¡Basta de constituciones a medida!