Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Prudencia y caridad. Rectificación. San Martín de Tours. Responde Anses. Reclamo. Agradecimiento. No todo es lícito. Las Fuerzas Armadas. Un milagro.
(0)
4 de diciembre de 2001  

Prudencia y caridad

Señor Director:

"Conozco y, porque lo conozco, respeto al ex integrante del gobierno de Felipe González Carlos Solchaga. Por lo demás, me consta el cariño que siente por nuestro país, y los esfuerzos y desvelos que le ha dedicado. Sin embargo, las declaraciones que acaba de formular ante un grupo de empresarios españoles organizado por la revista británica The Economist me consternan.

"A vuelo de pájaro, podemos organizarlas en dos sectores: el de las afirmaciones impropias y el de las conjeturas agoreras.

"Dentro de las afirmaciones impropias, su inclinación hacia el género catástrofe motivada por la incapacidad de la clase política argentina de arribar a consensos mínimos es a mi juicio errónea. Desde el inicio del actual gobierno, proyectos relevantes en el orden económico pudieron sortear el paso por un Congreso donde predomina la oposición, que también es mayoritaria en los gobiernos provinciales, lo cual no ha sido óbice para que se estén suscribiendo los últimos y necesarios acuerdos con éstos. La dirigencia argentina en general tiene muchas falencias y no falta razón al descontento de la ciudadanía, pero no se le puede reprochar no haber estado dispuesta a comprender, aun cuando acaso lo más fácil hubiese sido repudiar.

"En cuanto a la columna de los dichos de Solchaga, que podríamos titular "Apocalipsis ya", el tiempo dirá si le asiste razón. Pero en cualquier caso nadie como él conoce la relación que existe entre expectativas creadas y profecías autocumplidas en el campo de la economía. No se trata de que un amigo deje de advertirnos los males que padecemos, pero precisamente porque lo consideramos tal no es exagerado pedirle que nos los comunique con prudencia y caridad y que no los divulgue a los cuatro vientos para -al menos- permitirnos convivir íntimamente y sin escándalo con nuestras debilidades y vergüenzas."

Dr. Rafael A. Bielsa

Síndico General de la Nación

Av. Corrientes 389, Capital

Rectificación

Señor Director:

"En la edición del 29 de noviembre de LA NACION se publicó un artículo de opinión del señor Juan Gabriel Tokatlián titulado "América frente al terrorismo".

"El señor Tokatlián comete un error lamentable cuando afirma: "La Convención de Ottawa sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales aún no ha sido firmada por Chile".

"Chile suscribió la Convención el 3 de diciembre de 1997 y la ratificó el 10 de septiembre de este año en las Naciones Unidas, oportunidad en que el embajador ante la ONU, Juan Gabriel Valdés, depositó el instrumento de ratificación en presencia de los representantes de Canadá y Noruega, países que impulsaron el proceso que puso en vigencia la Convención en marzo de 1999.

"Tratándose de un tema de alta sensibilidad, le rogaría realizar la rectificación del caso."

Joaquín Montes Larrain

Encargado de Negocios (AI)

Embajada de Chile

San Martín de Tours

Señor Director:

"Atento a lo informado por el señor Valentín A. Espinosa en su carta de lectores del 28 de noviembre, con respecto al tema del epígrafe, cabe la siguiente aclaración: reitero mi afirmación, que coincide con lo transcripto por el señor Espinosa en el sentido de que la nueva nominación de la calle Catedral por la de San Martín, en 1848, homenajeaba en un principio al patrono de la ciudad, el santo magiar.

"Pero el señor Espinosa omitió decir que se modificó la razón de ese nombre indirectamente cuando por ordenanza del 25-8-1857 se denominó Bolívar a su continuación hacia el Sur, vale decir, a la hasta entonces llamada Santa Rosa. De esta manera, las calles que recordaban al patrono de la ciudad y a la patrona de América pasaron a rendir homenaje a los dos libertadores, como lo manifiesta Mario Visiconte en su libro "San Martín de Tours y Don Juan Manuel de Rosas", Buenos Aires, 1969.

