Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: A la conquista del voto. Errores. Ecos de una carta. Preguntas omitidas. La buena voluntad. Anorexia educacional. Rectifica.
(0)
2 de mayo de 2003  

A la conquista del voto

Señor Director:

"El 28/4 el doctor José Claudio Escribano, en un interesantísimo análisis de las elecciones, menciona en un párrafo que "una parte del capital de votos de López Murphy irá el 18 de mayo a las huestes de Menem, lo proponga o no el jefe de esa nueva fuerza". El mismo día, Fernando Laborda menciona una encuesta de Catterberg y As. de marzo, en la cual se indagó a los adherentes de López Murphy por su opción para la segunda vuelta, y el 16% se volcaría a Kirchner, y sólo el 2% a Menem.

"Como adherente a la propuesta del Movimiento Federal Recrear, me cuesta mucho relacionar a López Murphy con Menem. No son equivalentes ni vecinos la humildad, la transparencia, la honestidad política, moral e intelectual del primero, y los rasgos distintivos que ventila el segundo, donde la soberbia campea cotidianamente en su discurso, y donde parecería tomarnos sistemáticamente de estúpidos a quienes lo escuchamos, hablando de que fue víctima de oscuras fuerzas al haber terminado preso, como si el contrabando de armas no hubiera existido, y no fuera un juez federal quien decidió su suerte, y no los ejecutores de la represión, que sí lo hicieron en la década del 70 los mismos que él se ocupó de indultar siendo presidente. Ni tampoco en materia económica resultan asimilables, ya que López Murphy propone lo que profesionalmente ha elaborado como lo mejor para el país, mientras que Menem propone lo que políticamente cree es el mejor soporte para su proyección personal. "Los argentinos no comen vidrio", sostiene, mientras nos ofrece variados platos con ese invariable ingrediente para nuestras cotidianas dietas.

"Las sistemáticas contradicciones de Menem se encuentran en las antípodas de la coherencia del discurso de López Murphy.

"Entonces, el voto independiente deberá ser activamente conquistado, y el hecho de haber descartado a un candidato, no habilita al otro a creerse su dueño natural. El fantasma de la abstención, votos nulos o en blanco sobrevuela al ballottage. Es hora de que quien pretenda nuestra voluntad, se esmere con sus propuestas, actitudes, discursos y colaboradores adjuntos. De Kirchner puede decirse que se anotó un poroto con el ministro Lavagna, pero su falta de decisión en materia de derechos humanos en Cuba puede jugarle en contra. La abstención votada en la ONU por el presidente Duhalde no lo inhibe de reclamar enfáticamente por la libertad de los disidentes presos. El tema merecería ser tenido en cuenta."

Errores

Señor Director:

"En tiempos en que se siembra la confusión por todos lados no se deben dejar pasar errores flagrantes que conducen a ideas falsas. El señor Armando Ribas sostiene en su carta del 26/4 tres inexactitudes que merecen ser aclaradas:

"1) Que la guerra de 30 años "eliminó a la mitad de la población de Europa", lo cual es imposible pues debieron morir todos los hombres -incluidos los niños- puesto que las víctimas dentro de la población civil solían ser mínimas en las guerras hasta el siglo XX.

"2) Que "los chicos argentinos calzaban borceguíes en medio del hielo en las Malvinas", habiendo sin duda querido decir "en medio de la nieve", lo cual es bastante distinto.

"3) Que Pío XII "fue incapaz de detener el Holocausto en Alemania cuando era nuncio", lo cual es un grueso error pues en 1929 volvió a Roma, o sea, antes de que Hitler asumiera el poder y diez años antes de que empezara la Segunda Guerra Mundial."

Ecos de una carta

Señor Director:

"Por intermedio de la presente deseo agradecer la publicación, el 8/4, de mi carta "Un mundo diferente", que remití a esa sección.

"Fue una gran satisfacción, que se sumó al recibir el saludo de muchas personas, algunas incluso desconocidas.

"Tal como lo comentaba en mi carta, mi amiga -residente en Nueva York- casi con seguridad viajará a Buenos Aires para estrecharnos en un fuerte abrazo y rememorar aquella primera carta de 1954.

"No creo que sea insólito; debe haber muchos casos como el nuestro, pero mi amiga al recibir una fotocopia de la carta publicada en LA NACION, no pudo dejar de sorprenderse ya que según me comentó, es de muy difícil acceso penetrar en la intimidad de los grandes diarios neoyorquinos.

