Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Actos de corrupción. Aniversario. La misión de la cárcel. Pobreza y delincuencia. Gas y electricidad. Atropello. Mejor, pagar. El juez Quiroga. Las primeras ferias.
(0)
28 de abril de 2004  

Actos de corrupción

Señor Director:

"Si el honorable Congreso de la Nación comprendió rápidamente la necesidad social de aumentar las penas para determinados delitos, propongo que también aumenten considerablemente, y con la misma celeridad, las penas para los funcionarios que cometen actos de corrupción como cobrar sobresueldos, aceptar coimas, arreglar licitaciones, etcétera. ¿O acaso eso no es delincuencia?"



Aniversario

Señor Director:

"Lamento tener que admitir que la celebración por el aniversario de la creación del Estado de Israel (un acto que, según tengo entendido, debía estar teñido de alegría), tuvo aristas bastante desagradables para los que, como yo, salíamos de nuestros trabajos la tarde de anteayer.

"Me refiero, específicamente, al mal trago que me hizo pasar un elegante joven identificado como miembro del grupo organizador, en la esquina de Reconquista y Corrientes. Contra lo que tengo entendido que es mi derecho, para poder doblar por la avenida tuve que mostrar a este joven el contenido de las bolsas que cargaba. Vi que le sucedía lo mismo a una señora con una cartera que, por lo visto, era demasiado grande, y a un señor que tuvo el desatino de transitar ese día por la vía pública con un portafolios.

"Lo que me inquietó más aún fue el hecho de que este joven que quiso revisar nuestras pertenencias estaba acompañado por un policía que, en lugar de impedir este atropello, nos explicó sus razones.

"No cuestiono la preocupación por la seguridad de los participantes de celebraciones de este o cualquier otro tipo. Pero no puedo dejar de cuestionar que, para ello, se dejen de lado tan alegremente los derechos de otras personas."



La misión de la cárcel

Señor Director:

"Luego de leer la carta del ex juez Reto, publicada en LA NACION el 24 del actual, me pregunto, intrigado, asombrado y atemorizado, cómo pudo ser juez de Instrucción si no comprende cuál es la misión de las cárceles.

"La ley 24.660, en su artículo 1°, dispone: "La ejecución de la pena privativa de libertad, en todas sus modalidades, tiene por finalidad lograr que el condenado adquiera la capacidad de comprender y respetar la ley, procurando su adecuada reinserción social, promoviendo la comprensión y el apoyo de la sociedad".

"La pena privativa de libertad tiene por finalidad proteger a la sociedad contra el crimen, separando al condenado del mundo exterior, no para "depositarlo" en la cárcel, sino para lograr su recuperación social, conforme lo establecen las normas adoptadas por el Primer Congreso de las Naciones Unidas sobre "prevención del delito y tratamiento del delincuente" (Ginebra, 1955).

"Cuando nuestra Constitución Nacional (artículo 18) dispone que las cárceles serán "para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas", no sólo dice que la seguridad consiste en evitar que el delincuente vuelva a delinquir durante el tiempo de la condena, sino también, sabiamente, que al mismo tiempo el delincuente debe recibir tratamiento resocializador para su recuperación.

"La pena privativa de libertad es un "castigo-medicina" y la cárcel debe ser "hospital de recuperación social", no depósito de seres humanos que delinquieron."



Pobreza y delincuencia

Señor Director:

"En su carta de ayer, la doctora Irma Lima, ex titular de un Juzgado de Menores de La Plata, invalida la practicidad que, a su criterio, tiene la proyectada baja en la edad de imputabilidad para menores ya que no ve, a través de su experiencia, ningún cambio en la conducta delictiva de menores que trasponen el límite e ingresan en la zona de castigos.

"Pero lo que la doctora Lima y muchos otros jurisconsultos no advierten es que, lo que no cambia al pasar ese límite de edad y hace que el sujeto siga delinquiendo, es la absoluta y notoria sensación de impunidad que tienen los delincuentes, principal causa de su trágica expansión.

