Cartas de lectores

Adultos precoces. El "climagate". La poetisa errante. ¿Rugby vs. fútbol?. Silencio, por favor. Un gol político. Ascensos en conflicto. Distintas trayectorias. Inseguridad. Faltan luces.
(0)
7 de diciembre de 2009  

Adultos precoces

Señor Director:

"Así como nuestros hijos comenzaron a ser adolescentes a edades en las que nosotros aún éramos niños, parece ser un hecho que a la edad en que nosotros ya éramos personas maduras, a ellos les resta aún una década de adolescencia.

"Siendo así, me fascina la entusiasta decisión legislativa de declararlos mayores de edad a los dieciocho años. Tan mayores de edad que la misma ley pone a cargo de otros mayores de edad la obligación de procurarles diario sustento.

"Lanzo entonces por este medio una propuesta progresista: pido una ley que declare, de una vez y para siempre, que en adelante los argentinos nacen libres y mayores de edad.

"Terminaríamos así con los sucesivos devaneos políticos para reducir una y otra vez la edad límite que separa al menor del mayor.

"Y alumbraríamos, además, unapasionante debate metafísico: el derecho a la mayoría de edad, ¿requiere del acto del nacimiento o se genera con la mera concepción del embrión?"

El "climagate"

Señor Director:

"En referencia a la Cumbre de Copenhague sobre el cambio climático, recuerdo a un conocido personaje de la televisión norteamericana que decía que la naturaleza es sabia y nada que hagamos o dejemos de hacer va a cambiar su curso.

"Desde el comienzo de los tiempos, hace ya unos 4500 millones de años, la Tierra ha sufrido terremotos, maremotos, lluvia de meteoritos, lluvias magnéticas solares, eras de hielo, olas de calor sofocantes, inundaciones, erupciones de volcanes, constantes incendios, erosiones del suelo y deterioro de la capa de ozono.

El resultado está a la vista. El ser humano nace y en el transcurso de su vida tala bosques, poluciona, contamina, detona bombas atómicas, pero la Tierra sigue estando en pie.

"Nosotros llegamos y nos vamos. La Tierra sigue y seguirá estando. Recientemente se dio a conocer una serie de correos electrónicos entre científicos británicos y norteamericanos participantes de la Cumbre de Copenhague en los que recomendaban ocultar las cifras obtenidas desde 1961 que indicaban la falta de datos concretos que vincularan al ser humano con el cambio climático.

"El cambio climático existe, pero el ser humano puede hacer muy poco para cambiar el rumbo de la naturaleza."

La poetisa errante

Señor Director:

"Días atrás, mientras almorzaba con dos cuñadas en un lugar de San Isidro, una señora muy humilde, que tenía gran dificultad para hablar, se

acercó a nuestra mesa, nos dijo que ella escribía y nos pidió una ayuda.

Intentamos darle unos pesos a cambio de nada, pero ella insistió para que leyéramos su poema, que decía así:

"«Escucha mi voz/ no te arrepentirás, mamá./ Te quiero aquí/ no te vayas nunca sin mí./ En el silencio/ oirás mi voz, mamá/ de la naturaleza para llamarte/ para decirte/que vengas,/ que te necesito./ Te llamaré».

"Su firma es ilegible. Me gustaría volver a encontrarla para decirle que su poesía me conmovió profundamente."

¿Rugby vs. fútbol?

Señor Director:

"Entre los escasos deportes que educan, se encuentra el rugby. Nuestro rugby. Aquel que nos enseñó desde muy chicos a «agachar la cabeza», «poner el cuerpo» y «seguir para delante». Herencia que hacemos carne para «embestir» la vida cuando nos «taclea». Instruidos, entre otras virtudes, en el esfuerzo, la perseverancia, camaradería, caballerosidad, templanza, disciplina y el respeto, forjamos el «espíritu del rugby», que congrega participantes, managers, sponsors y espectadores.

"Lejos de ello, y en contrapunto, el fútbol. Dueño de una violencia recurrente, que pretende enaltecerse aun en la fatídica verborragia de sus dirigentes, a los que endiosan los «barrabravas» de turno.

"Se ha cerrado la segunda «ventana» internacional y, con los avatares propios de todo deporte, los Pumas concluyen exitosamente su gira frente a Escocia en el Murrayfield Stadium. Tanto este test-match como

los otros dos que lo precedieron, no fueron difundidos, menos aún transmitidos, por la televisión estatal. Ratificamos aquello de que educar no resulta políticamente redituable, al advertir el legado de una nación en decadencia: fútbol para todos, rugby para nadie."

Silencio, por favor

Señor Director:

"La contaminación sonora que padecemos los vecinos de la calle Rosario al 500, en el barrio de Caballito, es alarmante.

"Los ruidos se deben a la elevada cantidad de líneas de colectivos que pasan por aquí, el ruido de las obras en construcción, el constante ulular de sirenas, los escándalos que produce una patota de chicos adictos al paco en horas de la madrugada, religiosos peregrinajes de adolescentes (y no tanto) que van a bailar, el ritmo de bocinazos y reggaeton al tope de volumen, y a los ya característicos ladridos de perros.

