir. Pero en la vida -como en los distintos idiomas- no todo es literal. Vayamos al caso concreto del sitio oficial de Turismo de Córdoba, que para atraer visitantes del exterior usó el traductor de Google. Ahí estaba el gringo tomando un milkshake cuando le llegó el aviso de viajar a Get out if you can (Salsipuedes) o a Garotas Serras (Sierra Chica) o a Skirt (La Falda) o a Nerd (Nono, pero reinterpretado por el traductor automático como Ñoño y de ahí lo de Nerd.). Hay que tener en cuenta también el metamensaje que generamos. ¿Quién le garantiza al gringo que Salsipuedes es un lugar seguro con semejante traducción?

Esto recuerda las clases de inglés que tomaba Gaturro, el personaje que popularizó el querido Nik, allá por los 90. Exponente máximo del Brutish English, Gaturro fue un insuperable dolor de cabeza para sus profesores. Para Gaturro, tangente se decía so people; astronomía, star no mine; albino, to the wine; consuelo, with floor; Caballito, little horse; andaluz, go light; premisa, before church, y afinado, was died.

Bad information faltó que le reprochara Cristina Kirchner a Gaturro, tal como le recriminó a un periodista de The New Yorker al responderle una pregunta sobre el caso Nisman. A lo que Gaturro, con su literalidad desfachatada seguramente le hubiera retrucado: "It doesn't happen orange, champion".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.