Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Aclaración. Asueto judicial. Reflexionemos. Patear para adelante. No fumar en los bancos. Antepasados. No todo está perdido. Brutal represión. Agradecimiento.
(0)
28 de diciembre de 2001  

Aclaración

Señor Director:

“Tengo el agrado de dirigirme a usted, con el objeto de manifestarle mi dolor y mi estupor por la nota editorial del 26 del actual titulada «Inadmisible intento de censura».

“Como no escapa a su conocimiento y conforme lo publicado por LA NACION el 21 de este mes, personalmente impedí la censura previa sobre las imágenes que mostraban el descontento ciudadano por las últimas medidas económicas.

“La Nacion informó con detalles precisos las presiones que recibí para impedir la difusión de noticias y sin embargo, en pos de mis ideas, que sostuve durante toda la vida, opté por hacerle caso a mi conciencia y no a las órdenes de algunos funcionarios que atentaban contra la libertad de expresión.

“Fueron días terribles para nuestra República en los que no sólo la gente vio menguados sus derechos patrimoniales sino que sobre todo se pagó el luctuoso saldo de varios muertos. Creo que no hay justificación para esas muertes y que ningún político de la Argentina merece hoy que ningún compatriota arriesgue su vida por él.

“Por eso me causa tanto dolor un comentario inmerecido y por sobre todas las cosas equivocado. Fue el Comfer a través de sus funcionarios el que evitó el acto de censura previa y el día anterior a que se produjeran el cacerolazo y la reacción popular, le solicitamos a los medios –a través de una comunicación de línea– que siguieran informando con objetividad y con responsabilidad para evitar daños mayores. En esa misma comunicación se les garantizó la irrestricta libertad de prensa, comunicándome personalmente con alguno de los medios. Veinticuatro horas después mi acción y la de los que me acompañaron en la gestión evitaron actos de censura impidiendo el cercenamiento de imágenes o el cierre de canales o señales.

“Si aquella comunicación enviada a dos cables por un funcionario de línea fue utilizada por algún funcionario de otro nivel y ajeno a la secretaría con otros fines, es responsabilidad de ese funcionario y no de mi persona. Basta con chequear la información con los propios periodistas de LA NACION.

“La contradicción entre la información publicada por sus periodistas y la nota de opinión vertida por su diario sólo se puede deber a una falta de información precisa de quien editorializó, desconociendo la sucesión de los hechos.

“En estos dos años de gestión no tengo más que palabras de agradecimiento para LA NACION que reflejó con pasión, opinión y objetividad el trabajo realizado por nosotros, mereciendo críticas y elogios según las circunstancias.

“Por ese motivo espero que de la misma manera en que se reflejaron otras opiniones, hoy se refleje ésta para dejar aclarado este episodio.”

Gustavo López

Interventor en el Comfer

Asueto judicial

Señor Director:

“Me dirijo a usted a fin de remitir adjunto la resolución de la Corte Provincial de Justicia por la que se decreta asueto judicial en todo el ámbito de la administración de Justicia de la provincia de Buenos Aires el 24 y el 31 de diciembre, «vísperas de Navidad y Año Nuevo».

“El texto firmado por Pettigiani, Salas, De Lázzari, Ghione, Pisano, Negri, San Martín, Laborde, De la Cruz y Paolini, es el siguiente:

“«La Suprema Corte de Justicia, en ejercicio de sus atribuciones y con asistencia de la Procuración General, resuelve: decretar asueto judicial con suspensión de los términos procesales en todo el ámbito de la administración de Justicia de la provincia de Buenos Aires los días 24 y 31 de diciembre de 2001, vísperas de Navidad y Año Nuevo, sin perjuicio de la validez de los actos que se cumplen».

“Con este erudito decreto, el máximo órgano de Justicia provincial hace un nuevo aporte al eficaz funcionamiento de la Justicia.

“Los justiciables, que esperen. Los abogados, que esperen... los honorables descansan.”

David Cordeviola

Abogado

14 de Julio 627

Tandil (Bs. As.)