"Por todo eso, mi más sincero agradecimiento, junto al de mi señora esposa, que fue la segunda sorprendida porque yo no le había comentado el envío de mi carta a LA NACION."

Preguntas omitidas

Señor Director:

"Los movileros de la televisión ven el árbol de la pregunta trivial y no ven el fondo del bosque.

"Cuando Moreau dijo que perdió por culpa de De la Rúa, nadie le preguntó si a él le faltó personalidad y atractivo en su propuesta.Tampoco le preguntaron si el apoyo de Alfonsín no lo había perjudicado.

"No le preguntaron a Menem, que no ganó en primera vuelta, qué pensaba del efecto rechazo.

"Y no le preguntaron a Castells cómo interpretaba el bajo porcentaje de votos en blanco y anulados, y si no fue prematuro ir a festejar al Obelisco.

"Ni a Rodríguez Saá por qué sigue eligiendo mal sus colaboradores, como Posse, Rico y Moyano.

"O a Patricia Walsh, por qué no fue alternativa. Y podemos seguir, pero parece que de muchos temas no se habla."

La buena voluntad

Señor Director:

""No vaya a votar" y "Usted no es tan importante" son las dos únicas frases que se pueden reproducir de un escueto y soez anónimo que recibí pocos días después de aparecer en esta sección una carta de mi autoría (6/4), titulada "Peripecia electoral".

"Haciendo caso omiso de esa advertencia me dirigí a cumplir con la obligación cívica. Llegué con el firme propósito de no poner nuevamente en peligro tanto mi integridad física como la de aquellos que deben subirme con la silla de ruedas por la peligrosa escalera de acceso del colegio Santa Teresa de Jesús, en la avenida Las Heras y Scalabrini Ortiz.

"No voy a negar que pese a que ninguna autoridad responsable se hizo eco del problema, tenía esperanza de que dicha publicación hubiera despertado cierto grado de conciencia.

"Afortunadamente, en esta oportunidad todo resultó distinto, pues un agente de policía espontáneamente se ofreció a colaborar y a los pocos minutos me indicó que podía ingresar por otra entrada de la planta baja.

"Allí esperaba el presidente de mesa, que había bajado con la planilla del padrón y la urna correspondiente hasta un cuarto oscuro especialmente habilitado para estos casos.

"Quiero resaltar, con esta carta, que con buena voluntad e idoneidad podemos empezar a transitar el tan ansiado camino de nuestra recuperación."

Anorexia educacional

Señor Director:

"Año tras año venimos asistiendo, unos como espectadores y otros como protagonistas directos, a la decadencia abrupta que sufre la educación en nuestro país, consecuencia de innumerables factores que hicieron que se transformara en una educación totalmente anoréxica.

"¿Cuáles fueron las causas de tamaña patología? ¿Podría haberse evitado una situación de extrema gravedad? Dar respuesta a tan comprometidos interrogantes nos llevaría a delinear un tratado exhaustivo de una enfermedad recurrente.

"Sí es innegable que ella marchó en paralelo a otra anorexia que aquejó y aqueja al Estado argentino, llamada "institucional", donde la atrofia es el resultado patético ya conocido. Atribuir dicha enfermedad a la "responsabilidad" que todos deberíamos haber tenido para que ello no sucediera, es equilibrar el comportamiento por el hilo conductor del criterio y la razonabilidad, dado que una nación se considera sólidamente constituida cuando los soportes de la educación sustentan el peso de cualquiera de los avatares que pudieran socavarla o debilitarla.

"Es ahí cuando entran en juego los anticuerpos, en tanto y en cuanto el organismo institucional haya sido debidamente sostenido a rajatabla por una alimentación de excelencia.

"Recuperar el peso que la educación necesita -y de esto debemos ser conscientes- es una tarea urgente; de seguir demorando su recuperación los argentinos, especialmente las futuras generaciones, emprenderán un viaje sin retorno."

Rectifica

Señor Director:

"El 26-10-99 les remití una nota en la cual me refería a un error publicado por ustedes en un listado de presidentes argentinos, en el cual indican que el general Agustín Pedro Justo falleció en enero de 1932 (aunque gobernó hasta el 20 de febrero de 1938). El listado fue publicado nuevamente el 27-4 con el mismo error. Una vez más, me veo en la obligación de reiterar que mi abuelo falleció el 11 de enero de 1943 y que, además de militar, fue ingeniero."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.