Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Que todo cambie. Amor por la patria. Sobre arquitectos. Médicos en apuros. Lápida inmobiliaria. Desmentida. Prohibirle la entrada. Dinero honorable.
(0)
22 de enero de 2002  

Que todo cambie

Señor Director:

"La causa profunda del infortunio que nos toca vivir en todos los órdenes -según mi modesto entender- radica en la propensión suicida que tenemos los argentinos de violar las normas, incumplir los pactos y desconocer la palabra empeñada ("pacta sunt servanda"). Esta conducta social patológica -entre otras cosas- priva de seguridad jurídica al país, condición sine qua non para que se radiquen los capitales de riesgo que se necesitan para salir de la recesión.

"A comienzos de la década del noventa el Estado violó el derecho de propiedad de los ahorristas (dañando en forma irreparable la confianza de la población en el sistema bancario); a diez años de aquel hecho, otro gobierno incurre en la misma conducta.

"El fácil y meteórico enriquecimiento de los funcionarios políticos a costa de los dineros de la sociedad y la total ineficacia de los órganos de control -incluida la Justicia- para conjurarlo componen el último acto del pavoroso drama de los argentinos.

"Frente a este cuadro realmente desolador, sólo una justicia independiente e insobornable puede ponerle coto al desatino que lo alimenta; una Justicia que preserve el valor de la palabra empeñada en todos los órdenes de la convivencia; una Justicia que reprima cualquier actividad ilícita sin miramiento del poder político o económico del presunto responsable.

"Pero para que ello suceda es necesario que la Corte Suprema de Justicia de la Nación retome su condición de timonel del errante bajel estatal, a fin de que los restantes poderes del Estado transiten por el sendero que ésta les marque como fiel (y último) intérprete de la Constitución nacional.

"Alberdi solía decir que la Corte Suprema es el faro que disipa la oscuridad de las cuestiones prácticas, ilumina el camino de la legislación y marca rumbos al gobierno. El convencimiento del gran tucumano no prevaleció en estos últimos tiempos, como lo corroboran algunas declaraciones públicas originadas en el más alto nivel de la Justicia que le asignan al Alto Tribunal una función de apoyo a las políticas del Poder Ejecutivo (en menoscabo de su eminente tarea de control constitucional de esas políticas, traducidas en actos justiciables concretos).

"Esta cuestionada doctrina suscitó una fuerte retracción de los derechos individuales frente al Estado y un notorio agravamiento de la inequidad social.

"Es de esperar, finalmente, que las soluciones que demanda la sociedad en este sentido se subsanen a través de los mecanismos que establece la Constitución nacional, poniéndose el acento en la "calidad moral" y no en la "cantidad" de los jueces que se necesitan para cambiar la historia, a fin de no caer en la conocida artimaña que Giuseppe Tomasi di Lampedusa, en su novela "El gatopardo", pone en boca de Tancredi, el pícaro sobrino del príncipe de Salinas: «Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie»."

Dr. Luis René Herrero

Juez de la Sala II, Cámara

Fed. de la Seguridad Social

lherrero@fibertel.com.ar

Amor por la patria

Señor Director:

"Al lector habitual de LA NACION no se le escapa la fuerte presión a que está siendo sometido el gobierno nacional por poderosos intereses, principalmente externos.

"Por este medio encarezco a los señores gobernadores y personas representativas de nuestra vida cívica que lo apoyen. Pienso que el tratar de pasar inadvertidos no constituirá una ventaja, sino que será su tumba política.

"Descuento que no es necesario aclarar que no me guía ningún interés de partido, sino sólo el amor a la Patria."

Carlos Enrique Frade

frade@fibertel.com.ar

Sobre arquitectos

Señor Director:

"En mi profesión, y para no arrastrarse demasiado a ras del suelo, existe una técnica gráfica o mental que se llama perspectiva. Este mecanismo permite ver "la cosa" desde un ángulo y/o elevación que facilita la visión de conjunto, ver el todo, detectar el problema y comenzar a proyectar soluciones; claro está, si se tiene ingenio.

"La política argentina de intramuros y extramuros se comporta como un arquitecto que desconoce las técnicas de la perspectiva, demasiado a ras del suelo.