Reflexionemos

Señor Director:

“En el editorial del 18 del actual, en LA NACION, el segundo párrafo dice: «Es necesario que las autoridades desplieguen al máximo su energía y su severidad para impedir esas inaceptables agresiones al derecho de propiedad; de lo contrario, el país podría ingresar en un incontenible círculo vicioso de barbarie y de destrucción de la seguridad jurídica».

“Doctor Mitre, creo que ya hemos ingresado en un incontenible círculo vicioso de barbarie y de destrucción de la seguridad jurídica cuando el Gobierno decidió incautar nuestros ahorros o dinero depositados en los bancos, para lo que fuere, pero nuestro. Es verdaderamente una inaceptable agresión al derecho de propiedad y vemos a diario la inseguridad jurídica que nos rodea.

“Por supuesto que no estoy de acuerdo con los saqueos a los supermercados y con la alteración del orden, pero tampoco estoy de acuerdo con el saqueo que se hace a nuestro propio dinero en los bancos.

“La dirigencia maliciosa no tendría cabida sin un verdadero caldo de cultivo como el que estamos viviendo, desgraciadamente.

“Alguien comenzó esta alocada carrera, reflexionemos.”

Olga María Sastre

DNI 4.312.621

Patear para adelante

Señor Director:

“Luego de los tristes hechos del 19 del actual, coronados por la pacífica y espontánea manifestación frente a la Casa Rosada, el Congreso y lugares diversos, que reflejan el estado del pueblo argentino sin partidismos políticos, una cosa es evidente: se podrá discutir la devaluación o dolarización, repartir alimentos o renegociar los intereses de la deuda, el modelo económico y cómo generar nuevo empleo; pero nada, nada será eficaz hasta no hacer una profunda reestructuración y ajuste del Estado. Sólo así se lograrán resultados reales.

“Si no será patear la pelota para adelante.”

Valeria Zimmermann

DNI 28.906.504


marcelaz@sinectis.com.ar

No fumar en los bancos

Señor Director:

“De las recientes medidas económicas surge entre ellas la de ser sometidos a los nuevos trámites bancarios, una gestión que nos insumía unos diez minutos, hoy oscila entre 2 y 5 horas.

“Cientos, miles de personas permanecemos encerradas durante ese tiempo en ambientes no adecuados para albergar a esa cantidad de gente.

“El sentido común nos dice que fumar en esos lugares los convierten en insalubres.

“Por favor, para ayudar a sobrellevar estas graves incomodidades y robo de horas-hombre: no fumar, gracias.”

Juan José Lafata

DNI 5.921.650

Antepasados

Señor Director:

“Desearía realizar una aclaración sobre los antepasados del señor presidente interino Adolfo Rodríguez Saá.

“Efectivamente, desciende de Feliciana Saá, hija del capitán Francisco Saá con una india ranquel, de la que no se conoce el nombre, con la que cohabitó durante los seis años que vivió en las tolderías junto a sus hermanos Felipe y Juan Saá y a otro famoso renegado, el coronel Baigorría, más conocido como Baigorrita.

“Las guerras civiles y las derrotas junto a Lamadrid y Lavalle habían obligado a estos hijos del capitán español José Saá –desterrado a San Luis por su condición de godo– a refugiarse entre las huestes del feroz Painé. Allí, después de compartir malones junto a los ranqueles y Baigorrita, retornaron a San Luis donde lograron el indulto y combatieron a sus antiguos aliados a los que derrotaron en la batalla de Laguna Amarilla.

“Durante el encuentro, Juan Saá y Baigorrita midieron sus fuerzas logrando Saá herirlo en la cara y obligarlo a huir enceguecido por la sangre que brotaba del feroz sablazo. En ese encuentro ganó el sobrenombre de Lanza Seca Saá.

“La suerte quiso que peleasen para Urquiza en Pavón, pero Baigorría imposibilitado de servir con su enemigo se pasó a las tropas porteñas donde luchó con su habitual denuedo, a las órdenes del general Mitre.

“Juan Saá fue gobernador de San Luis en 1860 e interventor de San Juan. Durante su mandato fue fusilado el doctor Aberastain en un confuso episodio.

