Barras bravas, el realismo trágico