Caritas, otro logro esperanzador

(0)
28 de abril de 2004  

Un centro solidario de grandes dimensiones fue inaugurado en el sitio donde funcionaba la fábrica de lapiceras Parker. La construcción, que tiene una superficie superior a los 4800 metros cuadrados, fue comprada por la empresa Gillette Argentina, que a su vez la donó a Caritas.

En el lugar se han instalado un hogar con más de 100 camas, un centro de formación profesional, la escuela Pan de Vida, que elabora productos de pastelería, panadería y cocina, una casa de retiros y encuentros, un centro de rehabilitación de adicciones, llamado programa Tercer Día, y otros servicios.

Quienes hablaron en la ceremonia de inauguración insistieron en señalar que la tarea de Caritas debe verse en sus dimensiones sociales y religiosas al mismo tiempo. Es por esto, como se recordó, que el objetivo central es aceptar como propios los problemas de la gente, para reinsertar a las personas con problemas en el contexto social.

Puede verse claramente, teniendo en cuenta los destinos dados a esta vieja fábrica, un interés especialmente centrado en ciertas áreas sensibles de nuestro tiempo, como la rehabilitación de adictos o la formación profesional dirigida especialmente a gente joven que manifiesta conductas no deseadas. Este emprendimiento, en una época como la nuestra, signada por duros problemas surgidos de la marginación y la miseria, debe ser considerado un hecho especialmente auspicioso y esperanzador. Para sacar a los menores y a los jóvenes del delito o de las muchas depravaciones a las cuales los condena un mundo no demasiado predispuesto a entenderlos y ayudarlos, se ponen en marcha obras que combinan el más profundo sentido misional con las prácticas más concretas que demanda la vida de todos los días.

Quienes tanto trabajan para esta entidad deben sentir un muy legítimo orgullo por este logro, por el cual una fábrica abandonada, testimonio de los malos signos de los tiempos, se convierte en un luminoso testimonio de amor por el prójimo que es imprescindible destacar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.