Batalla

Hugo Caligaris
Hugo Caligaris LA NACION
(0)
13 de diciembre de 2009  

"¿Qué es esto, Macri? No es la ciudad de Cacciatore. La dictadura terminó... ¡Le vamos a dar batalla en cada uno de los rincones de la ciudad!" (Del dirigente piquetero Luis D´Elía.)

Uno de los efectos del calentamiento global que están siendo dejados de lado en la cumbre climática de Copenhague es, curiosamente, el más obvio: la gente está cada día más caliente.

Si todavía queda alguien que piense que no es verdad lo del desequilibrio climático, que venga a Buenos Aires y verá cómo se está recalentando el ambiente. Aquí las emanaciones de dióxido de carbono provienen directamente de las personas, que están enfurecidas.

Como impulsados por una fuerza atroz que ellos mismos no pueden controlar, los porteños se preparan para la batalla. Cada vez que alguien abre la boca hay lluvia ácida. Hay más humo en el aire que cuando todo el mundo fumaba: es ira condensada, que ya no puede remover el viento. Dicen los pesimistas que después de los tsunamis y huracanes del año que comienza, la Capital se transformará en un desierto. ¡Hagamos algo, amigos! El ecosistema de la Reina del Plata está en peligro.

Ahora bien: ese algo que nos vemos compelidos a hacer no puede ser otra pelea. Una batalla contra la batalla sólo contribuiría a enrarecer aún más el ambiente. Si a un piquete se opone otro piquete, tendremos dos piquetes, no cero. El factor tóxico no hará más que aumentar si le sumamos a la batalla general una dosis más de veneno. Para ser ecológicamente sustentables, lo primero que tenemos que hacer es apagar el fuego.

No definamos, pues, como un combate nuestro aporte para reducir la polución a un nivel respirable. No es la batalla del calentamiento, sino tal vez, quizá, todo lo opuesto. El trato amable, el sentido común podrían ser los mejores remedios contra el efecto invernadero. Los que piensan que el aire puro es una utopía deben saber que a veces hay que ser muy valiente para no dar batalla. Más se perdió en la guerra: recuerden esto siempre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.