Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: La inundación. El mal menor. Atrapados sin salida. Robo. Saramago y Auschwitz. Embajador en el Vaticano. Críticas a una gestión. Esperanzado.
(0)
11 de mayo de 2003  

La inundación

Señor Director:

"Llaman la atención las duras críticas que recibe el gobierno de la provincia de Santa Fe respecto de este tema, máxime cuando proviene de quienes no tienen conocimientos profundos sobre aquél.

"Al respecto, es conveniente aclarar:

1) Los barrios en donde se produjo el fenómeno nacieron como asentamientos y como tales crecieron y se desarrollaron de esa manera, sin tener en cuenta ciertas precauciones hidráulicas.

2) El río Salado, que es mucho más importante porque influye sobre una de las zonas más ricas del país (agricultura, ganadería e industria), está influido por un régimen de lluvias que es lo que le da su caudal. Si llueve intensamente, como ocurrió en este caso, desborda de su cauce y comienza a buscar zonas bajas, tanto campos como pueblos.

"Cabe destacar que en la zona llovieron 1500 mm en una semana, algo atípico, pero sucedió, como también podrían haber caído 2000 o 5000 mm.

"Pensar en una obra que garantice la totalidad de los fenómenos es imposible a un costo lógico y accesible.

"Pensemos que las inundaciones no sólo suceden aquí. El río Mississippi, cuando desborda, y lo hace con frecuencia, causa desastres cuyos valores medidos en dólares superan los 11 dígitos.

"En Europa sucede algo similar en España, Italia, Francia y otros países, donde arrastra lodo, rocas y destruye a su paso pueblos enteros.

"Como corolario podríamos decir que ni el gobierno de Santa Fe ni el gobierno nacional tienen culpa de lo sucedido. A los pobladores, que si quieren proteger sus bienes deberían construir sus propiedades con una cota superior a los 3 metros, sin que esto último sea una garantía total frente a los fenómenos inusuales."

El mal menor

Señor Director:

"Todo indica que tras la próxima elección, y más allá de nuestras preferencias, de ganar Néstor Kirchner iremos directamente a un punto en el cual el desencuentro de los argentinos se ahondará profundamente. Sería difícil para un amplio espectro de la ciudadanía soportar un gobierno ejercido en gran medida por un sector de los enemigos de ayer que nunca aceptaron el fin del enfrentamiento.

Hace muchos años , en Ezeiza, la ortodoxia del justicialismo impidió en una feroz lucha el copamiento de la conducción de ese movimiento por las huestes montoneras ya impregnadas de un marxismo y autoritarismo inocultables. Volvieron por el mismo objetivo escudándose con Héctor Cámpora, y fue el propio Perón quien los marcó y marginó. Hoy, varios de ellos, que siguen con los ojos en la nuca, pretenden volver tras la máscara de Kirchner increíblemente fabricado por Duhalde. Basta mirar los apoyos que recibe para advertir lo que viene. Montoneros y miembros de la tendencia reciclados serán gobierno.

"No se puede negar ni tener duda de que Carlos Menem tiene, para muchos, defectos de peso que llaman al rechazo, pero también tiene virtudes y de ellas la principal es su respeto irrestricto por la libertad, tal cual dio pruebas durante los años de su presidencia en los cuales los ciudadanos, las instituciones y la prensa gozaron de una libertad no igualada con anterioridad en muchas décadas. La unión nacional sólo puede provenir del pleno ejercicio de la libertad, y en ese sentido Menem es quien la puede asegurar, siendo éste un reconocimiento que quienes no somos justicialistas tenemos la patriótica obligación de realizar para bien de todos.

"En el país subsisten procesos judiciales abiertos en los cuales se encuentran arbitrariamente detenidos miembros de las FF.AA. por hechos ocurridos hace más de 25 años, motorizados ideológicamente por los enemigos del justicialismo como claramente lo marcó el propio Perón. Esa persecución no se detuvo ni siquiera ante las garantías constitucionales consagradas para preservar el orden y la libertad en el marco de la ley, y el mismo Kirchner anunció su propósito de continuar abriendo esos procesos.

