Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: El capital social. A los jueces de menores. La muerte de Belgrano. Seis meses sin cobrar. Bolsas transparentes. Argentinada. Espera cumplimiento. Reserva Ecológica.
(0)
27 de junio de 2002  

El capital social

Señor Director:

“El interesante artículo de La Nacion del 17 del actual «Cómo salir de esta etapa depredadora» hace recordar que, como lo describe R. Putman, de Harvard University, las naciones poseen tres formas de capital: físico, humano y social. Los dos primeros son muy elevados en la Argentina, pero con un muy empobrecido capital social.

“Básicamente, el capital social lo constituyen redes de confianza mutua, con formas de reciprocidad. El capital físico como el humano requieren el capital social para generar progreso y bienestar, y esto no se da sin confianza y obligaciones mutuas, como lo analiza Francis Fukuyama en su libro «Trust» («Confianza»).

“Putman dice: «Con un capital social erosionado fracasa la economía de mercado por falta del sentimiento de coparticipación del patrimonio nacional (shared ownership)», lo que ha ocurrido entre nosotros.

“La Argentina, con riquísimos capitales físico y humano, siempre presentó un pobre capital social, dividido en agrupaciones ideológicas laborales y étnicas. Al no integrarse su sociedad, no desarrolló la «inteligencia social operativa», de Jean Piaget, y originó la «sociedad depredadora» («predatory society»).

“Nuestro capital social es pobre frente a otras naciones inmigratorias como Estados Unidos y Australia que, con la severidad del «Common Law», constituyeron ciudadanías coherentes con sentido cívico y funcionarios virtuosos.

“Nuestra permisividad sociolegal favoreció las picardías delictivas de la «viveza criolla» en una sociedad que da los gobiernos «que se le parecen».

“Todos conocen los cambios necesarios, pero no ocurrirán hasta que accedan a los poderes los muchos miles de nuestros jóvenes por intercambios universitarios en el Primer Mundo que saben cómo pueden sacarnos del Tercero.”

A los jueces de menores

Señor Director:

“La semana pasada, La Nacion publicó un artículo titulado «Mitos y realidades a la hora de dar», y en un recuadro de aquél titulado «Dar o no dar, ésa es la cuestión» plantea, respecto de los menores que mendigan en la calle, la siguiente alternativa: «Que no (dar), porque es explotado por un adulto; que sí (dar), porque es golpeado si no lleva dinero a casa.

“¿Golpeado o explotado es la elección que tiene el menor? ¿Qué opina al respecto la justicia de minoridad? ¿Qué hacen los encargados de evitar que un menor sea golpeado o explotado?

“Que los encargados de evitar este abuso se molesten hasta donde mendigan los menores esquivando automóviles en los semáforos, y verán que, sentados cómodamente tomando mate en un banco de plaza (por ejemplo, en Salguero y Martín Coronado), están los padres o encargados de esos menores, que corren hacia ellos apresuradamente para entregarles el producto de su mendicidad.

“Si la única opción es mendigar, ¿por qué no mendigan ellos en lugar de los niños? ¿Por qué no actúa la Justicia ante ese abuso de menores? ¿Qué futuro se les ofrece a esos pequeños mendigos?

“Señores jueces de menores, «a las cosas».”

La muerte de Belgrano

Señor Director:

“En estos días, en ocasión de conmemorarse un nuevo aniversario del fallecimiento del general Manuel Belgrano, se ha señalado en forma repetida que el prócer falleció como consecuencia de «sífilis e hidropesía».

“En realidad, no hay prueba alguna de que haya muerto por la sífilis, si bien la había padecido.

“Belgrano se matriculó en la Universidad de Salamanca en 1786 y recibió su título de bachiller en leyes en 1789, en 1793 se graduó de abogado en la Universidad de Valladolid y volvió a Buenos Aires un año más tarde como secretario del Consulado. Es muy probable que haya adquirido la sífilis durante su vida de estudiante en la península ya que a partir de 1795 solicitó numerosas licencias con motivo de un secundarismo sifilítico atendido, entre otros, por el protomédico Miguel O’Gorman. La sífilis era una enfermedad común y la había padecido asimismo el primer fundador de Buenos Aires, don Pedro de Mendoza.

