Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Increíble solución. La justicia santacruceña. La buena música. Olvidar al FMI. Seamos positivos. El exabrupto de Perón. Asombrado.
(0)
25 de junio de 2002  

Increíble solución

Señor Director:

“Las desafortunadas opiniones del secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Jorge Taiana, confirman que los funcionarios políticos viven una realidad completamente alejada de la de los ciudadanos de nuestra provincia.

“No es posible pensar de otra manera cuando este funcionario sostiene que «hay muchas personas que están innecesariamente detenidas», lo que motiva que «las comisarías tengan personas sometidas a condiciones muy difíciles para los que están adentro y para el personal policial».

“Basa esta propuesta en que la cantidad de detenidos se ha duplicado desde 2000 hasta la fecha. Es una opinión que demuestra que este funcionario parece preocuparse más por los delincuentes detenidos que por la cada vez más creciente cantidad de ciudadanos asaltados, secuestrados y asesinados diariamente. La solución es construir más institutos de detención y no soltar a la calle a los que han sido detenidos, con el argumento de que «no tienen ninguna posibilidad de resocialización y evitar así que los presos aprendan en esas escuelas de delincuentes».

“La increíble solución que propone Taiana como alternativa es que «los delincuentes cumplan arrestos domiciliarios con pulsera eléctrica» para evitar «que vayan a la cárcel, porque este sistema es más barato que mantenerlos entre rejas». Esta propuesta del secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, que parece ignorar la creciente ola de inseguridad existente, demuestra una vez más que los políticos viven una realidad totalmente alejada de la que sufren los ciudadanos, que parece que no tienen derechos humanos.”

Mariano Etchegaray

DNI 4.260.107

La justicia santacruceña

Señor Director:

“Tenemos el agrado de dirigirnos a usted solicitando la publicación de esta carta relacionada con vuestro editorial del 8 del actual y con la solicitada suscripta por el gobernador doctor Kirchner con referencia a aquél.

“En primer lugar, debemos señalar lo acertado de vuestra nota, ya que son exactos todos y cada uno de los cuestionamientos que se formulan respecto de la acción del mandatario provincial, a lo que podríamos agregar, entre otras fallas, su incitación a la violencia y la organización de bandas armadas que atacan a los grupos –caceroleros– que pacíficamente se manifiestan contra su gestión de gobierno.

“Pero, atento a los fines específicos de nuestra asociación, nos queremos referir a un tema preciso, que el doctor Kirchner ha pretendido desmentir con su solicitada.

“Nos referimos a la situación de la justicia provincial y al denominado «Caso Sosa». Respecto de este último, es de una notoria y alarmante impudicia pretender vincular la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación con el juicio político seguido contra la misma, calificándola de represalia o venganza mafiosa, porque un diputado de su palo, presidente de la Comisión de Juicio Político, dictaminó el enjuiciamiento del alto tribunal.

“Y ello es así porque la resolución de la Corte disponiendo la restitución en el cargo del funcionario arbitrariamente destituido data del 30 de junio de 1998, cuando no se vislumbraba la posibilidad del juicio político ni que el doctor Acevedo presidiría la comisión.

“Esta última resolución se ha limitado a rechazar un insólito e improcedente recurso de revocatoria (nueva chicana del gobierno provincial, para eludir el cumplimiento de los fallos) contra el pronunciamiento anterior.

“De manera tal que el argumento del doctor Kirchner es una burda y pueril mentira, para justificar lo injustificable.

“En lo que se refiere a la justicia provincial, cabe señalar que siguiendo con el procedimiento denunciado en vuestro editorial –de cubrir los cargos del Tribunal Superior con adictos al partido gobernante– recientemente se designó vocal (de inmediato sus colegas lo ungieron presidente) del alto cuerpo a quien se desempeñaba como presidente del bloque de diputados oficialista y como primera espada del gobernador. Lo más lamentable es que la designación se efectuó vulnerando principios parlamentarios y está en duda que el nombrado reúna los requisitos exigidos por la Constitución. Ello dio lugar a un recurso de amparo planteado por varios diputados, actualmente en consideración de la Corte. Esperemos que si prospera, el gobernador hable de una «nueva venganza».

“Por último, existen serios indicios, que pese a los reiterados pronunciamientos , de que no se cumpliría con la reposición del doctor Sosa. Ello traerá aparejado –como lo señaló vuestro editorial– un inadmisible alzamiento institucional, de gravísimas consecuencias.-

“Lamentablemente, para el doctor Kirchner, la ley y la justicia no existen, primando su arbitraria voluntad.”

Dra. María Cristina Riera

Presidenta de la Asociación

de Abogados de Río Gallegos

Dra. Roxana Nahir Reyes

Secretaria

La buena música

Señor Director:

“Debe haber transcurrido un par de meses desde el editorial de LA NACION titulado «Radio Nacional, en la buena senda». Se referían ahí al hecho de que en la frecuencia modulada 96.7, «superonda» por su alcance y penetración, se comenzaban a difundir con exclusividad obras pertenecientes a la gran tradición musical.

“Con la ilusión consiguiente traté de sintonizar la «superonda», pero, como lo sabe cualquiera, a 500 kilómetros de Buenos Aires, como estoy, sólo se escuchan las AM. El prodigio con que esperaba sorprenderme no se había producido.