"Como prueba al canto, válgame informar que la placa de mármol fijada por el jefe de policía Juan Moreno en 1849, en el muro de la Catedral, honrando a San Martín de Tours, fue suplantada por dos placas de bronce, donde una reza: "San Martín, José; Fundador de la Independencia Argentina y Libertador de Chile y Perú. 1778-1850", etcétera.

"La otra similar, honrando al héroe de Los Andes, fue colocada en 1903 por ilustres chilenos, de visita al intendente Vicente Casares (ver obra nombrada). Para una mayor ilustración, sugiero remitirse al Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y al excelente libro del profesor Alberto Gabriel Piñeiro "Buenos Aires, calles y plazas de la ciudad de Buenos Aires" (1997).

"Por mi parte, pongo punto final a una controversia estéril, dado que tanto el Santo Patrono de la Ciudad como el Santo de la Espada son ambos dignos de veneración por su pueblo."

Eduardo Roberto Kerschen

Capitán de ultramar

CI 2.512.792

Responde Anses

Señor Director:

"Tengo el agrado de dirigirme a usted con relación a la carta de lectores del señor Eduardo Tedeschi, quien solicitó judicialmente el reajuste de sus haberes.

"Le informamos al señor Tedeschi que todas sus actuaciones previsionales se encuentran para dictar sentencia por ante la Cámara Federal de la Seguridad Social, Sala III, desde el 15 de febrero de 2001, por lo que aún no ha recaído sentencia definitiva en dichas actuaciones; por ende, resulta por ahora de imposible cumplimiento la efectivización solicitada."

Angel Luis Andrade

Secretario general

Reclamo

Señor Director:

"El 22 de noviembre hice un reclamo (N° 52.948) a la empresa Edesur, que por un error de personal operativo actuante en la vía pública realizó un cambio de cableado y nos inutilizó doce artefactos electrodomésticos de mi propiedad. La empresa Edesur, según su información, se toma diez días para verificar los daños ocasionados.

"Esta situación es insostenible para un grupo familiar de ocho personas que conforma mi familia. No teniendo otra posibilidad, recurro a LA NACION con el fin de lograr una solución al gravísimo problema que me afecta."

Ana María Ruta

Pellegrini 685

Adrogué (Bs. As.)

Agradecimiento

Señor Director:

"Tengo el agrado de dirigirme a usted a fin de solicitarle tenga a bien hacer público mi agradecimiento al personal del Ministerio de Trabajo, Empleo y Formación de Recursos Humanos.

"Durante el último año he cumplido funciones de secretario de esa cartera de Estado y al igual que en oportunidades anteriores he recibido la más absoluta colaboración de todo el personal de planta permanente, transitoria y contratado.

"Vale señalar que no siempre se trabaja en las mejores condiciones ni con todos los elementos necesarios, pero la voluntad puesta al servicio de la tarea nos ha permitido superar las carencias propias del Estado.

"Lo pongo de manifiesto simplemente como expresión de gratitud personal y para hacer saber que no todo está perdido en la Argentina."

Anselmo Alfredo Riva

DNI 4.398.433

No todo es lícito

Señor Director:

"En una carta de lectores de fecha reciente el señor Carlos Pedro Blaquier afirma que en la guerra no pueden respetarse los derechos humanos y que, si se pretende hacer guerras humanitarias, lo mejor es rendirse de antemano.

"El tema me parece de sumo interés y no exento de dificultades. El problema se simplifica para el que no cree en Dios: "Si no hay Dios, todo está permitido", hace decir Dostoievski a uno de sus personajes.

"A pesar de ello sé que son numerosos los activos defensores de los derechos humanos que son ateos, pero no veo que su actitud pueda ser respaldada más que por criterios convencionales. ¿Qué puede obligarme moralmente a respetar a un hombre que pertenece, lo mismo que yo, al orden de los primates, cuando es un ser que me agrede y por el que tal vez siento repulsión (por su raza, religión o nacionalidad)?

"Para el que cree en Dios las cosas son distintas. Si el hombre es una criatura privilegiada de Dios, que se distingue esencialmente de los otros animales por estar dotado de un alma espiritual, debe reconocérsele una dignidad excepcional de la que ninguna situación bélica puede despojarlo.

