Buenos Aires: el campo de batalla electoral