Me detengo en este punto para expresar mi malestar con los dueños de estas mascotas. La intensidad de los ladridos es insoportable, especialmente cuando en determinados momentos comienzan a dialogar entre sí, conformando una auténtica sinfonía en «guau Mayor». El malestar que producen los ladridos es inimaginable. Pido entonces a los dueños de estas mascotas que piensen un poco más en sus semejantes y hagan algo para resolver al problema."

Un gol político

Se ñor Director:

"A mediados de la década del 80, un rudimentario marcador de punta de River Plate, Alejandro Montenegro, sorprendió a todos con un golazo espectacular frente a Boca, clavando la pelota en el ángulo, lejos de la atónita mirada de Hugo Gatti.

"Maldito favor le hubieran hecho a Montenegro su técnico, compañeros, periodistas e hinchas si detrás de ese golazo hubieran creído ver la existencia de un virtuoso y exquisito jugador de fútbol. Pero el deporte es sabio y en este caso, como en tantos otros, no se confundió golazo con buen jugador. "El vicepresidente Julio Cobos hizo un golazo aquella madrugada en donde se votó la 125. Hizo lo que tenía que hacer en el lugar y momento justo, lo cual no es poco.

"Me pregunto si la ansiedad por terminar con la pesadilla kirchnerista no nos hará imaginar que Cobos es un estadista capaz de liderar la profunda y urgente transformación que necesita este país."

Ascensos en conflicto

Señor Director:

"El ascenso de un grupo de oficiales superiores de las Fuerzas Armadas se vio, al parecer, frustrado por decisión de la ministra Garré en razón de ser estos oficiales descendientes de otros que en su momento tuvieron participación en la guerra antisubversiva. "Sin ánimo de establecer una comparación irreverente, la decisión en algún sentido nos retrotrae a las duras normas del Exodo (Ex 20, 5) y del Deuteronomio (Deut. 5, 9), en que Dios disponía el castigo de la maldad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación. Ello configuraba la «herencia de pecado».

"Será el profeta Ezequiel (Ez. 18, 19-20), como exponente de la tradición sacerdotal, quien pondrá en entredicho esas normas al afirmar la responsabilidad individual del pecador.

"En el campo jurídico, el principio de la responsabilidad personal informó el derecho romano e integra nuestra legislación de derecho común."

Distintas trayectorias

Señor Director:

"Mi padre comenzó a trabajar en el ferrocarril a los 15 años. Ingresó años después en el Banco Nacional

de Desarrollo, donde participó de la actividad gremial, entendiendo el gremialismo como un compromiso con sus compañeros y sus ideas. "Jamás tuvo un cargo político. Trabajó toda su vida, crió 7 hijos, 21 nietos y 4 bisnietos. Vive en una modesta casa y tiene un auto modelo 94. Mientras, Zanola tiene casas lujosas y guardaespaldas. "En 2007 le diagnosticaron cáncer de colon y lo internaron en la policlínica bancaria. Por suerte, pudimos pagarle un tratamiento paralelo, que le salvó la vida. Enterarse de que el sindicato está sospechado de proveer medicamentos adulterados casi le cuesta la vida. Pero el hecho de que la Justicia haya investigado y actúe en consecuencia es para nosotros una ratificación del camino que él eligió para transitar su vida."

Inseguridad

Señor Director:

"¿Acaso los políticos no pueden comprender que la situación de inseguridad en la que vivimos es producto de muchos años de abandono de los chicos de la calle, de la autoridad perdida de los mayores, del supuesto progresismo que sólo se ve en la chabacanería y la moda por las costumbres enfermizas?

"No se puede recuperar de un día para el otro lo que no se cuidó por años. Es necesario resolver el problema aquí y ahora. Recién después, o al mismo tiempo, habrá que empezar a recuperar lo más profundo.

"Se puede ser garantista cómodamente sentado en un sillón de un juzgado, o incluso de la misma Corte, pero en la calle no hay quien garantice la vida. "La educación, la capacitación, la mentalidad del trabajo, la investigación, el orden, el respeto, el castigo a la corrupción y al delito son los temas importantes. Mucho más que el fútbol, el manejo de las finanzas, los discursos vacíos de contenido pero llenos de promesas vanas.

"Señores dirigentes, sáquense el sombrero de copa y pónganse el casco de obrero, la ropa del servicio y la solidaridad."

Faltan luces

Señor Director:

"Escribo esta carta para hacer público un reclamo de larga data ante el gobierno de la ciudad. "En la calle Arenales, entre Laprida y Agüero, existen tres luminarias que deberían iluminar esa zona. "Sin embargo, dos de ellas están casi siempre apagadas. Cuando están encendidas la situación no mejora, dado que por su ubicación (dentro de la espesa copa de los árboles) su presencia termina siendo inútil.

"Los vecinos hemos reclamado muchas veces ante el CGP de la zona que se realice el desramado de los árboles y la reparación de las luminarias. "Nos atienden muy bien y envían a alguien a reparar las luces, pero a la noche siguiente todo está igual que antes.

"El nuestro no es un reclamo caprichoso, sino que tiene que ver con la seguridad. Casi todas las mañanas encontramos en el cordón de la vereda los vidrios rotos que quedan luego de robar una radio de un auto."

A los lectores:

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar ; fax: 4319-4509; dirección: Bouchard 557, 5º piso, Capital. (C1106ABG)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.