"¿De qué temor al castigo se puede hablar si se tiene la clara idea de que ese castigo no llegará?

"Evidentemente hay una edad de inimputabilidad pero el tema está en saber si hoy se es menor a la misma edad que hace un siglo atrás.

"Por último, el repetido argumento básico de muchos políticos "progres" de que la delincuencia se debe a los niveles de pobreza, es muy discutible. Nadie puede negar que existe una obvia relación, pero hace falta algo más que ser pobre para ser un delincuente, y eso merece un castigo. No puede dejar de verse que la inmensa mayoría de los muchos pobres que desgraciadamente hay en nuestro país, no delinque. Es decir, que hay otro componente en la personalidad del delincuente. Una estructura sicológica, una vocación, un instinto, del que carecen los demás. Pensar lo contrario es insultar a los muchísimos pobres y honestos que hay en la Argentina, y que sufren sus injustas privaciones sin que se les ocurra matar a nadie."



Gas y electricidad

Señor Director:

"De acuerdo con todas las explicaciones dadas faltará gas. ¿Quién tiene la culpa? Es harina de otro costal. La realidad es que faltará o que ya falta. Entonces ahora el problema reside en qué vamos a hacer. Los presupuestos familiares, en su gran mayoría, no pueden aumentarse como sucederá si se incrementan las tarifas. Que la industria pare, como se está diciendo, traerá, sin duda, aumento de costos, situaciones de empleo de su personal, incumplimientos de parte de las empresas ya pactados, aquí o en el exterior, etcétera.

"Creo que hay dos cosas que se pueden hacer: a) que con espíritu solidario todos tratemos de gastar menos gas en nuestros hogares y b) que se baje el impuesto que pesa sobre los servicios de gas y de electricidad, que siendo servicios imprescindibles y monopólicos tienen un IVA del 21%. Y también, que se anulen en las facturas de electricidad otros impuestos y tasas que no tienen nada que ver con el servicio y que en sí llegan a pesar sobre el monto final en casi un 50 por ciento.

"Seamos serios, todos, cada uno ante una emergencia grave debe colaborar con la solución, aunque considere que no es su responsabilidad. Las responsabilidades ya se verán o no. Hace dos años que existe la comisión para renegociar los contratos y no se ha hecho nada. Por lo tanto, no esperemos más porque este tiempo que se pierde no hace más que agravar la situación. Entonces, hay que bajar el impuesto del IVA y sacar de las facturas los otros impuestos que no tienen nada que ver con los servicios. Esto es algo que por lo menos debería hacer el Gobierno."



Atropello

Señor Director:

"La solicitud por parte del fiscal federal de Santiago del Estero Alberto Pravia de detención de Gustavo Ick constituye un atropello inadmisible por contrario a los principios y normas más elementales del Estado de Derecho.

"La pretensión se inscribe dentro de una escalada de violencia institucional que se instalara hace tiempo en la provincia, al solo efecto de instrumentar la Intervención Federal de la Provincia en favor de grupos económicos y personajes oscuros que sólo intentan sembrar el caos y la confusión económica a costa de instituciones, empresas y personas, con el único propósito de eludir sus propias responsabilidades y desplazar a las empresas más importantes de la provincia.

"Esta pretensión absurda jamás podría prosperar sin el concurso de sectores políticos absolutamente minoritarios, guiados por un revanchismo absolutamente antidemocrático en el marco de una de las mayores crisis institucionales vividas por la provincia.

"Rechazamos terminantemente toda acusación que cuestione el buen nombre y honor de uno de los empresarios más destacados de la provincia, particularmente la que inspira la pretensión absurda del fiscal Pravia. La responsabilidad que se procura a atribuir a un empresario destacado como Gustavo Ick, ajeno a cualquier tipo de militancia política, ha sido rechazada de modo terminante por el propio afectado, el diputado nacional José Figueroa.