"Numerosos ciudadanos, a pesar de no pertenecer al justicialismo, deberemos optar entre dos candidatos de ese partido, circunstancia que por sí misma indica que ninguno de ellos satisfará nuestros deseos, por lo cual deberíamos preguntarnos cuál es nuestra obligación ciudadana y, en ese sentido, no debemos elegir el mal menor sino votar por lo positivo que puedan ofrecer los candidatos. Más allá de los gustos, Menem nos asegura la vigencia de la libertad, la recuperación del orden y la seguridad personal, que es lo que necesitamos para poder seguir expresándonos sin limitaciones. No podemos pretender más que eso, que de por sí ya es mucho."

Atrapados sin salida

Señor Director:

"De mi parte, expreso mi comunión de ideas con la Dra. Jurado, a quien admiro incondicionalmente. No voy a votar. No quiero mediar a nivel nacional en la interna de los dos «capos». No voy a votar a un peronista nunca.

"Lo vi nacer (al peronismo), amargó mi juventud, mi madurez y ahora mi vejez. Alvaro Mutis dijo que mientras exista el partido peronista la Argentina no resurgirá. Estoy con él. Admiro el optimismo de la Dra. Jurado. Yo creo que nuestros hijos y las generaciones futuras no tienen salida. Me siento como posiblemente el 40% del electorado no peronista: exiliada en mi propia patria."

Robo

Señor Director:

"Quiero advertir a los usuarios de Autopistas Urbanas (AUSA) lo que considero un verdadero abuso.

"Hace unos días, mi PASE (el aparato electrónico que permite no detenerse para abonar el peaje) comenzó a funcionar mal, por lo que resolví llevarlo a la casilla correspondiente. La señorita que me atendió lo abrió y encontró la batería suelta, por lo que me sugirió cambiarlo. Dejé el mío y me entregó otro PASE usado.

"Conclusión: un negocio redondo para los operadores de estas autopistas, ya que reciclan y entregan un «nuevo» PASE usado al increíble precio de 43,65 pesos.

"Me pregunto cómo debe llamarse esta transacción. Creo que de un solo modo: ¡robo!"

Saramago y Auschwitz

Señor Director:

"La frase polémica de José Saramago, «como Auschwitz», reproducida en LA NACION del 6 del actual (Pág. 10) –afirmación ya efectuada por él en otras oportunidades–, me provoca una profunda duda. ¿Habrá leído el eminente escritor portugués el libro de su colega italiano Primo Levi, «Si esto es un hombre»? Me atrevo a pensar que no lo ha hecho y tampoco alguno de los otros muchos ejemplos de la literatura respecto de Auschwitz. Mi osadía se basa en no encontrar fundamento para su desigual «comparación». Y en esta misma línea de pensamiento audaz creo que nunca tuvo oportunidad de hablar con un sobreviviente de Auschwitz, que lleva un número tatuado en su brazo.

"En cuanto al libro de Primo Levi, en 1998 lo publicó Muchnik Editores en España. Fundada en mi suposición, me arriesgo a proporcionar este dato para facilitar a Saramago la posibilidad de tener un ejemplar en sus manos. Y además, si tuviera tiempo para leerlo, ¿seguiría opinando de la misma manera?"

Embajador en el Vaticano

Señor Director:

"A raíz del artículo del diario LA NACION del día 10 de mayo de 2003, titulado «Recomiendan suspender al embajador en el Vaticano», deseo manifestar:

"He sido sometido a un sumario en el que se me atribuyó haber formulado manifestaciones que nunca dije, circunstancia que ya antes de la apertura del sumario puse en conocimiento de las autoridades de la Cancillería.

"No existe ninguna prueba relevante en el sumario que acredite lo contrario, pues mal puede probarse aquello que nunca existió.

