De no creer. Baile y contraataque tras el golpe de la Corte