"Freud, si viviese, sobre los argentinos podría ensayar y escribir una biblioteca, al menos de igual tamaño que su obra conocida.

"El único acierto nacional es lograr dar por falsa la teoría de Darwin, pues hoy, y quizás ayer también, la especie política y dirigente autóctona está en franca vía de involución, que comienza a arrastrar a la sociedad en su conjunto.

"A casi doscientos años de que se reconociera este territorio como la Argentina, todavía no pudo darse a luz la Nación. Modestamente, creo, porque posee dos grandes defectos genéticos: individualismo y melancolía; el individualismo conspira contra la unidad, y la melancolía nos lleva a añorar lo que nunca fuimos.

"Señor Director, por el reconocimiento y la autoridad que usted posee, ordene aprender perspectiva; si no lo hacemos, mande copiar cien veces que "esas cosas no se hacen"; lo contrario, Dios no lo permita."

Vicente A. Lema

arquitecto

arquilema@hotmail.com

Médicos en apuros

Señor Director:

"Nuestra profesión médica ha sido llevada a un nivel de bastardización y hay una desconsideración tal para pacientes y médicos que me siento con la obligación moral de alertar a la gente. Deben saber que los médicos estamos muy mal remunerados, no respetados ni reconocidos. Todo esto lleva a un estado de depresión colectiva entre los colegas con su secuela de emigraciones de profesionales ya formados. Además, este estado de frustración no es conveniente para la práctica de una profesión como la nuestra, aunque la desarrollemos igual, con total dedicación, apoyándonos en la vocación y responsabilidad.

"Esta falta de reconocimiento y el maltrato producen un gran desgaste anímico y stress. Mencionaré sólo un ejemplo ilustrativo de las cosas que nos pasan a diario: cuando una persona es operada, es posible que se necesite la presencia de un patólogo para decidir en el momento de la cirugía si tiene o no un cáncer y saber si se continúa con la operación. Para desarrollar esta especialidad básica de la medicina (patología significa "estudio de la enfermedad") hay que pasar años de estudio con prácticas y constante actualización. Las empresas de medicina y los Estados en sus hospitales la desvalorizan tanto como para considerar que ese diagnóstico vale entre 15 y $ 30, pagados 3 o 6 meses después. Saque usted su propia conclusión con referencia al valor que su cobertura médica le da a su enfermedad.

"También quería referirme a las discriminaciones injustas que existen legalmente en nuestro país. Realmente quiero saber, ¿somos los médicos menos que los políticos, gremialistas o abogados que hacen de jueces? Porque si no lo somos, propongo un canje: que por unos añitos fuéramos como ellos, es decir, sin pagar impuestos, con autos con chofer y nafta pagos, viajes gratis, buenos salarios decididos por nosotros mismos, y que jueces, políticos y gremialistas tengan nuestros sueldos ridículos, que les paguen cualquier cosa 3 o 6 meses después y que en lugar de tener pasajes gratis para pasear tengan que pagarlos como nosotros lo hacemos para concurrir a congresos y cursos de perfeccionamiento. Si ser dirigente implica tener todos esos beneficios y algunos más, para luego hacer cualquier desastre, sin pagar las consecuencias de sus actos, entiendo entonces por qué luchan tanto por mantener sus privilegios. Por mucho menos los médicos son perseguidos con saña con juicios por mala praxis.

"Espero que Dios ilumine a nuestros dirigentes, aunque debo reconocer que no tengo ya mucha esperanza."

Santiago de Elizalde

Médico patólogo

Presbítero Actis 555

San Isidro (Prov. de Bs. As.)

Lápida inmobiliaria

Señor Director:

"El "corralito" y las nuevas medidas económicas dispuestas por el actual ministro de Economía le han puesto la lápida de defunción al mercado inmobiliario de la Argentina así como al sector de la construcción.

"En los primeros días del "corralito" se hicieron operaciones de venta con la transferencia de fondos de plazos fijos vencidos en esos días o mediante el pago con cheques cancelatorios. Pero ahora, al estar totalmente vedada esta operatoria, no se realizan operaciones de venta en ningún lugar del país.

