Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Mitos y realidades. El fenómeno Castro. Una muestra más. Duda existencial. Negocio fenomenal. Parejas homosexuales. Idóneos. Réplica a Sebreli. Ilegibles en el Colón.
(0)
31 de mayo de 2003  

Mitos y realidades

Señor Director:

"En un editorial del 27 del actual, se invita a una "amarga reflexión sobre la forma distorsionada en que son evaluadas las conductas de determinados gobernantes cuando el mito y la fantasía se entremezclan con la realidad". La nota centra su opinión sobre Fidel Castro,y ciertamente los hechos detallados se ajustan a la realidad.

"La realidad no se puede "disfrazar", y no es prudente creer en mitos y fantasías. Desechemos mitos y fantasías y contemplemos realidades. Gobierno autocrático, censura de prensa, juicios a puertas cerradas. Sigamos contemplando realidades. No escuchemos el discurso, sino los hechos reales que describe. Muy pocos países pueden exhibir una menor tasa de mortalidad infantil, una ausencia casi total de muertes evitables en el primer año de vida, acceso virtualmente gratuito a la salud y educación irrestricta e igualitaria hasta niveles asombrosamente altos, condiciones elementales y básicas para el desarrollo digno del ser humano. No las únicas, desde luego, pero tal vez las más prioritarias.

"El pueblo cubano también tiene infinidad de carencias, pero..., ¿en qué medida algunas de sus penurias económicas se deben al férreo bloqueo del autodenominado "mundo libre", que se prolonga desde hace más de 40 años?

"El editorial de LA NACION invita a una "amarga reflexión", y me ha quedado un gusto amargo en la boca.

"Critiquemos lo criticable, pero más que denostar o criticar a Castro con palabras, sería prudente y muchísimo más eficaz demostrar que se pueden obtener esos logros con elecciones libres, libertad de prensa y justicia independiente. Ese es el desafío, en todo caso. Esa es la utopía, el sueño de Luther King. Creer que "un mundo mejor es posible", como dijo Castro en su discurso."



El fenómeno Castro

Señor Director:

"Me llama la atención el fenómeno Castro y lo que genera a su paso, así como que personas muy inteligentes intenten aniquilarlo.

"Independientemente de compartir o no las ideas que lleva adelante sobre su forma de gobernar, creo que el análisis que se hizo en el editorial del 27 del actual no toma en cuenta algunos índices cubanos que vale la pena destacar sobre la salud pública, la falta de desnutrición infantil y la alfabetización de su población.

"Por supuesto que estoy absolutamente en contra de la pena de muerte y de lo que ocurrió en Cuba últimamente. Sólo creo importante ver que no está tan descabellado escuchar lo que alguien con una vasta experiencia en temas fundamentales para una nación tiene para decir. ¿O acaso los "buenos muchachos" del gran país del Norte, quienes tienen en sus manos las soluciones del mundo y las despilfarran en guerras estúpidas y terribles, ofrecen una alternativa loable?"



Una muestra más

Señor Director:

"La atención y ovación dispensada al déspota Fidel Castro en el Parlamento es una muestra más de lo que valen nuestros legisladores. El permiso otorgado por las autoridades de la Facultad de Derecho al autócrata Castro, con su aguerrida banda de guardaespaldas, es también un exceso y una claudicación.

"Ocurre que a los dictadores de izquierda, que suprimen todas las libertades públicas, se los analiza benévolamente con un solo ojo. Al general Pinochet se lo juzgaba con ambos. El señor Aníbal Ibarra, "demócrata grotesco", le entregó una medalla recordatoria al tirano Castro, mientras los dos Fernández (Aníbal y Alberto) se atropellaban para llegar a saludarlo. No comentaré las actitudes de Alfonsín para con Castro porque es otro ostentoso demócrata que suele "olvidarse" de los fusilamientos y encarcelamientos de opositores cuando éstos no son de la izquierda que tanto anhela; tampoco las poco felices declaraciones de la diputada Carrió respecto del siniestro personaje cubano.

"No escapa a mi crítica el presidente Kirchner, demasiado interesado en halagar al tirano. Que algunos millares de estudiantes saludaran al dictador Castro no me llama la atención: el nivel universitario es cada vez más bajo y los resultados y encuestas están a la vista. Seguramente, Gorriarán Merlo habrá festejado tanta algarabía y caos. En fin, unas jornadas lamentables, con dosis de anacronismo político y olvido de las verdaderas tradiciones republicanas de nuestro país."



Duda existencial

Señor Director:

"Tal vez el archivo de LA NACION o alguno de los lectores pueda sacarme una duda existencial.

"El señor Luis "Changüi" Cáceres, mencionado como dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) y participante de una reunión de la "plana mayor del partido" (LA NACION, 23 del actual, página 9, columna 1), ¿es el mismo "dirigente" que en la presidencia del doctor Alfonsín obtuvo un préstamo preferencial del BHN para comprar un inmueble en Recoleta (Jesús Iglesias Rouco dixit et probit)?

"Me hago esta pregunta como viejo afiliado radical y su respuesta me es imprescindible para saber si debo o no ratificar mi afiliación al centenario partido de Alem e Yrigoyen."



Negocio fenomenal

Señor Director:

"Me preocupa el decreto que firmó el ex presidente Duhalde, el último día de su mandato, en favor de Aeropuertos Argentina 2000.

"Recuerdo cuando Menem privatizó la concesión de aeropuertos. Eduardo Eurnekian, titular de AA2000, se comprometió a pagar US$ 170 millones por año, que se dedicarían a mejorar la seguridad de los aeropuertos y de los pasajeros.

"El decreto de Duhalde le otorgó una rebaja de $70 millones anuales. Sin embargo, AA2000 sigue recaudando en dólares (la semana pasada pagué en Ezeiza US$ 18).

