Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Las guerras II. Casi ocho años. No es la función. "Trucho". El precio del petróleo. Clavar esta cruz. Agradecimiento.
(0)
1 de diciembre de 2001  

Las guerras II

Señor Director:

"He leído con detenimiento la carta del lectores "Las guerras", de Carlos Pedro Blaquier, publicada en LA NACION del 28 de noviembre.

"Lo considero un amigo, pero me permito disentir con él.

"En occidente nos hemos sentido conmovidos y horrorizados con el atentado del 11 de septiembre contra las torres gemelas de Nueva York y el Pentágono.

"En lo que a mí respecta, se han quedado grabadas en mi mente las desgarradoras imágenes televisivas pasadas y repetidas una y otra vez, poniendo en evidencia la fragilidad de nuestro mundo actual, dejándome una sensación de vulnerabilidad y de desamparo total.

"Se ha hablado mucho de un antes y un después del 11 de septiembre. Todos pedimos justicia para este hecho atroz, pero jamás venganza. A diferencia de Carlos Pedro Blaquier, creo que en las guerras no todo es válido, hay que respetar los derechos humanos y preservar los principios humanitarios más elementales.

Se ha dicho que es una guerra diferente, por lo tanto, no se la debe comparar con el nazismo, el comunismo o el lamentable hecho de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Esta no es una guerra de un estado contra otro, es una guerra de un estado y sus aliados contra una persona y algunos seguidores y, según dicen, una red terrorista internacional.

"No sería justo seguir matando millones de seres humanos inocentes para llegar a la persona de Osama ben Laden. Atacar por tierra hará sin duda la guerra más larga, pero el resultado será menos traumático.

Una vez que Estados Unidos haya logrado su objetivo, hay algo a lo que todos deberíamos aspirar, algo por lo que todos deberíamos luchar, una palabra que debería ser globalizada, una palabra muy poco citada últimamente, una palabra mencionada solamente por Juan Pablo II: "La paz"."

Cécile de Beauchamp de

Drago Mitre

LC 3.220.930

Casi ocho años

Señor Director:

"El 29 de enero de 1994 inicié el trámite para obtener mi jubilación como investigador científico del Conicet. Hasta el presente no logré obtenerla. Casi ocho años.

"La dificultad estriba en que la UDAI Montserrat de la Anses insiste en el error de suponer que lo que solicito es un reajuste de mi jubilación como docente de 150 pesos, cuando lo requerido es la jubilación que me corresponde según lo previsto en la ley 22.929, vigente en el momento de iniciar el expediente. Asimismo, la ley 18.037 en su artículo 66 me posibilitaba acceder a la jubilación y continuar en actividad. Eximía de la incompatibilidad.

"Confío en que las altas autoridades de la Anses alguna vez me darán la razón. Entre tanto, a los 75 años tengo que vivir con mi jubilación como docente de 150 pesos mensuales."

Juan Carlos Arias Devito

Directorio 4059, Capital

No es la función

Señor Director:

"En una carta de lectores, el juez Guillermo Tiscornia contesta agresivamente una anterior del doctor Héctor G. Vidal Albarracín, quien criticó un fallo de otro juez por entender que lo influían consideraciones políticas.

"Curiosamente, la respuesta de Tiscornia desliza graves críticas a otros fallos, aludiendo inequívocamente a los jueces que los emitieron. Trata de "escandalosa" la absolución del ex administrador de Aduanas Gustavo Parino por parte del Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 1, y de "controvertida" la decisión de la Cámara de Casación Penal que desvinculó a ciertos imputados de "una grave maniobra de contrabando".

"Tiscornia agravia al tildar de hipocresía la opinión vertida por el citado profesional, aunque no consiga siquiera rozar la probidad del doctor Vidal Albarracín, valorada por cuantos conocemos su destacada trayectoria en el campo del derecho aduanero.

"No es la función de los jueces polemizar con los ciudadanos cuando éstos expresan su opinión sobre la administración de justicia. Menos aún descalificando los fallos de otros jueces o recurriendo al agravio."

Dr. Daniel Zolezzi

Paraná 608, Capital

"Trucho"

Señor Director:

"La palabra "trucho" significa apócrifo, falso, algo imitado con intención de engaño y que, por lo general, resulta falto de calidad. Y es, también, algo clandestino, ilegal.

"Se llama así a cualquier objeto o cosa falsa o de mala procedencia. Al automóvil, por ejemplo, generalmente de alquiler sin documentación o con documentación falsa. Hay relojes "truchos"; ropa "trucha"; jubilaciones "truchas".

"En lo que respecta al posible origen de este término, pienso que es muy probable que provenga del verbo entruchar, que, según el Diccionario de la Real Academia Española, significa "atraer a uno con disimulo y engaño, usando de artificios para meterle en un negocio". Algo que la imaginación del pueblo ha comparado con los artificios que se emplean para pescar truchas. Sería, entonces, un verbo de denominación análoga a la de engatusar. Y de entruchar se pasa a entruchada, como cosa hecha por confabulación de algunos con engaño o malicia. La raíz común en todos estos casos estaría en el engaño.

