Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Donación I. Donación II. Alimentos para todos. Chicos por la educación. Problemas en Uruguay. Burocracia. Raúl Soldi. Carcamales. Invitación al robo.
(0)
22 de noviembre de 2002  

Donación I

Señor Director:

"Con el fin de enviar una donación desde Inglaterra, donde vivo, me comuniqué con María Soledad Romanisio, la coordinadora general de Comedores Infantiles de San Salvador de Jujuy, quien recibe donaciones en la ciudad de Córdoba, para su redistribución.

"En junio envié encomiendas con ropa usada, en muy buen estado, a la dirección de la señora Romanisio en Córdoba. Se imagina mi estupor y desilusión cuando el 18 de noviembre, recibí de vuelta las encomiendas. Inmediatamente mandé un correo a María, comentándoselo.

"Su respuesta me dejó totalmente estupefacta. Al recibir ella la notificación del correo de Córdoba, se presentó en la oficina indicada. Luego de pasar por dos despachantes, le mostraron los paquetes por retirar. Los abrieron, vieron que era ropa usada, y le preguntaron si los iba a retirar. Les respondió contenta que "por supuesto", pero le prepararon una factura por $ 420 pesos argentinos por paquete. Eran cinco paquetes de menos de 2 kg c/u. Cabe aclarar que las reglas internacionales de correo estipulan que si un paquete pesa menos de 2 kg, no debe pasar por Aduana. Simplemente es entregado a destino, por el cartero.

"Ingenuamente, tal vez, pensé que el país se uniría para tratar de ayudarse mutuamente en este terrible trance que está pasando. Ya no tengo más ilusiones."

Patricia Young

Inglaterra

Sykesyoung@aol.com



Donación II

Señor Director:

"Escribo esta carta después de enterarme de lo que sucedió con la donación que enviamos para las personas de Tucumán. Yo leí el artículo de Anthony Faiola en The Washington Post el 6 de agosto. Describía a una familia que necesitaba desesperadamente comida para sus hijos. Siendo madre de dos niños pequeños, no podía imaginarme la agonía de verlos morir de hambre. Al comunicarme con el diario, me pusieron en contacto con un grupo de personas, casi todas madres, que estaban organizando el envío de un container que sería enviado con la ayuda de Medical Missionaries y del embajador argentino.

"Llenamos el container con comida no perecedera, leche en polvo (fórmula para bebes), pañales, jabón, sopa, arroz, vitaminas y ropa. Los item eran nuevos y tengo los recibos para comprobarlo.

"Estoy extremadamente triste porque Santiago Orresta murió, mientras que nuestro envío era retenido en la aduana. Es enfurecedor escuchar a Mario Das Neves hacer falsas acusaciones sobre lo que enviamos."

Gretchen McLeish

GRMcLeish@aol.com



Alimentos para todos

Señor Director:

"El agro argentino produce suficiente materia prima para alimentar a 300 millones de personas. Con el 10% de esta producción, se podrían alimentar 30 millones, aproximadamente los que somos.

"Hoy, el campo argentino aporta, además de los impuestos tradicionales, el 20% de su producto vía retenciones, aporte más que suficiente para alimentar una vez y media a toda la Argentina, o más de cuatro veces a la población por debajo de la línea de pobreza.

"Pero los chicos se nos mueren de hambre. ¿Adónde va a parar este esfuerzo extraordinario del campo, que no sólo produce cosechas récords, sino que deja el 20% de su producción directamente en las arcas del Estado?

Carlos Alonso

Ing. agrónomo

Río Cuarto (Córdoba)



Chicos por la educación

Señor Director:

"El 21/11, LA NACION difundió en su sección de Cultura un artículo sobre cómo alumnos de la escuela primaria combaten la deserción escolar. Asombrado leí sobre la presentación de 320 guiones de avisos publicitarios ideados por los propios estudiantes que se proyectarán a partir del 1° de diciembre.

"Más de 20.000 chicos de 6° y 7° grado de escuelas primarias participaron durante tres meses redactando guiones publicitarios para explicar a otros chicos el valor de la escuela para dar batalla a la deserción escolar.