“Durante sus campañas militares, se sabe que sufrió de paludismo y que su salud era frágil.

“El 7 de abril de 1819, en carta a su sobrino político Ignacio Alvarez Thomas (casado con su sobrina Carmen), mencionó por primera vez la enfermedad que lo llevaría a la muerte y que le había diagnosticado el doctor Francisco de Paula Rivero, quien luego fue presidente de la Academia de Medicina: hidropesía severa.

“A principios de 1820 volvió a Buenos Aires y falleció el 20 de junio de ese año como consecuencia de una insuficiencia cardíaca grave, atendido por su médico, el escocés Joseph Redhead, que lo había acompañado desde el Norte.

“Belgrano es uno de los pocos hombres célebres de nuestro país al que se le practicó una autopsia. La efectuó el doctor John Sullivan, un irlandés amigo de Redhead, que también lo había atendido en sus últimos días.

“Pudo observar un enorme agrandamiento cardíaco y hepático con anasarca, o edema generalizado. Cabe señalar que no se menciona el hallazgo de una lesión sifilítica, por lo cual es probable que la enfermedad se hubiera curado o estuviera inactiva.

“Se acepta que Belgrano había muerto de una insuficiencia cardíaca secundaria a una valvulopatía reumática, complicada con una cirrosis hepática de origen cardíaco (es proverbial la templanza del general Belgrano, por lo que se puede descartar en absoluto su origen alcohólico).

“Falleció a los pocos días de haber cumplido 50 años.

“No se menciona en ningún documento que las mujeres que lo acompañaron ni sus hijos hubieran presentado signos de enfermedad.”

Seis meses sin cobrar

Señor Director:

“Soy Pina Benedetto, subdirectora y coordinadora del Centro de Experimentación del Teatro Colón. En realidad, debo decir que ya no soy sólo Pina Benedetto, sino la carpeta Nº 1411-D-02 y el expediente Nº 32359-02.

“No he logrado cobrar un peso de mi contrato enero-junio. Hace seis meses que estoy trabajando en el teatro en forma gratuita pero involuntaria, claro está.

“Quizá La Nacion, señor Director, me ayude a conseguir lo que no he podido lograr de ninguna otra manera. Muchas gracias.”

Bolsas transparentes

Señor Director:

“Ultimamente ha crecido en forma considerable la cantidad de cirujas o cartoneros que recorren las calles de nuestra ciudad buscando diversas cosas, revisando bolsas de residuos. Para eso algunos las abren y vacían, y otros directamente las rompen ocasionando una gran cantidad de basura que queda en las veredas y en las calles complicando la tarea de los recolectores.

“Siendo que casi la totalidad de las bolsas de consorcio son negras, entiendo que sería de gran utilidad que fueran transparentes, de esa manera el ciruja o cartonero observaría directamente su contenido sin necesidad de romperlas.”

 

Argentinada

Señor Director:

“Es triste y doloroso confirmar que nuestra fama de «vivos» o «rápidos» ya se haga extensiva entre nosotros mismos. Porque es usual que, como ocurre en nuestro deporte, los relatores recurran a menudo al término «argentinada», para calificar distintos momentos en que se desarrolla un juego y una acción de uno de los contendientes que vaya, a su entender, en lo que califican como una «avivada». La ya famosa «mano de Dios» que nos enfrentó con Inglaterra y que nos ha dado tan triste fama se repite muy a menudo.

“En el partido de rugby de los Pumas con Francia, un try se originó en la rapidez visual y concentración de Contepomi, que cortó el pase de un francés a su compañero y se quedó solo, pudiendo lograr con gran comodidad un hermoso tanto que se sumó a la gran actuación de nuestros Pumas. En ese momento, el relator, a viva voz, festejó el tanto y calificó de «argentinada» la gran jugada del famoso Puma.

“Es duro tener que comprobar que a veces la capacidad de destreza, en este caso en el deporte, es confundida con nuestra lamentable tendencia a aprovechar cualquier oportunidad para demostrar nuestra tan mentada «viveza criolla».

