Carlos Saúl Menem "Hay elementos para un juicio político"

Para el ex presidente, el escándalo del valijagate y las sospechas de que el narcotráfico financió parte de la campaña de Cristina Kirchner justifican un enjuiciamiento. "Los perseguidores de hoy serán los perseguidos de mañana", anticipa, al tiempo que dispara también contra Néstor Kirchner y la política oficial de derechos humanos
(0)
28 de septiembre de 2008  

Carlos Menem no pierde la cordialidad ni siquiera cuando se le pregunta por sus procesamientos por el contrabando de armas y la voladura de Río Tercero. La pierde cuando habla sobre Néstor Kirchner: "No tiene testículos", dice. O sobre el actual gobierno: "Que se haya hecho la campaña con dinero del narcotráfico, de Antonini Wilson o de [Hugo] Chávez, y que no sean 800.000 dólares los de la valija de Antonini, sino cinco millones de dólares, eso es para un juicio político."

En su caminar levemente encorvado y de pasos muy cortos Menem acusa sus 78 años, pero también es cierto que aún sufre el estado viral que lo aquejaba en la madrugada del 17 de julio, cuando salió de una clínica para ocupar su banca de senador por La Rioja y votar en favor del campo y contra el Gobierno. De hecho, el jueves, pocos días después del encuentro con LA NACION, Menem fue internado brevemente para una revisación.

La entrevista, a la que asiste su defensor, Luis Daer, iba a limitarse a unas declaraciones sobre su reciente procesamiento en la causa de la voladura de la Fábrica Militar de Río Tercero, que considera producto de "una persecución política", pero Menem acepta responder otras preguntas.

En el living de la casa de Echeverría 3535, en Belgrano R, que ocupa su hija Zulemita, un Menem bronceado y sonriente estrecha la mano y se sienta en un sofá frente al retrato al óleo de su hija que cuelga sobre la chimenea. Al promediar la charla, Carlos Nair, el hijo que tuvo con Martha Meza, se acerca en silencio y le da una pastilla.

-El juez federal de Río Cuarto, Oscar Valentinuzzi, dijo al procesarlo que usted ordenó al Ministerio de Defensa la voladura de la Fábrica Militar de Río Tercero en 1995. En cambio, al ex jefe del Ejército, teniente general (R) Martín Balza, actual embajador en Colombia, le dictó la falta de mérito y apenas le dedicó unos pocos párrafos.

-¿Pero de dónde saca el juez esas conclusiones? Aquí lo que hay es una persecución de neto corte político. Esa resolución no tiene fundamentos jurídicos. Más allá del tema del general Balza y del doctor Camilión [Oscar, ex ministro de Defensa], lo que interesa es la verdad, y este juez está totalmente alejado de la verdad en este lamentable fallo. Este juez sí que merece un juicio político, y se lo vamos a hacer. Ya tiene uno en el Consejo de la Magistratura este señor... señor entre comillas. Los fundamentos son torpes, producto de la miserabilidad de un hombre por el afán de figurar.

-¿Qué ocurrió en Río Tercero el 3 de noviembre de 1995?

-Los primeros peritajes dijeron que fue un accidente.

-El último peritaje oficial asegura que fue un atentado.

-Eso es ciencia ficción. Siempre sostuve que fue un accidente. Cuando me dijeron desde Río Tercero que fue un accidente, que hubo una explosión, tomamos el avión con Balza y Camilión y fuimos allí en el acto.

-Y en una conferencia de prensa que dio con el gobernador cordobés Ramón Mestre, usted afirmó que los periodistas debían decir que fue un accidente, pero usted aún no había hablado con los militares que dirigían la fábrica, y así lo declararon ellos.

-No, yo tomé contacto con directivos de la fábrica allí en Río Tercero, no recuerdo bien, fue con algunos militares.

-¿Qué piensa de la falta de mérito de Balza?

-Lo respeto mucho a Balza, pero hubo diferencia de tratamiento por parte del magistrado.

Daer: -Hubo animosidad con el doctor Menem. El juez actuó así para mejorar su situación personal en el juicio político que se le sigue. Si alguna persona tenía que saber sobre Río Tercero era Balza, que además de ser jefe del Ejército, era artillero.

Menem: -Pediremos el juicio político del juez muy pronto.

Daer: -Valentinuzzi se apresuró a procesar al doctor Menem porque la causa iba a pasar a otro juzgado y se quedaría sin herramienta de negociación.

