Conectados. Boy Genius, de bloguero a millonario