Cartas de lectores

(0)
12 de diciembre de 2009  

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a:

cartas@lanacion.com.ar ; fax: 4319-4509; dirección:Bouchard 557, 5º piso , Capital . (C1106ABG)

Escribanías

Se­ñor Di­rec­tor:

"La escribanía es un estudio profesional dirigido por un titular de registro (escribano o notario), abogado especializado en Derecho Notarial y Registral.

"Interpreta la voluntad de los otorgantes e instrumenta sus disposiciones. Asiste legal, impositiva y documentalmente, y toma a su cargo la autenticidad y seguridad jurídica. Asume responsabilidades, obteniendo el prestigio de la comunidad.

"Es lamentable que personalidades importantes y algunos formadores de opinión y políticos distorsionen su uso terminológico, cuando con intención de aludir a algo pobre y meramente administrativo manifiestan: «El Congreso parece una escribanía» o «hay que cambiar la escribanía del Congreso por un lugar de trabajo». Esas expresiones empobrecen la imagen y la dignidad del notariado.

"Les solicito a todos los que repitan esas muletillas y que no han recapacitado sobre la ofensa que se le efectúa a la prestigiosa profesión notarial que se abstengan de incurrir en un error, seguramente involuntario, que daña a todos sus integrantes y distorsiona el uso terminológico y la precisión de los conceptos."

Familia Pomar

Se­ñor Di­rec­tor:

"El lamentable final de la familia Pomar ha puesto una vez más en evidencia la escasa preparación del gobierno provincial en materia investigativa. Pretender que se actuó diligente e inteligentemente resulta una burla al sentido común.

"La inseguridad que padecemos tiene una de sus causas en esta escasa preparación para investigar."

Familia Pomar (II)

Se­ñor Di­rec­tor:

"Siento profunda tristeza y dolor por la imprudencia, falta de respeto y consideración con que periodistas, peritos forenses, vecinos y cuanta persona se creía con derecho de hablar trataron la privacidad de esta familia. ¿No tienen un poco de vergüenza?

"En estos días también supimos sobre el fallecimiento de una señora luego de un procedimiento estético. Día tras día se habló sobre su intimidad, sin respeto alguno por ella ni su entorno.

"Deberíamos ser más respetuosos y tener cuidado con lo que decimos. Los periodistas y aquellos a quienes se entrevista como especialistas tienen una enorme responsabilidad. Deben considerar los efectos que producen en el entorno de las víctimas y de la población en general."

Humildad

Se­ñor Di­rec­tor:

"Vi una entrevista con el doctor Favaloro, de 1987, en el canal Encuentro.

"Allí recordaba que, sin éxito, lo habían querido obligar a afiliarse a un partido político en su juventud para acceder a un puesto que él ganaría con su esfuerzo.

"Concluyó, con su tono sincero y campechano: «Cuando te creés por encima de todos, sonaste»."

Cuiden el correo

Se­ñor Di­rec­tor:

"Si alguien se fue de Rosario hace treinta años y decide regresar hoy, no podría reconocer a esta ciudad. Tanto por la transformación edilicia como por el mejoramiento de los servicios públicos. La única excepción es el correo, que para vergüenza nuestra lleva el título de «argentino».

"El ascensor que permitía acceder al hall a los usuarios con dificultades motrices tiene ahora un gran candado. Hace tiempo escribí al director general del correo, quien no me respondió, pero derivó mi carta al director regional de Rosario. Este me citó para explicarme que «hay un proyecto de construir una rampa». Hasta ahora, sólo en proyecto.

"Al ingresar en el edificio lo primero que se ve son dos maceteros con los restos escuálidos de las otrora esbeltas palmeras. Todo un símbolo. En horas pico puede haber 70 personas, con 16 butacas, esperando ser atendidas por pocos empleados, trámite que lleva hasta 50 minutos.

"Qué triste esta incoherencia y anacronismo en un edificio testigo de la época de oro de la arquitectura rosarina."

Trámite resuelto

Se­ñor Di­rec­tor:

"Quiero agradecerle el haber publicado mi carta de lectores referente a un retroactivo que me debía desde 2005 la Anses. El 12 de octubre, Anses reconoció ese retroactivo y me dio fecha de cobro en noviembre. Pues bien, ya lo he cobrado.

"Cuatro años de trámites no lograron lo que sí obtuvo la publicación en LA NACION. También agradezco a la persona de la Anses que leyó mi carta y ordenó investigar el tema."

¿Nosotros o la TV?

Se­ñor Di­rec­tor:

"Muchas veces he oído hablar de «la maldita televisión». Yo me quejo, tú te quejas, nosotros nos quejamos. Pero ¿no somos culpables de la televisión que tenemos?

"El contenido de la pantalla no es nada más que el reflejo de la sociedad a la cual abastece, la que le abre las puertas del hogar.

"La televisión de años atrás también reflejaba a la sociedad argentina y su contenido era acorde con los usos y costumbres locales. En la medida en que fue cayendo el nivel de la educación, el pueblo admitió conductores que hacen del idioma una grosería y aceptó contenidos patéticos, desagradables.