"Para los fieles católicos en especial son bien claras las palabras del artículo 2312 del Catecismo de la Iglesia: "La Iglesia y la razón humana declaran validez permanente de la ley moral durante los conflictos armados". "Una vez estallada desgraciadamente la guerra, no todo es lícito entre los contendientes" (Gs. 79,4)."

Florencio José Arnaudo

Libertad 1559, Capital

Las Fuerzas Armadas

Señor Director:

"El tratamiento de la ley de inteligencia vuelve a actualizar el tema de nuestras Fuerzas Armadas y la sociedad.

"Quienes hemos dedicado la vida al servicio de la Nación mediante el ejercicio de la milicia no podemos dejar de considerar con preocupación la suspicacia con que algunos sectores continúan marginando a las FF.AA. nacionales de sus reales responsabilidades relativas a la seguridad de sus instituciones y de sus habitantes.

"El conflicto es inherente a la política y ésta, a la condición humana, como lo demuestra la guerra actualmente en desarrollo contra el terrorismo internacional.

"La victoria que seguramente acompañará a la defensa de la libertad y de los derechos del hombre contra el "fascismo verde" de una organización tribal premoderna no culminará seguramente con el desarme y el acoso de las instituciones armadas, como ocurrió en nuestra triste y reciente experiencia.

"Nuestros hombres de armas siempre fueron ciudadanos de la República, no obstante algunos de ellos hayan asumido responsabilidades políticas, siempre urgidos por incitaciones inspiradas en el bien común, ajenas al quehacer militar o a mezquinas ambiciones personales y compartidas en todos los casos por la mayoría de la ciudadanía.

"Lo que destacó en forma permanente al soldado argentino fue su profesionalidad, su disciplina, su insobornable amor al país y el culto del honor.

"Formados en la fragua de la libertad propia y ajena jamás fueron ni serán esclavos de hombres o circunstancias.

"Todas esas virtudes y el culto a la inteligencia, a la curiosidad y a la independencia de criterio demostrarán con el tiempo el extravío de sus circunstanciales opositores."

Luis M. Premoli

Dr. coronel (R)

lpremoli@ciudad.com.ar

Un milagro

Señor Director:

"Me llamo Lucía, tengo 4 años y me preguntaba: ¿qué es un milagro? El 8 de octubre, cuando nos íbamos a la costa, un señor nos chocó en la ruta. Mi papá se murió, a mi mamá se le rompieron un montón de huesos y yo me di un golpe muy fuerte en la cabeza, en la cara y me lastimé los dos brazos. Me llevaron rápido al Hospital de Niños de La Plata. Dicen que yo estaba muy mal; me operaron la cabeza dos veces, y en terapia intensiva todos decían que era un ¡milagro! Hoy, después de tan sólo 40 días, estoy con mi mamá saliendo adelante. Yo pensaba... ¿qué es un milagro?

"Un milagro es:

"-Que exista un lugar como el Hospital de Niños de La Plata, donde médicos como el doctor Daniel Demarchi (neurocirujano) viven en este país y pelean por la vida de los otros como si fuera la propia, emocionándose cada vez que me ven; el doctor Carlos Perroni (cirujano plástico), que durante muchas horas trabajó conmigo para que hoy pueda estar como estoy; las enfermeras y médicos que me curaron, mimaron y me salvaron la vida dándome desinteresadamente todo su afecto.

"-Tener una familia como la que tengo, que se ocupó de mí y de mi mamá, y amigos de papi y mami que nos acompañaron siempre y que cada uno desde su religión y creencia pidieron a Dios por nosotras.

"-Tener una maestra como Miss Debbie, que desde el primer día estuvo a mi lado con toda dedicación y amor.

"En realidad, mi mamá me dijo que los milagros los hace Dios, y el milagro era que yo, hoy, les pueda estar contando esta historia, pero yo digo... ¡cuántas personas lo ayudaron! ¿no?" Lucila Alvarez Costa

María Marcela Costa de Alvarez

Lavalle 1616, Capital

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.