Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Ningún ruido. Confundieron las flores. Los intereses de la deuda. Impuesto subterráneo. No es con violencia. Acompáñame y vayamos. Sin intervenciones. Agradece donación.
(0)
29 de enero de 2002  

Ningún ruido

Señor Director:

"Respecto del tema de las hipotecas en escribanías se ha pasado por alto algo esencial: los acreedores no somos empresas, sino ahorristas que se ven afectados tanto o más que otros ahorristas.

"En mi calidad de acreedor hipotecario he dado préstamos en dólares a gente que no "calificaba" para que un banco le otorgara préstamos. He renovado y flexibilizado los plazos a pedido del deudor.

"He sabido entender cuando un deudor se retrasaba en el pago, sin hacer por ello correr intereses punitorios ni intimaciones de ejecución. He tratado de iniciar negociaciones con los deudores para "compartir las pérdidas" tal cual lo sugería la reciente ley de emergencia económica. He prestado dinero para que otra gente pudiera acceder a la compra de su vivienda, cuando yo mismo no la poseo.

"En mi condición de discapacitado motriz, visual y auditivo (desde los 21 años), lograba -a través de prestar los ahorros que pude hacer cuando poseía capacidad laboral- conseguir una renta que posibilitara ayudar con las finanzas de mi familia (mi esposa de 27 años y mi hija de 6 meses) para vivir lo más dignamente posible. Intereses políticos han tirado por la borda tal realidad. La pesificación 1 a 1 no sólo reducirá esa renta a la mitad, sino que prácticamente "desintegra" los ahorros que tanto me costaron conseguir y que jamás volveré a tener. Esto se debe a que la mayoría de este tipo de hipotecas es a un año, pagando mensualmente cuotas de sólo intereses, siendo la última de sólo capital. De esta forma, el dinero prestado (nadie habla de intereses) se reducirá a un 55 por ciento.

"En el marco presentado, deudas hipotecarias que se encontraban vencidas a la espera de renegociaciones que mejoraran la oportunidad de pago del deudor (es decir que nos fueron obligadas a cancelación por ejecución) podrán ahora aprovecharse de mi buena fe y cancelar su deuda por la mitad del valor contraído.

"Ya no tengo ahorros, ni siquiera el sueño de adquirir mi propia vivienda.

"¿Qué ruido de protesta pueden hacer mis bolsillos y manos vacías?"

Christian Javier Vega

DNI 22.654.497

foco@arqa.com

Confundieron las flores

Señor Director:

"Con motivo de la boda de Máxima y el príncipe Guillermo, LA NACION nos informa (24 del actual) que entre los obsequios que aquéllos recibirán figura una bandeja de plata, que como "símbolo de unión entre los contrayentes, lleva esculpidos una flor de cardo y dos tulipanes". La información agrega que "la flor de cardo es símbolo de nuestro país" y que "el tulipán es la flor nacional holandesa". Las dos aseveraciones son inexactas.

"El hecho de que la flor de cardo figura en el bastón presidencial no le otorga carácter de símbolo nacional. Sí lo tiene la flor del ceibo, pues fue formalmente consagrada Flor Nacional Argentina en 1942 (decreto del PE 138974/42). Por su parte, el tulipán no es flor nacional holandesa. Sí lo es de Turquía; ya en el siglo XIV, el sultán Osmán I había tomado la flor del tulipán como emblema. Fue con posterioridad que los marinos venecianos la introdujeron en Europa. La flor nacional de los Países Bajos es la caléndula. Y ya que se citó la flor del cardo, también ostenta su distinción: es la flor nacional de Escocia.

"Como la premura del caso no permite correcciones, cabe suponer que la benevolencia del príncipe y de la futura princesa sabrá disculpar las confusiones que tuvo el orfebre."

Osvaldo M. Helman

Arquitecto

Maure 3302, Capital

Los intereses de la deuda

Señor Director:

"Excelente y profundo ensayo sociológico de Vargas Llosa publicado el 8 del actual con el título "¿Por qué? ¿Cómo?", en el cual el brillante escritor peruano traza un paralelo entre el mundo irreal, onírico de Borges, de su milagroso espejismo y la tendencia de los argentinos a evadirnos de la realidad con una clase dirigente empeñada en vivir en la burbuja de un ensueño en vez de aceptar la pobre realidad con un rechazo despectivo por las sordideces y mezquindades del mundo real.