"La primera vez que escuché la palabra "trucho" fue a comienzos de la década del 80. Un cambista amigo la utilizaba entonces, como sustantivo, para referirse a los dólares falsos.

"Después, entre nuevas falsedades y adjetivación por medio, lo trucho fue dejando atrás a la vieja mula, el perro y al fatigado gato por liebre, hasta llegar al colmo de tener su propio representante en el Parlamento. Fue cuando hizo su aparición en el Congreso el "diputrucho"."

Luis Alposta

DNI 4.251.215

El precio del petróleo

Señor Director:

"En Cartas de lectores del 25 de noviembre último, el diputado de la Nación por la Alianza Alejandro Peyrou expresa que "entre el 15-9 y el 15-11 los precios internacionales del petróleo pasaron de 30 dólares el barril a 17,45 dólares, lo que representa una baja del 42 por ciento. Sin embargo, en la Argentina los precios de las naftas y otros combustibles bajaron, antes de impuestos, alrededor del 1 por ciento".

"Para complementar la información que acerca el señor diputado, se podría aclarar que si bien los valores de cotización del petróleo crudo de referencia West Texas Intermediate citados son correctos, dichos valores representan la mayor y menor cotización diaria del petróleo WTI de los últimos 3 meses, cuando a los efectos del análisis, la variación que debería considerarse es la de los precios promedios de septiembre (26,1 US$/bbl) y de noviembre (19,7 US$/bbl), siendo la reducción de precios del 25 por ciento.

"Asimismo, no es correcto afirmar, como lo hace el señor diputado, que los precios de venta antes de impuestos de los combustibles en la Argentina han caído (sólo) un 1 por ciento. En el período bajo análisis, los precios promedio antes de impuestos para la nafta súper y el gasoil, por ejemplo, han bajado un 7,1 y 6,1 por ciento, respectivamente.

"Afirmar que "si hubiera competencia en el mercado de combustibles el precio interno de los mismos debería haber bajado en forma similar al precio del petróleo" es cuanto menos erróneo y demuestra un total desconocimiento de la situación por la que atraviesa el sector.

"La comercialización de combustibles en la Argentina continúa experimentando una dramática caída de la demanda, particularmente en naftas, mientras sus costos fijos continúan creciendo como consecuencia del constante aumento de las tasas municipales y otros impuestos indirectos.

"Las compañías petroleras no sólo no tienen ganancias monopólicas, sino que no pueden ofrecerles a sus accionistas los niveles mínimos de rentabilidad que imperan en otros países. Afirmar lo contrario, considerando el nivel de la crisis económica y la angustia social que vivimos, no es otra cosa que desviar la atención y descargar culpas en quienes tratamos de continuar generando empleo a pesar de los intentos de regulación y desestabilización jurídica y fiscal que sufre la industria petrolera en su conjunto."

Juan A. Aranguren

Vicepresidente de Shell

Av. Pte. R. S. Peña 788, Capital

Clavar esta cruz

Señor Director:

"En tiempos de guerra, corrupción y falta de tiempo y trabajo, un grupo de personas apuesta al futuro, la educación y la esperanza.

"Cuando la realidad nos dijo basta, nació en nosotros la fe de poder seguir con nuestro tan amado colegio.

"Así nace la Asociación Civil Colegio San Tarsicio.

"Gracias a todos los padres de nuestra comunidad.

"Gracias a los padres de ex alumnos, que aunque sus hijos no sean beneficiarios directos de este nuevo proyecto, creen en él y ayudan para que otros lo vivan.

"Gracias al inmenso amor por su colegio de los alumnos y ex alumnos. Todos nosotros crecimos y nos nutrimos como comunidad, de ellos y de otras instituciones entrañables, como la escuelita Ceferino Namuncurá, Cosechando Alegría, Geriátrico Catamarca, y la escuela de Gobernador Castro.

"Gracias al cuerpo docente y no docente que trabaja con pasión y esperanza, y con el firme propósito de nunca bajar los brazos.

"Con nueva sede, nuevos alumnos y renovadas energías me viene a la memoria una frase, poco académica por cierto, que gritó el cura Brochero al estar viviendo un momento de gran felicidad en las sierras de Córdoba cuando inauguró la casa de ejercicios espirituales. En dicho acto gritó a los cuatro vientos, donde el mal y el bien luchan a brazo partido: "¡Al c... con mandinga!", y luego el cura clavó una cruz en la tierra.

"Espero que juntos en cada lugar podamos clavar esta cruz y tener cada día más claro que todo esto es para gloria de Dios."

Victoria Canale

vcanale@fibertel.com.ar

Agradecimiento

Señor Director:

"Mi esposa, Adriana Accurso, estuvo internada entre el 13 y el 29 de octubre pasado en Fleni.

"Agradezco a todos y cada uno de los profesionales que la han intervenido y atendido, a los médicos y muy especialmente a los enfermeros de terapia intensiva y terapia intermedia que con tanta dedicación y esfuerzo han logrado salvarle la vida.

"En nombre mío, de mis hijos, de familiares y amigos: gracias."

Atilio C. Cesari

DNI 11.597.989

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.