"El propio sumariante, el doctor Mischutin Nougués, reiteradamente convocó a la autora del libro para que ratificase la verdad de las manifestaciones que me atribuyó. Sostenía el funcionario sumariante que ello era imprescindible para acreditar la veracidad de las manifestaciones contenidas en el libro. Hete aquí que la autora no sólo no compareció sino que abandonó el país, donde, según informó la propia prensa local, tiene un pedido de captura formulado por un juez federal de la Capital.

"Sugestivamente, y a pesar de no contar con ese testimonio considerado «esencial» para establecer la verdad real de los hechos, todas las personas que han tenido intervención en las distintas etapas del sumario decidieron seguir adelante con el procedimiento, habiéndose llegado, según LA NACION, al resultado mencionado en el artículo que aquí se comenta.

"También he podido ratificar la inexistencia de las declaraciones que se me atribuyen en sede judicial, a raíz de una querella que por el mismo motivo fue incoada antes de la apertura del sumario.

"No puedo formular comentarios respecto del contenido de la resolución a la que se alude en su nota debido a que, de momento, la desconozco."

Críticas a una gestión

Señor Director:

"En la carta publicada el 13-4, el presidente del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, José María Fernández Ferrari, afirma que esa institución está «para velar por los principios éticos del hombre», pero sus palabras no dan fe de lo que hizo y hace durante su gestión.

"En el primer año de su gestión (2001-2002) despidió a 50 empleados, violando el artículo 247 de la ley de contrato de trabajo (ya que no respetó la antigüedad, carga social y especialidad de los trabajadores) y desconoció el convenio de empresa, realizado con Utedyc, vigente desde el 1-4-95, que en su artículo 83 establece la «estabilidad laboral» mientras dure la buena conducta e idoneidad.

"Asimismo, a los empleados despedidos les negó lo fijado por el artículo 16 de la ley de emergencia económica (doble indemnización), alegando una «crisis económica» inexistente. Según surge de datos oficiales, en febrero de 2002 se realizaron 1413 escrituras con un monto total de $ 91.291.646, mientras que en marzo llegaron a 3398 con un monto de $ 245.745.192 pesos, en abril fueron 7605 por un total de $ 587.881.949 y en mayo 7991, que dieron un monto de $ 627.116.230,88 (justamente en este último mes, uno de los mejores en recaudación, hubo más de 30 despidos).

"Mientras tanto, en dicho período, aumentó sueldos a jerarquizados, tomó nuevo personal, siguió invirtiendo miles de pesos en la estructura de los tres edificios que posee la institución, continuó desconociendo el convenio de empresa para el personal actual e incrementó las cuentas bancarias a nombre de la entidad y a su nombre, sin dar cuenta a sus pares.

"Entretanto, los trabajadores despedidos siguen aguardando el cobro de su correspondiente indemnización.

"¿Esta es la forma de «velar los principios éticos del hombre»? ¿Es así como quiere dar «ejemplo» de institución? ¿Es así como defiende la «seguridad jurídica»?"

Esperanzado

Señor Director:

"Invito por este medio a un cambio sincero de los políticos. Desconozco quién será el próximo presidente; creo que se debe terminar de una vez por todas con la fiesta de unos pocos. Recuerdo que en mi niñez se veía a los señores políticos paseándose como cualquier ciudadano; uno se emocionaba, ya que suponíamos el esfuerzo que demandaba trabajar por el país.

"Hoy circulan con vidrios polarizados o con custodias, en general no pueden ni exponerse en lugares públicos, ellos arman las leyes o decretos, manejan los fondos para los desocupados, cortan las calles, confiscan nuestros ahorros, no nos brindan seguridad, ignoran la necesidad de terminar con las inundaciones en el oeste de la provincia de Buenos Aires que ponen en riesgo vidas y funden a los productores, la miseria es cada vez mayor, etcétera.

"Quiera Dios iluminar al próximo presidente, y también ponga en su conciencia que él se debe al país y no a sus intereses personales; de mi parte puede contar con mi colaboración desinteresada para la grandeza de nuestra patria."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.