"Sin embargo, y para ajustarnos al mundo real, advierto un error cuando Vargas Llosa afirma que "...pavorosa situación de la Argentina, un país aplastado bajo la vertiginosa deuda externa de 130 mil millones, cuyos intereses consumen un tercio de la renta nacional..."

"Afortunadamente, los intereses de la deuda pública nunca insumieron el 33% del PBI, que hubiera sido una cifra del orden de los US$ 95.000 millones anuales (calculado sobre un PBI de US$ 287.000 millones). En los últimos años, los intereses de la deuda representaron entre 10.000 y 12.000 millones de dólares anuales: alrededor del 4% del PBI (nunca el 33%).

"La deuda pública argentina -sin duda elevada- merece a mi juicio otra crítica: el destino de los fondos, ya que se contrajo para gasto corriente, gasto burocrático improductivo, en lugar de destinarse a incrementar el capital social con obras útiles y perdurables."

Guillermo Laura

Juncal 1311, Capital

Impuesto subterráneo

Señor Director:

"Hoy recibí un nuevo impuesto municipal, aparte del ya aumentado impuesto municipal original, ¿la razón o el invento? Un nuevo revalúo por vivir cerca de una estación de subte.

"Creo que el señor Ibarra se olvida de que los vecinos de Belgrano ya hemos sufrido, con cada intendente que cambia, aumento tras aumento por el tan mentado subte. Yo me pregunto, ¿cuándo vamos a terminar de pagarlo?

"Comenzamos con Suárez Lastra, que revaluó porque supuestamente las propiedades se habían valorizado por la proximidad del subte. Cobró con anterioridad a que se terminara, cosa que no solamente no hizo, sino que lo abandonó y nos dejó ocho años sufriendo las consecuencias de una obra paralizada. Luego siguieron los otros que la continuaron y siguieron aumentando; el último fue De la Rúa, que duplicó el impuesto. O sea que estamos pagando ese revalúo desde hace ya mucho tiempo

"Entonces, el asunto es al revés, ¿cuándo nos van a pagar a los vecinos los ocho años de incomodidades, por la obra abandonada y las pérdidas y molestias por las inundaciones de casas y negocios provocadas por los escombros que la construcción del subte dejó en los desagües?

"Por todo esto, y tal vez mucho más, sería necesario que invente, en vez de impuestos, cómo solucionar los problemas de la ciudad con los recursos con que cuenta, que no son pocos."

Dora E. Bellini

CI 3.896.013

No es con violencia

Señor Director:

"Los dramáticos momentos vividos en la sucursal Tandil del Banco Bansud, donde estuvo a punto de desencadenarse una tragedia como consecuencia de las amenazas de un ahorrista de hacer detonar una granada, configuran un claro exponente del clima de tensión social que vive el país.

"Incidentes como el descripto, si no son debidamente repudiados y extirpados del inconsciente colectivo por medio de mensajes claros destinados a la deslegitimación de la violencia, pueden transformarse en la mecha que encienda un ambiente social altamente inflamable.

"Habría que preguntarse por qué un jubilado decidió amenazar a un empleado con una granada en lugar de insistir en acciones judiciales, pero lo cierto -mas allá de cualquier análisis particular- es que la violencia no conduce a nada y esto es algo más que una frase para un graffiti. A modo de ejemplo, basta con ponderar el impacto que tuvo sobre la paz y la calidad de vida de los árabes en Medio Oriente el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York: fue totalmente regresivo y echó por la borda las libertades y el clima de convivencia de los últimos años.

"El protagonista del desgraciado hecho no sólo eligió mal el camino para su reclamo, sino que también erró el destinatario: los empleados de los bancos, que deben trajinar jornadas interminables para intentar paliar el déficit de un sistema financiero desbordado, no son los responsables del caos del sistema financiero, aunque sí son los que les "ponen el pecho a las balas". Todos ellos también están dentro del corralito, pero deben escuchar con paciencia y comprensión los fuertes reclamos y hasta los insultos de los ahorristas.

