Carta de los lectores

Metodología; Derechos; Lucha de poder; Piquetes; Respeto; Gracias, LA NACION; La Nueva Provincia; Tempestad; El Papa y la economía; Ocupación; Escuela e inclusión
(0)
11 de abril de 2014  

El paro nacional

METODOLOGÍA

Concuerdo plenamente con los conceptos del Gobierno acerca del paro, más viniendo de quienes son los maestros y máximos especialistas en implementar esa metodología para todos sus actos.

Ing. Horacio Landó

horacio.lando@yahoo.com.ar

DERECHOS

Me pregunto quién puede creer a esta altura, con la gran cantidad de feriados y la falta de producción industrial, que un paro orquestado por un puñado de gente puede cambiar las cosas. ¿Y por qué la violencia organizada a los que queremos trabajar? Creo que, además de diálogo, faltan inteligencia, dignidad y creatividad para salir adelante y superar las injusticias hacia el genuino trabajador. No hay personas representativas del verdadero trabajador. No son aceptables la violencia y el atropello de los derechos de los demás... Se extrañan la libertad y la seguridad.

¡A crecer, gente! Todos tenemos derechos.

María Cicilio

Lauregae69@gmail.com

LUCHA DE PODER

Este paro sirve para demostrar el descontento de la ciudadanía con el Gobierno y sus abusos, pero, no nos engañemos, asistimos a una lucha por el poder entre "peronistas", Moyano y sindicatos vs. gobierno K, ambos malos para el país. ¿Quién se queda con la herencia de Perón?

Como ya se dijo, las clases medias carecerán de poder mientras no logren organizarse con un liderazgo similar a la Mesa de Enlace del campo.

Jorge A. Clariá

jorge@clariayclaria.com

PIQUETES

Cada vez entiendo menos. Por primera vez en la historia de nuestro país tenemos un ministro de Economía que confiesa ser marxista y que incluso descubrió que John Maynard Keynes también lo era, pero los partidos y gremios de izquierda no sólo hacen paros como los sindicatos peronistas de derecha, sino que los agravan con piquetes que aumentan la cantidad de trabajadores que no trabajan.

¿Puede alguien explicarme de qué se trata? Quizás pueda hacerlo la pluma de Carlos M. Reymundo Roberts en su columna de los sábados.

Dr. José Brunetta

josebrunetta@yahoo.com.ar

RESPETO

¿Qué pensarán del Gobierno aquellas personas que viven de un sueldo y no llegan a fin de mes, los marginados, quienes están sin trabajo, aquellos que viven en las villas y en los barrios pobres del conurbano, cuando escuchan decir a la Presidenta que en la Argentina prácticamente no hay pobres, que los restaurantes están llenos, que el turismo colma los lugares de veraneo, y la escuchan hacer una apología del derroche y del consumo de nuestra sociedad? ¿Merece esa parte de nuestra población semejante falta de respeto? ¿Cómo puede ser que no tomen conciencia de la grieta que han abierto entre uno y otro sector de nuestra sociedad? ¿Cuál es la década ganada? ¿La que multiplicó por cuatro la población de nuestras villas?

Ya que han ayudado a la generación de esa pobreza, por favor tengan respeto por esa enorme masa de nuestra población que merece tener las mismas posibilidades de educación, salud y ascenso social que cualquier otro ciudadano, y obviamente no las tienen.

José María Becker

DNI 4.702.245

GRACIAS, LA NACION

Ya lamentaba el miércoles que no iba a recibir el diario de ayer, por el paro de camioneros, pero, ¡oh, sorpresa!, a las 23 escuchamos un ruido en nuestro buzón. Fuimos a ver qué era lo que a había llegado a esa hora tan inusual... ¡el diario!

Gracias por la previsión. Vuestro diario es un regalo para nosotros.

Nélida Liedtke de Rosón

beneliroson@yahoo.com.ar

La Nueva Provincia

El avasallamiento a un diario centenario como La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, que fue allanado el martes pasado por iniciativa de los fiscales subrogantes Nebbia y Pallazzoni de la justicia local, me causa un instantáneo rechazo. La independencia de la prensa, la garantía constitucional de la libertad de expresión y de opinión deben ser respetadas. La primera que debe ser tutora de esos derechos y garantías es la Justicia. Si querían la colección encuadernada del diario, hubiera bastado un oficio pidiéndola.

Un hecho como el mencionado es un llamado de atención a todo el país, pues está en peligro la libertad de opinión. Reciba La Nueva Provincia toda nuestra solidaridad ante la persecución que sufre sólo por opinar distinto.

Alberto Asseff

Diputado nacional UNIR Frente Renovador

DNI 4.394.932

Tempestad

Los recientes casos de violencia me hicieron pensar: ¿por qué no había linchamientos hasta hace muy poco tiempo? ¿Vinieron del espacio los linchadores? ¿O es que esto se fue formando lentamente, ante la indiferencia de las autoridades? Ya se desató la violencia, y recuerdo lo dicho por Perón: "Cuando el gobierno no escucha al pueblo, truena el escarmiento". Es hora para las autoridades de hacerse cargo y frenar los vientos que trajeron esta tempestad.