"La televisión argentina refleja lo que estamos viviendo. Cómo se puede hablar de libertad de expresión en un país donde el propio gobierno oculta las cifras reales de pobres, indigentes, inflación e inseguridad. Los problemas están en nuestra sociedad y la televisión no es ajena a ella."

Malas aguas

Se­ñor Di­rec­tor:

"En conocimiento de la decisión de los asambleístas que bregan contra la pastera Botnia de continuar con el corte del puente que nos une (o unía) con el Uruguay, se me ocurre el siguiente comentario.

"Sabido es que muchos de nuestros ríos están contaminados. Tomemos, por ejemplo, el trayecto desde el Riachuelo hasta el río Areco. Desde los puentes podremos observar la espuma de elementos contaminantes: residuos industriales, químicos, de curtiembres, incluso los de nuestras pasteras o de algún picnic.

"Además, hay que recordar que algunas playas del Río de la Plata (San Isidro, San Fernando, Olivos y las de la porteña Costanera) antes eran concurridos balnearios.

"Teniendo en cuenta la preocupación por el saneamiento industrial, sugiero comenzar a aplicar nuestros esfuerzos en «casa» y, una vez conseguido ese importante objetivo, continuar con las posibles contaminaciones de los países vecinos."

Elisa Carrió

Se­ñor Di­rec­tor:

"En una carta publicada el 8 de diciembre, el lector Pertini se pregunta por qué la diputada Carrió no juró por Dios al asumir su banca, y considera que sólo los ateos o agnósticos se abstienen de jurar así. Sin embargo, existen otras posibilidades. Tal vez la diputada cree inoportuno introducir sus creencias religiosas en el Congreso de la Nación y considera, como Jefferson, que la religión tiene su lugar en la intimidad o en el templo, y no donde se representa a todos los ciudadanos. O quizá se haya dado cuenta de que sus enormes crucifijos y sus diarias homilías debían ser reemplazadas por proyectos de ley para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

"Vaya a saber qué pensó Carrió. Sería mejor demandar a los representantes que cumplan con su papel de manera decorosa. Con eso, ya se avanzaría bastante."

Caos automotor

Se­ñor Di­rec­tor:

"El lector Héctor Lapadu objeta la construcción de playas de estacionamiento por parte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, aduciendo que implicarían «importantes inversiones y mayores dificultades en el tránsito por largo tiempo».

"En lo que respecta a las inversiones, me permito recordarle que durante la gestión del señor brigadier Osvaldo Cacciatore se construyeron diez playas de estacionamiento que superan los 5400 espacios y fueron realizadas por el sistema de concesión de obra pública. Finalizado el tiempo de cada contratación, las obras pasan al patrimonio municipal.

"Estas construcciones privadas dieron solución a los problemas de congestión en zonas de intenso tránsito. Las obras se llevaron a cabo en un tiempo razonable. Por lo tanto, se podría afirmar que los anuncios del gobierno de la ciudad de Buenos Aires no son controvertidos."

Las pilas, un peligro

Se­ñor Di­rec­tor:

"En relación con la terrible contaminación que acarrean las pilas usadas, quisiera realizar una humilde sugerencia.

"Se podría solicitar a quien quiera comprar cualquier tipo de pila que le entregue al comerciante sus pilas usadas. Este, al momento de renovar stock, debería entregar al distribuidor igual cantidad de pilas usadas que pilas por comprar. De este modo, los únicos responsables de la destrucción o tratamientos especiales serían los fabricantes (o distribuidores, si son importadas)."

Tolerancia cero

Se­ñor Di­rec­tor:

"Estimo que la ola de crímenes que arrasa nuestra ciudad llegó a límites intolerables. Se requieren medidas de excepción, como la tolerancia cero que tan efectiva resultó en Nueva York.

"En nuestro país, lamentablemente, ya es habitual enterarse de las acciones de jóvenes asesinos que, al decir de uno de los padres de una víctima, son inimputables para la Justicia, pero no para empuñar un arma y matar.

"Nuestra Presidenta, que excusó siempre a los delincuentes juveniles con el justificativo de que son la consecuencia de bolsones de miseria, parece olvidar que la mayoría de nuestros antepasados llegaron a este territorio con una mano atrás y otra adelante. Ellos no robaron ni mataron; con la cultura del trabajo, ayudaron a construir un país pujante, orgullo de muchos de los argentinos del siglo pasado."

A los trenes

Se­ñor Di­rec­tor:

"Sin grandes anuncios, parece que Brasil tendrá su primer tren bala, que unirá San Pablo con Río de Janeiro a más de 250 km por hora, e integrará los grandes aeropuertos de esas urbes con estaciones de tren.

"Aquí, que tenemos los trenes que pasan a metros del Aeroparque (ex líneas San Martín, Mitre y Belgrano) y del aeropuerto de Ezeiza (ex línea Roca), se desperdicia el tremendo potencial que implica la vinculación entre el tren y el avión. Algo que sería de inmensa utilidad para usuarios, turistas y empleados."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.