"Las atrocidades de una etapa felizmente terminada, que los santiagueños hemos dejado atrás, jamás pueden justificar atropellos irracionales de esta naturaleza. Estamos siempre a disposición y al servicio de la justicia y confiamos en que disparates de esta naturaleza queden muy pronto en el olvido, como expresión de un intento repudiable de subordinar a la justicia al servicio de intereses inconfesables, convirtiéndola en un instrumento de extorsión económico y atropello a la razón y el derecho."



Mejor, pagar

Señor Director:

"Respecto de la Carta de lectores del señor Iván Bakmas publicada en ayer, me permito comentar que es muy interesante. Sin embargo, aunque como ciudadano y contribuyente tengo los mismos sentimientos, creo que su argumento no nos hace favor alguno ante el resto del mundo.

"La realidad es que el Estado es una institución con continuidad jurídica, situación que nuestros mediocres gobernantes y hasta nosotros mismos tratamos de obviar. En consecuencia, cada administración borra con el codo lo que hizo la anterior y en el exterior no se entiende nuestro comportamiento.

"Mal que nos pese, la única forma de dar imagen de seriedad es cumpliendo con los compromisos aunque sea "dándole menor educación a nuestros hijos en esta instancia" pero asegurando su honestidad y ética que en las futuras generaciones les permitirán "educarse a pleno y valorar la palabra empeñada". En caso contrario, sólo criaremos a semi-delincuentes con difusas ideas sobre el comportamiento pero con alto nivel colegial.

"En definitiva, el razonamiento es que ni una persona ni un país puede vivir o crecer con lo que no le pertenece. En el caso de la deuda del Estado, es un dinero que otros han aportado, ingenua o maliciosamente, pero con nuestra pasividad y aceptación, debiéndose en consecuencia proponer soluciones aceptables para los acreedores y factibles de cumplir para nosotros."



El juez Quiroga

Señor Director:

"Hace algunos días se cumplieron 30 años del fallecimiento del señor juez Jorge V. Quiroga. Según reza la placa ubicada en el frente de la Cámara Criminal y Correccional sobre la calle Viamonte, "integró la Cámara Federal en lo Penal hasta su disolución el 25/05/1973. Fue asesinado por delincuentes terroristas el 26/04/1974".

"El doctor J. V. Quiroga, hoy olvidado, fue simplemente un mártir de la Justicia. Se trató de un hecho de mucha trascendencia histórica que marcó un punto de inflexión significativo en el devenir de los acontecimientos que siguieron posteriormente."



Las primeras ferias

Señor Director:

"Leí el 16 del actual la reseña que hizo LA NACION de la conferencia que dio el señor Abelardo Castillo con motivo de cumplirse 30 años de la primera Feria del Libro. Con el conocimiento que me dan los 39 años en que me dedico a la venta de libros, quiero informar que ésa fue la primera feria realizada en el Centro Municipal de Exposiciones, pero no la primera realizada con el mismo nombre.

"Ya en diciembre de 1965 se realizó una feria en la rotonda del Obelisco. A partir de 1971 y gracias a la visión de ese preclaro hombre que fue Roberto Castiglione y su infatigable colaboradora Marta Díaz, se realizaron numerosas ferias en las calles y plazas de Buenos Aires, entre las cuales menciono las efectuadas en la avenida Corrientes entre Pueyrredón y Paso; avenida Santa Fe entre Callao y Rodríguez Peña; en la calle Florida entre Córdoba y Paraguay, donde en esa oportunidad conocí a Victoria Ocampo; en el pasaje San Ignacio en el barrio de Boedo y, finalmente, la realizada en la plaza del barrio de Belgrano, donde está la iglesia de la Inmaculada Concepción, más conocida como "la redonda". En todas estas ferias participé en mi condición de vendedor.

"Me resulta extraño que se enumeren las ferias desde la primera que se realizó en un lugar cerrado, sin considerar las otras que fueron pioneras."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.