-Ustedes apelaron ese procesamiento y el de la causa del contrabando de armas a Croacia y Ecuador.

Menem: -Claro. Además, recusamos al tribunal que hará el juicio [el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 3] porque tiene jueces subrogantes y se viola el principio del juez natural que establece la Constitución.

-¿Conoció al teniente coronel (R) Diego Palleros, intermediario en las ventas a Croacia?

-No, no lo conozco.

-¿Cómo fue la historia del caso?

-En el tema de las armas yo fui el que hizo la denuncia. Levanté el secreto de los decretos de ventas de armas porque estaba el rumor de que no habían ido a Venezuela y Panamá. Lo que pasó después de la firma de los decretos [presidenciales secretos] yo no podía saberlo.

-Cuando hizo la denuncia ya el tema era público. Los tres decretos los firmaron usted y varios ministros. ¿Alguien los urgió a firmarlos, o tuvieron un tratamiento diferente?

-No, no. Fueron de los tantos decretos que firmaba todos los días.

-¿A Luis Sarlenga lo conocía?

-¿Cómo no iba a conocerlo? Era funcionario mío, yo lo puse en funciones. Era interventor en Fabricaciones Militares.

-Y riojano adoptivo.

-Sí, trabajó mucho en La Rioja.

-Sarlenga involucró a Emir Yoma, a Balza y a otros.

-Sí, Sarlenga mencionó a Balza y a Emir...

-¿Yoma tuvo alguna responsabilidad?

-No sé, no tengo conocimiento.

-¿Y Balza?

-Lo mismo.

-Senador, otra causa que lo lleva a juicio es la de la omisión maliciosa de una cuenta suiza en sus declaraciones juradas.

-¿Qué cuenta? No hay ninguna cuenta mía en Suiza.

-En la UBS.

-No, fue un invento. Fueron a Suiza (Gustavo) Beliz y el juez (Norberto) Oyarbide y no había nada.

-¿Tal vez porque la cuenta estaba a nombre su ex esposa Zulema Yoma y de Zulemita?

-Ellas son las titulares. No, no hay juicio por eso.

-Había otros bienes que no habría declarado, como acciones de las compañías telefónicas privatizadas.

-Pero esas acciones eran simbólicas, no eran casi nada. Eran para alentar a la gente a comprar acciones.

-¿Qué piensa de Néstor Kirchner?

-Los perseguidores de hoy serán los perseguidos de mañana. Yo no perseguí a nadie. No se puede ser tan caradura de haber dicho, como dijo él, que fui el mejor presidente que pasó por la Patagonia, y cuando fui a jurar como senador dio prueba de su siniestra catadura moral al tocar madera y querer tocarse lo que no tiene, los testículos.

-¿Lo pongo así?

-Sí, no tiene testículos.

-La sucesión de escándalos de este gobierno es incesante y...

-Que se haya hecho la campaña con dinero del narcotráfico, de Antonini Wilson o de Chávez, y que no sean 800.000 dólares los de la valija de Antonini, sino cinco millones, eso sí que es para un juicio político.

-Hay quienes opinan que la corrupción en la gestión Kirchner es mayor que en su gestión.

-Quisiera saber dónde está la corrupción de mi gobierno, con causas inventadas que en algunos casos siguen abiertas sin la menor prueba.

-Además del caso armas están el negociado informático IBM-Banco Nación, el contrabando de oro a Estados Unidos, los préstamos al Grupo Yoma de los bancos Nación, Provincia y Ciudad, que el grupo no devolvió.

-Casi todos están archivados. Y yo no estoy imputado.

-¿Cómo era su relación con Kirchner cuando usted era presidente?

-Siempre fue normal. Nunca le hice faltar un peso de la coparticipación. Y lo mismo con los fondos para Santa Cruz por las regalías de YPF, que hoy no se sabe dónde están y que los manejó él. ¿Cómo puede ser que en esa investigación judicial haya una sentencia secreta [en la justicia santacruceña]? ¿Por qué? Es un juicio y no se puede ocultar la sentencia. Y ese dinero le pertenece, o le pertenecía, a Santa Cruz. Y está el caso Skanska, hay muchos...

-¿Qué hay que hacer hoy en la Argentina?

