De no creer. Carta abierta a la señora Presidenta