"En esta época donde la violencia y los excesos parecen reinar en la televisión por fin se idea un espacio de reflexión sobre un problema fundamental que aqueja a los miles de argentinos sin recursos que ven plasmadas sus oportunidades futuras por falta de educación.

"De acuerdo con el jurado, "el 90% de los guiones tenía frases finales claras y con mucha fuerza, porque los chicos hicieron jugar la simplicidad que los caracteriza". Me sorprendió que estos niños vean tan claro la necesidad y la importancia que tiene la educación en sus vidas. Espero que Dios les dé a nuestros gobernantes la claridad con la que miles de chicos ven el problema que aqueja a nuestra sociedad y que más personas se sumen a los esfuerzos de organizaciones, como la Fundación Cimientos, a combatir la deserción escolar."

Santiago Cotter

DNI 22.9991.133

santiago.cotter@csfb.com



Problemas en Uruguay

Señor Director:

"Toda persona es culpable hasta que se demuestre lo contrario. No es un error de concepto, es lo que está ocurriendo en el Uruguay.

"Con el pretexto de verificar la última entrada de mi auto como turista a dicho país, y bajo un procedimiento terriblemente violento, autoritario e inhumano para conmigo y mi hija de cuatro años, personal de Aduana de Nueva Palmira, departamento de Colonia, juntamente con policía (participación ésta totalmente prohibida por el Ministerio del Interior) se me incauta el vehículo bajo sospecha de presunta infracción aduanera, el 29 de mayo, a las 13 horas.

"Desde ese día no supe más del auto, ni dónde está, ni quién tiene las llaves, ni siquiera me han dado inventario alguno. Aún no sé cuál es la supuesta infracción.

"Somos varios los argentinos que hemos sufrido estos terribles procedimientos. Tampoco el consulado argentino en Colonia parece que puede ayudarnos, aun habiéndose preocupado por el tema.

"En este punto me pregunto qué es el Mercosur."

María Felicitas Cerruti Carrick

CI 6.948.398



Burocracia

Señor Director:

"El lunes 18 concurrí a las oficinas de AFIP, en Perón 867. Llevaba un formulario que me remitió la revista Hola, para que se dejara constancia que soy residente en la Argentina. Me dirigí al mostrador de Autónomos. De allí me enviaron al primer piso, porque se trataba de una certificación de residencia. En el mostrador, una persona dijo no conocer el trámite, pero que iba a preguntar. Efectivamente, me derivó a otro lugar. Allí, se me pidió que redactara una nota, solicitando la certificación de mi residencia en el país. Para ello, debía volver a la planta baja, para que me entregaran un formulario: "¿Qué necesitás?", me dijo quien me atendió. Tengo 63 años, bien advertibles. Pasé por alto el trato, y recibí un formulario, donde debía escribir la nota. Lo hice y volví al mostrador del primer piso.

""¿Trajo fotocopia de su documento?". Como no me lo habían pedido, tuve que bajar nuevamente e ir a una casa de fotocopias. Regresé con la nota y un lacónico: "Falta poner el número de la ley que recoge el acuerdo con España para evitar la doble imposición fiscal...", cayó nuevamente sobre mí. Se me facilitó un fichero y copié el requisito pedido. Se me selló la copia y al preguntarle cuándo estaría la certificación, la persona que me atendió se volvió hacia otra con un: "¿Cuánto tarda una certificación?". "Quince días", fue la respuesta. "Venga de todas maneras antes, por si está o le falta algo".

"No entiendo por qué tuve que pasar por cinco empleados distintos. El texto que dejé, para certificar, es el siguiente: "Las autoridades fiscales en la Argentina certifican que en cuanto les es posible conocer, Don N.N. es residente en la Argentina, en el sentido del convenio entre España y la Argentina. Fecha, firma y sello"."

Roberto Sebastián Cava

Colaborador en la Argentina de la

revista HOLA. Miembro de

Número de la Academia

Argentina de Ceremonial

LE 4.286.823



Raúl Soldi

Señor Director:

"A raíz de la nota del 13 del actual sobre la muestra de la obra de Soldi en el Palais de Glace, rememoré una acción que pone de relieve la grandeza, desinterés material y confianza en el prójimo, que caracterizó la vida del maestro.