“Después pasó a Chile y a Uruguay donde se le encomendó el mando del Ejército de Reserva. Viajó a España a visitar Galicia, tierra de sus padres, y a Francia, donde conoció a Alberdi. De retorno a San Luis, se vio envuelto en una revolución encabezada por su hermano Felipe. Al ser derrotados debieron emprender el exilio a Chile, y de allí a Montevideo, donde Juan Saá conoció a José Hernández. Es probable que la historia de los Saá haya servido al poeta para relatar en su inmortal Martín Fierro la vida de los cristianos en las tolderías.

“Volviendo a Feliciana Saá, ésta se casó con José Elías Rodríguez, colaborador de Lanza Seca e hijo de un capitán de Granaderos a Caballo que combatió con San Martín y Bolívar, retornando a Buenos aires después de Ayacucho como uno de los 7 únicos sobrevivientes del glorioso regimiento.

“Sus hijos Adolfo, Ricardo y Umberto Rodríguez Saá fueron gobernadores de la provincia a principio del siglo XX.”

Dr. Omar López Mato

M. T. de Alvear 2261, Capital

No todo está perdido

Señor Director:

“El 19 del actual, a la noche, me quedé pegado a la televisión viendo cómo se derrumbaba mi querida patria, ante los desmanes de los saqueadores y la parsimonia policial.

“Cada imagen, sobre todo la de ladrones que se llevaban como podían muebles, electrodomésticos, bicicletas y aun aparatos de gimnasia, que en nada podían aplacar el hambre que decían tener y seguramente tenían, aumentaba mi visión negativa sobre el futuro que nos espera a los argentinos.

“De pronto apareció en la pantalla el centro de distribución de una cadena de supermercados en Lomas de Zamora; rodeando el alambrado estaban los indigentes; dentro del cerco, la policía y detrás de ésta otros armados con palos y casi con la misma vestimenta que los que iban a reclamar comida, los empleados de la firma. «Estamos acá para defender la fuente de trabajo, primero está la policía y después estamos nosotros», era la explicación de su presencia en el lugar a esas horas de la madrugada, poniendo en riesgo su integridad física. Tal vez sea la mejor definición, o por lo menos la más explicativa, que vi y oí en mi vida, acerca de la doctrina de la unión del capital y el trabajo.

“Se ve que esta buena gente comprendió por fin que las dádivas y promesas de los populistas de turno son como las drogas: nos hacen sentir bien, pero nos arruinan la vida, que no tenemos que esperarlo todo de papá Estado y que lo único que hace grande a un país es la unión entre la inversión y la suma del trabajo de cada uno.

“Ver esta actitud me hizo pensar: «Adelante Argentina, no todo está perdido».”

Francisco Canale

Contador público

Ravignani 2453, Capital

Brutal represión

Señor Director:

“Como todas las mañanas fui a trabajar a una dependencia del Arzobispado de Buenos Aires en la Plaza de Mayo, siendo testigo involuntario de una, hasta el momento, pacífica manifestación y de la brutal e injustificada represión de las fuerzas del Estado a cuanto transeúnte (era horario de trabajo bancario) encontraba en el camino, incluidas mujeres, propinándoles latigazos desde los caballos.

“En ningún momento participé, pues no me gustan los conflictos; sin embargo, dejamos entrar en nuestras dependencias a unos pocos desprevenidos transeúntes para salvarlos de la represión teniendo que soportar la invasión en nuestras dependencias de gases lacrimógenos, indiscriminadamente lanzados, que nos significaron severos trastornos, en particular a las mujeres y a mí (en estado convaleciente luego de una operación quirúrgica).

“Por el bien moral de la Nación, quienes planearon, ordenaron, ejecutaron y apoyaron esta locura de violencia deben renunciar, no solamente a los cargos, sino a toda pretensión política o de mando.”

Alejandro A. Tagliavini

sec-at@movi.com.ar

Agradecimiento

Señor Director:

“El 2 de octubre último fui sometido a una operación de alto riesgo en el Sanatorio Mitre; mi satisfacción y mi agradecimiento le quiero expresar en primer término al doctor cirujano Jorge Merello Lardies, por su idoneidad y cariño a su profesión.

“En segundo lugar, felicitar al equipo médico que lo acompañó. De igual modo, a todo el personal del sanatorio por el esmero y la atención ofrecidos.”

Héctor E. Antinucci

DNI 4.814.580

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.