Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Emprendedores. Emprendedores (II). Argentina y Chile. Las Cañitas. Abandono legislativo. Pide comprensión. Aclaración.
(0)
29 de abril de 2004  

Emprendedores

Señor Director:

"Encontré muy interesante el editorial del lunes pasado. Es una realidad que nuestro país necesita emprendimientos e ideas nuevas. Al respecto, podemos hacer mención de la ley N° 25.872 publicada en el Boletín Oficial del 9 de febrero del actual. Esta ley crea el Programa Nacional de Apoyo al Empresariado Joven, mediante el cual se pretende "fomentar el espíritu emprendedor en la juventud" y "brindar herramientas fiscales y financieras [...] con el objeto de crear y afianzar proyectos elaborados por la juventud empresaria". Dicho programa otorga ciertos instrumentos de fomento, entre los cuales se pueden incluir exenciones o beneficios fiscales.

"Además del hecho de que el límite de edad para gozar del programa es de 25 años, y de que el Poder Ejecutivo nacional aún no ha reglamentado la norma (con lo cual aún no se puede estar seguro de qué tipo de beneficios impositivos se otorgarán), podemos decir que es éste un buen envión para el espíritu emprendedor argentino."



Emprendedores (II)

Señor Director:

"Leyendo por Internet desde Canadá el editorial de LA NACION sobre la falta de emprendedores, no puedo menos que expresar mi asombro por lo que considero un diagnóstico equivocado.

"La Argentina necesita reglas claras, no más emprendedores. Si los destinos de las inversiones y emprendimientos están regidos por las caprichosas e imprevisibles reglas del azar, nuestro país no verá más "entrepreneurs".

"Creo que a la Argentina le sobran hombres con voluntad y capacidad de desarrollar proyectos. Sin embargo, faltan hombres responsables de crear las condiciones para que éstos se desarrollen."



Argentina y Chile

Señor Director:

"La crisis energética que afecta a la Argentina ha desbordado las fronteras del país, como puede verse en las noticias de los últimos días respecto de la repercusión que está teniendo en Chile la restricción de envío de gas argentino hacia ese país.

"Soy argentino y vivo en Chile desde hace 6 años. Como nunca, desde que estoy aquí, leo en los diarios y escucho en la radio y la televisión una serie de airadas quejas contra la Argentina, algunas de ellas razonables y con sustento fáctico firme. Sin embargo, he notado que el enojo está virando peligrosamente hacia una crítica generalizada hacia "los argentinos", hacia la falta de seriedad que tenemos como nación, lo que lleva a que ignoremos tratados internacionales y reglas del juego. Esto último no es algo que podamos negar categóricamente, pero la manera de decirlo escurre un velado resentimiento, a veces no tan velado.

"Intento explicarle a mis amigos chilenos que esta crisis no comenzó con la llegada de la actual administración a la Casa Rosada -aunque podrían haberse, si no evitado, morigerado sus efectos-, sino que se arrastra desde tiempo atrás, desde la falta de una política energética integral y coherente. Hay que tener en cuenta que las privatizaciones se hicieron pensado en que, por el sólo hecho de entregar la concesión a manos privadas, mágicamente se solucionarían los problemas.

"Es en estas situaciones críticas cuando se puede ver, de manera clara, la importancia de tener marcos regulatorios adecuados y entes reguladores que funcionen de manera precisa, que controlen el cumplimiento de los contratos y verifiquen que las inversiones se hagan tal como se comprometieron, ya que todo ello redundaría en el beneficio general del país y nos evitaría el escarnio de nuestros vecinos.

"Volviendo a Chile, como se ve, el peligro no sólo es económico. El último domingo, un destacado columnista del diario santiaguino La Tercera señaló en su columna que la política exterior de Kirchner se parecía a la de Galtieri aunque sin el componente militarista. También el precandidato de la oposición para las elecciones presidenciales de 2006 llamó a dar un escarmiento a la Argentina por medio de sanciones comerciales. Estas aseveraciones trascienden a la propia crisis y reinstalan un antagonismo que, creo, se había superado en nuestra relación bilateral, históricamente complicada.

"Los esfuerzos de ambos gobiernos por solucionar la crisis ya han comenzado, sobre todo en el terreno político. Es de esperar que no se inflamen los ánimos y que evitemos confrontaciones que a nadie hacen bien."



Las Cañitas

Señor Director:

"El barrio Las Cañitas es un decálogo de violaciones de las normas de convivencia. A las cotidianas infracciones de restaurantes por ocupación de veredas con mesas, disposición de basura a toda hora y en cualquier sitio y emisión de ruidos molestos, se agregan otras actividades molestas que, ya no por omisión, se desarrollan gracias a la acción de las autoridades comunales: cuentan con la venia del Consejo de Gestión y Participación (CGP) de la zona.