"AA2000 hace un negocio fenomenal, gracias al decreto de Duhalde, mientras los argentinos seguimos esperando la radarización y otras mejoras en el sistema aeronáutico que evitarían muchas muertes.

"¿Podrá el presidente Kirchner corregir este "negociado"? El dinero recaudado, ¿seguirá yendo a los bolsillos de unos pocos, o servirá para proteger a los ciudadanos argentinos?"



Parejas homosexuales

Señor Director:

"¿Cuál es el fin que pretenden las autoridades -legisladores y jefe de gobierno- de la ciudad con la sanción de la nueva ley de uniones civiles? Para los hombres y las mujeres esta ley no agrega nada al ya conocido matrimonio, o a la vida en pareja. Entonces daría la impresión de que se ha escondido la intención de dar un respaldo jurídico a las uniones de los homosexuales. ¿Será un primer paso para un futuro matrimonio entre personas del mismo sexo? Convendría recordar que las parejas homosexuales son infecundas, por lo que el bien que se protege jurídicamente en el matrimonio, los hijos, nunca llegarán. No existen las "cigüeñas" para esas parejas. ¡Menos mal!"



Idóneos

Señor Director:

"Que los cargos directivos (y otros menos relevantes) de los archivos, bibliotecas y museos nacionales deban ser provistos por concurso, no por otras razones inconfesables, se considera comúnmente como mero prurito academicista. Pero la cuestión no es tan sencilla como esto sugiere. En primer lugar, tenemos que preguntarnos si el nombramiento "a dedo" en estos casos es tan conforme a la Constitución como les ha parecido a todos los gobernantes "democráticos" que hemos tenido en los últimos 60 años.

"Seguramente no es absurdo sostener que el artículo 16 de nuestra carta magna prohíbe expresamente este criticable método y que su práctica configura una discriminación igualmente prohibida por otras disposiciones de ella. Y si se advierte que esto puede admitirse sin convertir a tales gobernantes o a quienes aspiran a serlo en delincuentes (porque, después de todo, tampoco es un delito no dar cuenta de los actos de gobierno), podemos replicar si no es cierto que la conducción de los entes mencionados por idóneos nos pone en mejor situación para prever que ellos preserven adecuadamente nuestro patrimonio cultural.

"Una persona que sabe mucho de, por ejemplo, archivología, está -por lo menos en algunos aspectos- mejor equipada para asegurarnos que ordenará científicamente los fondos documentales que tiene a su cuidado y vigilará que no se destruyan los de valor histórico de otras dependencias del Estado. Los archivólogos, bibliotecólogos y museólogos pueden no ser hábiles políticos, pero con frecuencia están en situación de hacer lo que corresponde en los organismos donde tienen que aplicar los principios de su ciencia."



Réplica a Sebreli

Señor Director:

"Aprovecho estas líneas para agradecer la publicación de mi carta del 15 del actual, contestada días después por el señor Sebreli y cuyos conceptos respondo.

"El señor Sebreli hace notar todas las falsedades que, en su reciente libro "Críticas a las ideas políticas argentinas", había vertido sobre mi persona y el Centro de Estudios Evolianos, que dirijo. Agrega una serie de inexactitudes:

"a) Alega que su error de información sobre mi persona se debió a que con buena fe se inspiró en el libro del periodista Kollmann, "Sombras de Hitler". Sin embargo, a pesar de no mencionar dicho hecho en ningún momento en su obra ese autor no dice, como en cambio hace Sebreli, que fui expulsado de un colegio.

"b) En su texto no se ha dedicado solamente a relatar hechos biográficos sobre mí, sino que se ha referido también a mis ideas, falseándolas notoriamente. Su falta de seriedad científica, que vinculo exclusivamente con el tratamiento deparado a mi persona y obra, ya que no he leído el resto de su libro, se manifesta en el hecho de que en vez de acudir a las fuentes, como hubiera correspondido a un buen investigador, lo hace con autores de segunda mano, inspirados en manifiesta enemistad ideológica hacia mi persona.

"c) Celebro que haya resuelto suprimir en las futuras ediciones de su libro todas las mendacidades que ha difundido con relación a mí y al Centro de Estudios Evolianos. Lástima que no pueda hacer lo mismo con las nueve ediciones ya publicadas. Sin embargo, dice "no modificar su punto de vista respecto de mi ideología". Lo desafío entonces, ya que insiste en ser un investigador serio, a que me indique en qué párrafos de mis escritos o de la obra que difundo se encuentran las reivindicaciones a la teoría de la reencarnación y a los dioses del Walhalla, que él falsamente me atribuye, entre tantas otras cosas."



Ilegibles en el Colón

Señor Director:

"El que escribe es un fanático abonado a las funciones del Teatro Colón desde hace muchos años. Pero últimamente he notado que el subtitulado, que para muchos de nosotros es fundamental para seguir el desarrollo del argumento, aparece en la pantalla cada vez más oscuro y prácticamente ilegible. Pensé que podría ser que las escenas de esos momentos con su iluminación daban como contraste esa oscura visión de la pantalla. Pero esto se repite contínuamente. Y lo terminé de comprobar comparando la visión del subtitulado de los teatros Avenida y Argentino, de La Plata, cuya luminosidad no tiene fallas.

"Esta comparación la he confirmado a través de las impresiones similares recogidas de otros espectadores del Colón y que tienen que forzar la vista para poder leer el subtitulado, perdiendo entonces la atención de la obra.

"Es una verdadera lástima que esta etapa de florecimiento del Colón se vea lamentablemente, opacada por la calidad del subtitulado. Considero que las autoridades responsables del teatro deberían solucionar urgentemente este problema."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.