“Como actualmente casi no viajo a la Capital estuve esperando que lo hiciera alguien de confianza como para que, desde su automóvil, verificara el alcance de Radio Nacional FM. El dato es que comienza a escucharse a los 160 kilómetros de la emisora, yendo por la ruta 8.

“Luego del editorial he leído dos o tres cartas de lectores donde se felicitaban de la buena nueva. Lamento que la mitad de los argentinos, o más, que vivimos fuera de ese radio estemos condenados a escuchar «música comercial».

“¿No es que la radio es «nacional»? ¿Quién aboga por nosotros, pobre gente del «interior»?”

Aldo Hugo Cantón

Campo Las Piedritas

Los Cisnes (Córdoba)

Olvidar al FMI

Señor Director:

Hace meses que vengo leyendo en los diarios que nuestros gobernantes presentes y pasados no hacen más que rebajarse mendigando ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), solicitando lo que bien es sabido no tienen la menor intención de concederles mientras el país siga en las manos de los peronistas y sus aliados políticos con mentalidad antediluviana.

“Me daría mucha más satisfacción llegar a leer que nuestro país, uno de los más ricos del mundo, se olvida del FMI para iniciar su recuperación trabajando sus riquezas naturales y utilizando el alto grado de inteligencia e instrucción de sus ciudadanos, que no tienen nada que envidiarle al país del Norte.”

Jorge Newbery

jenewbery@yahoo.com

Seamos positivos

Señor Director:

“Entre toda la marea de desesperanzas, reclamos y críticas (a veces duras, aunque merecidas) en la que está viviendo el país, se ven algunas luces que quizá sean más atendibles que las otras, para logar los pasos necesarios para librarnos de tanto mal y resurgir, por fin, a una vida tranquila, que tanto necesitamos todos.

“Hace un tiempo que aparecen en LA NACION noticias sobre grupos de gente de buena voluntad y con el solo deseo de «poner el hombro», brindan ayuda en distintos niveles: escolar, comida, vestimenta, a quienes positivamente la necesitan, exigiendo solamente una mínima contribución para no hacer de ello una limosna y a su vez despertar la conciencia de no esperar ayuda sin esfuerzo.

“Por eso me siento movida a felicitar a LA NACION, y que gracias a ello (quién sabe) esos deseos de ayudar se multiplican.”

Elena Ibarbia

DNI 198.404

El exabrupto de Perón

Señor Director:

“Me permito dirigirle estas líneas con relación a las palabras del señor presidente de Uruguay, a las que se llamó exabrupto.

“Entiendo que no debemos indignarnos, pues la cuestión es si las merecemos o no. Si las merecemos debemos callar, y si no las merecemos, entonces no cabe darles importancia.

“Los argentinos tenemos una memoria frágil: si este exabrupto viene de afuera pronunciado por el presidente de un Estado amigo, también uno de nuestros presidentes tuvo un exabrupto bastante parecido, aunque destinado a menos personas.

“Me refiero a las palabras del señor Perón, quien en abril de 1953, y desde el conocido balcón (Mussolini también tenía su balcón), dijo que «estaba rodeado de ladrones y alcahuetes».

“Por supuesto que sus «muchachos» que compartían el balcón aplaudieron, no se dieron por aludidos, y siguió la fiesta con el resultado conocido.

“En los 37 millones seguramente hay ladrones (tenemos cárceles como las tiene Uruguay), y los demás los toleraron por lo menos por omisión, con las excepciones que pudieran corresponder, y así estamos en un país saqueado.

“Alguna vez espero poder dar nombres, hechos y responsabilidades.”

Fulgencio H. Torres

D. Alvarez 936, Capital

Asombrado

Señor Director:

“Luego de leer con algún detenimiento los detalles de la nueva propuesta de atención médica para obras sociales, medicina prepaga y PAMI, gestada en el Ministerio de Salud de la Nación, he decidido asumir que han colmado mi, aún joven, capacidad de asombro.

“Propongo que a partir de este momento a este verdadero engendro, manifestación indudable de la falta de creatividad y criterio de las autoridades del área de salud pública de la Nación, se lo denomine con los términos que hagan justicia a su verdadera intención, programa médico obligatorio de exclusión (PMOE).

“En efecto, los beneficiarios (víctimas) que este manual del genocidio, no podrán programar sus operaciones, no podrán prevenir enfermedad alguna, no podrán visitar a un oftalmólogo, a un dermatólogo, salvo que pierdan un ojo, o se les caiga la piel, entre otras calamidades. El listado de las prestaciones no permitidas es tan extenso que no alcanzaría medio diario para detallarlo.

“En aras de la crisis que no desconocemos, el gobierno nacional asume que lo mejor para la gente enferma es que se opere de urgencia o se muera de una vez por todas. Disculpe usted la crudeza, pero créame, no exagero.

“A los médicos se les pide que adivinen el diagnóstico, ya que los estudios complementarios son un artículo de lujo, reservado para unos pocos. Pretenden que diagnostiquemos a seres humanos enfermos con una «bola de cristal» que seguramente será suministrada, por algún proveedor del Estado, a cada médico de mi país. Desde luego que el tratamiento correspondiente se llevará a cabo con medicamentos de segunda.

“Con esta «herramienta» ingresamos en la era de, «más vale prevenir por autogestión que lamentar».

“Creo que no tienen derecho a hacernos esto.”

Dr. Claudio Zin

Médico y periodista científico

DNI 10.196.185

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.