Miniaturas. Banco Central: el nuevo cepo de Vanoli