-Pacificar a la Argentina. El Gobierno favorece a los ex montoneros, que gobiernan. En el libro Operación Traviata [de Ceferino Reato], uno de los autores del atentado dice desembozadamente: "Nos equivocamos, en vez de matar a Rucci tendríamos que haber matado a López Rega".

-Los Kirchner no eran de izquierda y ni siquiera progresistas.

-Mire, el 24 de marzo de 1976 a mí me detuvieron los militares y Kirchner se fue al Sur con su mujer y empezaron a trabajar en su profesión a partir de la memorable y deplorable circular 1050. Hay que leer el libro Kirchner, el amo del feudo [de Daniel Osvaldo Gatti], que cuenta todo lo que hizo Kirchner mientras yo estaba preso. Mientras yo estaba preso, Kirchner se puso bajo el ala de los militares, y también hizo plata. Lo cuenta Gatti.

-¿Hay que juzgar también a los ex guerrilleros?

-Sí, por supuesto, que son actuales gobernantes. Por supuesto. Ya algunos jueces se expidieron, como en el caso del coronel Larrabure.

-¿No se arrepiente de haber otorgado los indultos?

-Lo hice para pacificar el país. Y lo pacifiqué durante diez años, y ahora estamos de vuelta en lo mismo. Antes de estar preso en Magdalena y Las Lomitas, estuve siete meses detenido en el buque 33 Orientales, desde el 26 de marzo de 1976. La primera vez que pude ver el sol en ese barco fue el 4 de julio, cuando nos sacaron a cubierta. Eramos 33 los presos en el 33 Orientales.

-Además de Perón, ¿qué personaje destaca de la vida política?

-Un gran estadista como Arturo Frondizi, el hombre más extraordinario que conocí. Y en otro orden, otro hombre extraordinario fue su Santidad Juan Pablo II.

-¿Será candidato a presidente?

-Ya lo soy. Estamos formando una confederación de partidos: Lealtad y Dignidad, y yo soy el candidato a presidente.

-Usted ha dicho que los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA se debieron a su alianza con Estados Unidos y al envío de dos naves de guerra a la primera Guerra del Golfo.

-Se dice eso. Pero también yo fui el primer presidente argentino que visitó Israel.

-Precisamente. Usted recaudó dinero en los países árabes para la campaña y prometió que su primera visita como presidente sería a ellos, pero fue a Israel. Eso pudo ganarle el odio del presidente de Siria.

-No, un momento. No recibí un solo centavo de los países árabes. Los fondos que se recaudaron para la campaña fueron todos fondos de aquí, todos de la Argentina.

-Mario Rotundo declaró que el presidente de Libia, Muammar Khaddafi, le envió cuatro millones de dólares para su campaña.

-Mentiras. Fueron todos fondos nacionales.

-¿A qué se debieron los atentados? ¿Por qué la Argentina?

-No lo sé. Recuerdo que me llamó Bush para ver con qué podía colaborar en la Guerra del Golfo. Consulté y mandamos dos fragatas misilísticas que estuvieron lejos de la zona de guerra.

-La causa AMIA ha quedado en la nada hasta hoy.

-Yo convoqué a los principales servicios extranjeros a colaborar en la investigación. Convoqué a la CIA, al Mossad, a la KGB.

-¿Quiénes cometieron los atentados?

-Bueno, se ha pedido la captura de los iraníes. Pero este gobierno tiene unas inmejorables relaciones comerciales con Irán. El ex presidente Kirchner pidió la captura de altos funcionarios de Irán, y al mismo tiempo se incrementaron las relaciones comerciales con Teherán. Se habló también de una pista siria.

-Que se refiere tanto al eventual papel de Siria como al de los argentinos de origen sirio que formaron su entorno.

-Entonces debería hablarse también de la pista judía.

-¿Judía?

-Claro, si estuve rodeado de funcionarios de origen judío: Corach, Kohan, excelentes personas y excelentes funcionarios, y tan leales.

El perfil

De La Rioja a la rosada

Nacido en La Rioja hace 78 años, se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba. Gobernó su provincia y los militares lo detuvieron tras el golpe de 1976. Ocupó la presidencia durante dos períodos, entre 1989 y 1999.

Otra vez candidato

Tras dejar el poder, la Justicia lo procesó por el contrabando de armamentos a Croacia y Ecuador y por la voladura de Río Tercero. Hoy arma una confederación de partidos con la intención de ser otra vez, como lo fue en 2003, candidato a la presidencia.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.