"Y en esta disputa entre iguales nada queda resuelto y el problema subyace mientras crecen el stress, las descompensaciones, los gritos y ahora el agregado de las amenazas de muerte.

"En condición similar, los titulares de los bancos nacionales, que también son blanco frecuente de insultos, ven cómo sus instituciones están siendo jaqueadas por los efectos de la crisis y casi nada es lo que pueden hacer, ya que tienen poca o ninguna incidencia en la definición de las políticas económicas.

"Es el Estado el que debe poner fin a esta contienda entre argentinos, tomando las medidas necesarias y buscando canales adecuados para la contención de los conflictos.

"Todos queremos la solución del problema que genera el corralito, pero no es con violencia como se sale de la crisis, sino con imaginación y tolerancia. No se trata de ceder, sino de mantener con firmeza nuestros justos reclamos, pero siempre dentro del Estado de Derecho."

Soledad García

DNI 22.140.485

Ahorrista perjudicada por el corralito

Acompáñame y vayamos

Señor Director:

"Pretender que con ideas se llegará a recursos que detengan la caída que afecta al país no deja de ser una utopía.

"Hoy parecen evidentes todos los grandes errores cometidos.

"Aquí cabe la pregunta: ¿qué he hecho yo en favor del país? ¿No ha primado siempre la propia conveniencia? ¿Basta con haberse portado bien? ¿Me importó el país antes que la inclinación por lo mío? ¿Estuve dispuesto a sacrificar algo en favor del país?

"¿País...? ¿Es el país la suma de sus habitantes? ¿Lo interno a sus límites?

"Si antepongo el desaliento, me sumo a los escépticos.

"Hoy pretendo sumarme a los que miren hacia adelante, aún dejando mucho de lo propio en el camino.

"¡Oye tú! ¡Acompáñame y vayamos!"

Luis E. Molina y Vedia

Jubilado

Núñez 3594, Capital

Sin intervenciones

Señor Director:

"Con respecto a la carta del 22 del actual, en la cual expresa el doctor De Elizalde la catastrófica situación a que ha sido llevada nuestra magna profesión, deseo agregar que existen dentro de la misma, agrupaciones médicas destinadas al control, regulación y defensa de los derechos de los médicos, con sistemas jurídicos válidos y reconocidos constitucionalmente, y las cuales reciben una cuota mensual para tal fin.

"Pues bien, hasta ahora, no hemos tenido la garantía de sus intervenciones serias y oportunas para modificar o anular las maniobras por las cuales se ha "bastardizado", como expresa el autor de la carta, el nivel de nuestra profesión.

"Es de esperar que entre todos, y con el aval de quienes tienen tal obligación, se vuelva a restituir los derechos de quienes velan por lo más importante del ser humano: la salud."

Enrique De Rosa

Médico neurólogo

edro@sinectis.com.ar

Agradece donación

Señor Director:

"Tengo el agrado de dirigirme a usted haciéndolo partícipe del reconocimiento de la institución a mi cargo por la donación de un grupo electrógeno que efectuó el doctor Ernesto Galante.

"Por Cartas de lectores el doctor Galante ofreció esta donación a una entidad de bien público, y hemos sido favorecidos con un equipo que permitirá asegurar el suministro eléctrico del pabellón donde se encuentran las salas de operaciones, terapia intensiva, el servicio de hemoterapia y los pacientes operados.

"Resulta alentador la vocación solidaria de quienes eligen a este instituto, dedicado a la investigación, docencia y asistencia en cáncer, cuya gestión se caracteriza por una férrea austeridad, asignando sus magros recursos a la satisfacción de los requerimientos prioritarios derivados de la compleja asistencia multidisciplinaria que se brinda al paciente oncológico, 50% de los cuales son necesitados.

"Reciba el doctor Ernesto Galante por esta columna, la reiteración del profundo agradecimiento que le expresara cuando lo conocí, en oportunidad de concretarse la donación.

"Reciban todos los que ya se incorporaron a la nómina de colaboradores igual reconocimiento y aquellos que aún no lo hicieron la seguridad de que su aporte tendrá como beneficiario directos a los pacientes oncológicos."

Roberto Pradier

Director

Instituto de Oncología

Angel H. Roffo

Av. San Martín 5481

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.