"Transcurría el año 1982 cuando el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de esta ciudad de Buenos Aires decidió solicitar a Soldi, autorización para reproducir en la tapa de su revista Universo Económico, un dibujo que es una expresión de soberanía y libertad realizado con motivo de la Guerra de Malvinas y que había sido publicado en LA NACION en octubre de ese año.

"En nombre de la institución profesional, visité con mi esposa al matrimonio Soldi que nos recibió en su atelier, para concretar la gestión que se me había encomendado, cual era, en caso favorable, lograr el original para su reproducción.

"Y aquí está la impensada e increíble anécdota. No sólo manifestó de inmediato su acuerdo sino que puso en mis manos el preciado dibujo. Su gesto nos impresionó. Le expresé cómo haría para formalizar su traslado (qué debía firmarle) y me respondió: simplemente tomándolo con sus manos; cuando el Consejo lo desocupe me lo devuelve, lo que se concretó en el menor tiempo posible."

Washington Dante Illescas

Académico de Artes y Ciencias

de la Comunicación

washington@ciudad.com.ar

Carcamales

Señor Director:

"Se equivoca doblemente la escritora Isabel Allende al afirmar: "Los hombres de 60 o 70 años de hoy son unos viejos carcamanes (sic), aunque hay excepciones". (LA NACION, 17-11, página 14).

"Se equivoca la escritora al confundir "carcamán", con "carcamal", según el diccionario Salvat, editado especialmente para LA NACION, en 1992: "carcamán" significa "barco viejo"; en tanto que "carcamal" es una designación de "persona vieja y achacosa; de pocas luces, tonto" (textualmente).

"En segundo término, la señora Allende parece ignorar que el deterioro físico y mental es un proceso inevitable, que comprende a las personas de ambos sexos. Ellas y ellos, al paso de los años, van perdiendo la cantidad y funcionalidad de sus neuronas, sus hormonas y enzimas, la calidad de su fuerza muscular y, en general, todas sus estructuras.

"Sin entrar en el lugar común de mencionar que contribuyeron al progreso de la humanidad tantos sesentones y setentones, permítame mencionar una expresión que creo valiosa: "Si vas a decir lo que piensas, piensa lo que vas a decir". Palabra de octogenario."

Dr. Josué Muchnik

Bioquímico

LE 423.118



Invitación al robo

Señor Director:

"Vivimos mal los argentinos y parece ser, paradójicamente, que nos la arreglamos para vivir, en lo posible, peor.

"Mi carta es en referencia a las enviadas por el ingeniero Guillermo E. González Lima y la del señor Carlos Mansilla acerca de la obligatoriedad de pegar la oblea de gas en el parabrisas. Con dicha disposición, los argentinos volvemos a sentir o presentir ese lamentable cosquilleo interno que nos produce la duda de que si las auroritdades nacionales, en este caso las de Enargas, legislan o reglamentan, ¿en favor de quién, de la ciudadanía, de la gente, del pueblo? ¿O de los ladrones o delincuentes?

"Hacer un viaje por la ruta 8 a Río Cuarto es un verdadero calvario, pues luego de hacer la extensa cola para cargar gas, he sido tratado como un delincuente por no cumplir con las disposiciones legales de tener la oblea pegada en el parabrisas. De nada sirve intentar demostrar con la oblea o con la cédula amarilla, que no soy yo el delicuente. Todo esto es parte de la histeria argentina que lamentablemente nos toca vivir.

"Al ingeniero González Lima por cumplir con la "ley", le robaron el auto; a mí para no poner en riesgo la vida de mi familia y mantener el poco capital que me queda, no me cargan gas a pesar de tener toda la documentación que certifica que todo está en regla. Entonces me pregunto: ¿qué angel endemoniado rige las mentes de los directivos de Enargas? "Peguen la oblea para que les carguemos gas". ¿En qué auto me van a cargar gas cuando con la oblea en el parabrisas invito a que me lo roben?

"¿Es histeria o no lo nuestro?"

Marcelo Suárez del Cerro

DNI 11.703.686

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.