Editorial II. Burocracia en favor de las plagas