El mundo. Berlín oriental: pobre, pero sexy