“Este hecho me hace recordar que hace apenas dos meses iba en un taxi por una avenida en Londres a grabar unos temas, al estudio (famoso por los Beatles) Abbey Road, con la London Symphony, y un coche que iba delante de nuestro taxi retomó, sin aviso, violentamente de contramano, en medio de la avenida. El conductor, con gran experiencia, esquivó la maniobra y, como para sus adentros, dirigiéndose a mí sólo murmuró: «Don’t worry he must be an argie» (no se preocupe, debe ser un argentino). «Touché». No hay duda, me dije, somos mundiales.”

Espera cumplimiento

Señor Director:

“Tengo una jubilación ordinaria, Nº de beneficio 16-0-0074595-0-8. Por no ajustarse el haber a lo que corresponde, inicié demanda obteniendo fallo favorable, que no fue concretado.

“Comencé demanda por ejecución de sentencia. El Juzgado Nº 8 de Seguridad Social hizo lugar a la actualización del haber y el pago del retroactivo notificando al gerente de Sentencias Judiciales con fecha 4-12-2001 y fijándole el plazo de treinta días hábiles para su efectivización. Posteriormente, no teniendo respuesta de la Anses se intimó mediante cédula, recibida en ese organismo el 18-4-2002.

“No habiendo la demandada dado respuesta alguna hasta la fecha, hago pública esta situación en espera de su cumplimiento.”

Reserva Ecológica

Señor Director:

“Me dirijo a usted como titular de la Asociación Proteger, con referencia a la nota publicada el 28 de abril, titulada «La Reserva Ecológica ya no se incendia», para refutar algunos de los dichos vertidos en la misma por el funcionario a cargo de dicho predio, Federico Caeiro.

“La Asociación Proteger es una entidad sin fines de lucro, sin relaciones políticas partidarias, étnicas, políticas, ni religiosas, que se dedica a la promoción de la cultura, la educación y el medio ambiente. Nuestros voluntarios trabajan desde hace 10 años en la preservación de los espacios verdes urbanos, especialmente en la Reserva Ecológica de la Costanera Sur.

“1. No es cierto que la reserva no ha sufrido incendios en los últimos siete meses. Los siniestros se han venido sucediendo durante todo este tiempo, y han sido en un 80 por ciento intencionales, tal como venimos denunciando desde 1995.

“A modo de ejemplo, cito tres de ellos, ocurridos el 5 de mayo, el 27 de abril y el 23 de febrero de este año.

En el caso del 27 de abril, se produjo un foco ígneo intencional entre los puestos 1 y 2, que fue sofocado por personal de la Reserva Ecológica, resultando uno de los empleados con una lesión ocular. (Tengo documentación que así lo prueba.)

2º. Los recortes presupuestarios han afectado seriamente las tareas de mantenimiento de este espacio público, así como la prevención y extinción de los siniestros. También se evidencia una falta de insumos, herramientas y elementos de seguridad.

“3º. Los intereses inmobiliarios continúan ejerciendo presión contra este espacio biocultural de gran diversidad biológica que representa el ecosistema pampeano, en peligro de extinción. Cabe destacar que la empresa inmobiliaria Eidico ofrece en sus oficinas de Puerto Madero un folleto de sus edificios con vista a la reserva, donde los veleros reemplazan a los coipos (mamíferos nativos) en la laguna que lleva este nombre.

“4º. En los últimos siete años de los 16 de vida que tiene la reserva no hubo guardaparques ni un cuerpo de bomberos que cuiden las 350 hectáreas que ocupa. Las tareas de vigilancia y mantenimiento han estado a cargo de personal municipal. Ultimamente se sumó a éstas personal contratado, entre ellos algunos bomberos que cumplen las funciones de seguridad en la entrada del predio, pero son solamente seis por fin de semana.

“Deseo destacar que la labor de nuestro servicio voluntario en la Reserva Ecológica se tradujo en la realización de obras de infraestructura, como la donación y construcción de un tanque australiano, que abastece a siete autobombas en caso de incendio.

“Entre otras actividades, hemos recogido más de 88 mil kilos de basura de las costas de este predio, mediante periódicas jornadas de limpieza; realizamos visitas guiadas permitiendo que más de 16.200 personas conocieran este lugar único en la ciudad, y llevamos a cabo más de 100 encuentros culturales.”

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?