"Las autoridades nacionales deberían autorizar el pago en dólares desde cuentas corrientes y cajas de ahorro, pagos que recibirían los vendedores. Una vez acreditados en sus cuentas podrían realizar cheques para, a su vez, seguir haciendo pagos. Así la economía y el sector de los inmuebles y la construcción tendrían un movimiento creciente, sin salir la plata de los bancos. Estaríamos operando con dinero virtual, pero estaríamos operando. Vamos hacia la quiebra de las pocas empresas constructoras que quedan en pie en la Argentina, y al cierre de la gran mayoría de las empresas inmobiliarias con el consecuente aumento de desocupados."

Armando Pepe

apepe@armandopepe.com.ar

Desmentida

Señor Director:

"En su edición de la fecha (por ayer) el diario LA NACION da cuenta de un supuesto incidente que yo habría tenido en el sauna del Club Atlético San Isidro (CASI) "el lunes pasado".

"Esa información es una burda patraña del principio al fin.

"Hace más de 50 años que los días lunes el CASI -como la mayoría de los clubes deportivos- mantiene sus instalaciones cerradas, salvo el sector de pileta en temporada de verano.

"Por otra parte, -tal como lo pueden testificar los empleados del sauna-, hace más de dos o tres meses que no concurro a dicho lugar, ni tampoco se produjo ningún incidente mío con socios del club en su sede. Soy socio de esa institución desde el día en que nací por ser hijo de socios y jamás, por razones vinculadas a mi actividad política, tuve un entredicho con ningún socio del Club Atlético San Isidro.

"Una burda mentira, como la publicada en LA NACION, en momentos como los que está viviendo la Argentina, es lisa y llanamente una incitación a la violencia contra los que ejercitamos la actividad política."

Leopoldo Moreau

DNI 5.616.606

Prohibirle la entrada

Señor Director:

"Con sorpresa primero y asombro después, leí los comentarios que Menem hizo con respecto al gobierno de Duhalde.

"Hace 9 años que no vivo en la Argentina. Con todos estos problemas que han ocurrido en los últimos tiempos, he recurrido a vuestro website como fuente de información. Cada noche leo lo que puedo en lanacion line.

"Pero, claro, muchas cosas se me escapan. Por ejemplo, yo no sabía que habían soltado a Carlos Menem. Me sorprendió entonces leer que "emitía opinión", ya que yo lo tenía todavía encarcelado. Más me sorprendí cuando declaró desde Cancún, México, donde está disfrutando de vacaciones con su esposa. Me descomponía a medida que avanzaba en la lectura de sus críticas al gobierno actual. Terminé indignada al enterarme de que este hombre que no tiene ninguna forma de vergüenza es capaz de salir del país, criticar al presidente desde el exterior en vez de arremangarse como buen cristiano que quiere a su Patria y ayudar a levantar el país que él contribuyó a derrumbar, y encima lo hace desde un lujoso hotel que le cuesta, por día, ¡lo que dos familias tienen para vivir por mes! Es escandaloso.

"Propongo que se le prohíba la entrada de regreso al país y que se le confisque todo su dinero, que estoy segura es mal habido. A ver cómo se las arregla en Cancún.

"Como sé que esto no es posible sugiero que, por lo menos, no se publiquen sus comentarios. No se merece el privilegio."

Patricia Watkins

California (Estados Unidos)

patocarr@aol.com

Dinero honorable

Señor Director:

"En estos días el Parlamento autoriza al Banco Central a emitir moneda sin respaldo. Ante esta maravillosa demostración de soberanía me permito, por medio de LA NACION, hacerles llegar a las autoridades correspondientes la siguiente sugerencia: imprimir nuevos billetes con las caras de nuestros próceres más recientes -Raúl Ricardo Alfonsín, Carlos Saúl Menem y Fernando de la Rúa-, en el anverso podría ubicarse el edificio del Congreso Nacional omitiendo, por pudor, el adjetivo "honorable".

"Finalmente parecería cierto eso de que cada pueblo tiene la moneda que se merece."

Manuel M. Pando

mpando@netgate.com.uy

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.