Sergio D. Saravia

DNI 7.238.983

El Papa y la economía

El 6 de este mes el lector Víctor Zajdenberg identifica al papa Francisco con un cierto "ideario económico". Todos los teólogos manifiestan que la Iglesia no toma partido por opciones temporales determinadas, como no lo hizo N. S. Jesucristo. En su adhesión a la Doctrina Social de la Iglesia, en su Evangelii Gaudium , el papa argentino, en esta extensa exhortación apostólica que, pareciera, algunos han analizado superficialmente, sacándola de contexto, manifiesta una clara posición humano-espiritual. En toda una definición, se lee en el parágrafo 58 de su documento que "el papa ama a todos, ricos y pobres, pero tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promocionarlos...". Por eso nos exhorta a "... la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a una ética a favor del ser humano". No otra cosa transmitió Juan Pablo II (próximo a ser declarado santo) en su encíclica Sollicitudo rei socialis (1987), diciendo que "... la justicia social exige también que al trabajador no se deje a merced de las leyes de la competencia, como si su trabajo se tratara sólo de una mercancía...".

Claro está, nadie osaría jamás tildar a semejante pontífice de haber sido "marxista o excesivamente progresista" económicamente, ya que fue el principal responsable de la caída del régimen comunista en Europa.

Alberto J. del Campo Wilson

DNI 10.133.913

Ocupación

El 24 de febrero pasado, al volver a mi casa del barrio de Agronomía, luego de un mes de ausencia, me encontré con que estaba ocupada por una familia que decía haberla alquilado de buena fe. En la fiscalía donde radiqué la denuncia me dijeron que debía volver a los diez días. Los vecinos, enterados de lo sucedido, decidieron no esperar tanto. Tras una asamblea en la calle, se concentraron en la puerta de mi casa y con gritos y palmas reclamaron la salida de los intrusos. La presión que se generó logró que los ocupantes se retiraran, protegidos por la policía. Al día siguiente la fiscalía me restituyó la posesión del inmueble. Los vecinos de Agronomía, y especialmente los del barrio Rawson, tomaron mi problema como propio. Les llevó pocos días resolver un problema que me hubiera llevado meses o años de trámites y gestiones. Mi agradecimiento a todos ellos, que mostraron cómo la solidaridad organizada es una herramienta eficaz contra el delito organizado.

Adrián Burman

DNI 4.382.720

Escuela e inclusión

El 21 de marzo fue el Día Mundial del Síndrome de Down, fecha designada por la ONU para la concientización en la inclusión de estas personas y sus posibilidades. De esta efeméride dio cuenta el excelente editorial del 30 de ese mes, que, con verdad y sin rodeos, invitaba a un compromiso real para lograr su inclusión en nuestro país. Pero, paradojas de nuestra Argentina, sólo unos días después de esa exhortación, una carta de lector nos contó sobre Simón, un niño de dos años con síndrome de Down que no consigue vacante en un colegio común. Conozco el recorrido de esa madre por haberlo caminado yo también. Paradojas de un país cuya clase política proclama la inclusión, cuyos maestros predican la tolerancia y la convivencia, pero en el que poquísimos se animan a recibir un chico con discapacidad, a compartir el aula y el patio, porque el miedo los paraliza.

Como se dijo en el editorial, no habrá integración sin aceptación.Es cierto. Pero me animo a ir más allá, porque la simple "aceptación" se pierde lo mejor. Debemos "celebrar" la discapacidad, porque compartir la vida con un chico con síndrome de Down es una experiencia invalorable. Por eso, aunque el dolor del rechazo reaparezca cuando una puerta se cierra, para mí el 21 de marzo es un día de fiesta, una oportunidad para celebrar lo que estos chicos pueden enseñarnos, si nos lo permitimos: la tenacidad, la fuerza de espíritu, la gratitud y la alegría en cada uno de sus logros. De mis cuatro hijos, el único que en su primer día de bicicleta sin rueditas, después de la primera caída, con frutillas en las rodillas, se levantó y me dijo con decisión "otra vez, mamá" fue Julián. También fue el único que, emocionado, durante una semana entera agradeció sus botines nuevos. Celebro tenerlo en nuestra familia. Y auguro que todas las escuelas, algún día, puedan celebrar también.

María José Adrogué de Gálvez

DNI 22.878.521

En la Red

El paro nacional

Facebook

  • "Sólo sé que quiero trabajar y buscan que me adhiera al paro a la fuerza. Eso no es libertad. Libertad es elegir. Elijo trabajar" - Irene Cristina Vieira
  • "Si alguien tiene que parar, son precisamente colectiveros y taxistas... Ellos han sido muy perjudicados por la inseguridad" - Susana Facal Leirós
  • "Para el argentino esto es un paro nacional obligado... Nos obligan a parar, esto no es democracia" - Daniel Ponce
  • "No me agrada Kristina en absoluto, pero los «líderes» de este paro, menos" - Pablo Lezcano

A los lectores:

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.