"Una es la feria artesanal que, de tanto en tanto, funciona viernes y sábado en plena vía pública sobre Báez, entre Dorrego y Clay, que hace las veces de discoteca, con difusión de música mediante columnas de parlantes al estilo de los recitales y venta de bebidas alcohólicas hasta la madrugada, amén del corte y consecuente caos de tránsito. Otra actividad con autorización del CGP tuvo lugar el domingo 25 y lunes 26 de abril del actual, cuando una productora de publicidad montó un estudio televisivo en Báez y Andrés Arguibel y trabajó durante esas jornadas en forma ininterrumpida desde las 6 de la mañana (por la instalación de sus equipamientos) hasta después de la madrugada. También hubo música a volumen insoportable, luces enceguecedoras, personal que con megáfonos dirigía a unos 80 extras que saltaban y gritaban con el acompañamiento musical, y corte de tránsito (no dejaron pasar un flete que me traía muebles).

"De nada sirvieron las quejas ante los responsables. Tampoco ante el Comando Radioeléctrico, que se comprometió a enviar un patrullero policial a mi domicilio para tomarme la denuncia. Ni la Fiscalía Contravencional correspondiente que, si bien me aclararon que mediaba una autorización, también quedó en enviar un patrullero para verificar si se violaban normas de convivencia. Aún los estoy esperando, desvelada. Otro dato: el CGP autorizó semejante actividad hasta las 3 de la mañana del martes 27. ¿Sobre qué código de convivencia están discutiendo el jefe de gobierno y los políticos porteños?"



Abandono legislativo

Señor Director:

"En relación a la nota "Unicef, tras un régimen penal juvenil" (23 del actual, página 14), ese organismo requiere que el régimen jurídico de los menores sea tratado sin apresuramientos. Cabe efectuar algunas aclaraciones: la Argentina dispone de un Proyecto de Código del Menor y Leyes Complementarias presentados al Congreso en abril de 1988. Estos instrumentos significaron un pormenorizado estudio de derecho comparado y la consulta a los organismos internacionales (Unicef, OEA, Unesco), de quienes se recibió posteriormente elogios, felicitaciones y agradecimientos. Los proyectos nunca han sido tratados aunque mantienen su estado legislativo.

"Posteriormente, en noviembre de 1989, la Argentina adhiere a la Convención Internacional de los Derechos del Niño, la que ratifica el paradigma de la protección integral y la totalidad de los criterios e instituciones de los proyectos mencionados. La Argentina se compromete entonces a adecuar su legislación en la materia, que data de 1919 al modelo de la Convención. Esta deuda se encuentra aún pendiente. En 1994 la reforma constitucional incorpora a la Carta Magna la normativa de la Convención aunque al presente no se encuentra reglamentada.

"Cada vez que nuestro país acude en Ginebra ante la Comisión de Minoridad de Naciones Unidas para presentar los informes del estado de avance de la protección institucional de la minoridad, sólo puede exhibir la desidia y el abandono legislativo.

"Asistimos ahora a una nueva recomendación de Unicef que desconoce que la Argentina dispone de los instrumentos normativos requeridos, postergados sólo por la sempiterna irresponsabilidad que exhiben nuestros funcionarios, sobre todo cuando hay que legislar temas que no aseguran votos en lo inmediato o no se vinculan a importantes negocios. El director de Unicef solicita el no apresuramiento (sic) en el tratamiento de estos temas. Adherimos a la mesura y al cuidadoso tratamiento, pero es de esperar que no transcurran nuevamente 16 años (los menores de la época de los proyectos son ya mayores) ni que el tratamiento signifique reinstaurar el modelo de la situación irregular que supone retroceder 50 años. En la línea argumental de imputabilidad desde los 14 años, estaremos en breve discutiendo la forma de encarcelamiento de los niños, primero de 13, luego de 12 y así sucesivamente, incrementando nuestra deplorable producción de delincuentes por abandono.

"Por favor, en homenaje a nuestra infancia, que la Argentina no evidencie nuevamente el total abandono político y legislativo de sus futuras generaciones, capitalizando, aunque más no sea por esta vez, los esfuerzos realizados, aunque a primera vista no exhiban beneficio económico inmediato para nadie."



Pide comprensión

Señor Director:

"Lamento que a la lectora Julia Colavecchia la celebración por el aniversario de la creación del Estado de Israel le haya ocasionado alguna molestia, según su queja en la carta publicada ayer.

"Después de los atentados a la embajada y a la Amia, hechos aún no resueltos, toda precaución resulta necesaria en un acto de la comunidad judía. Creo que una vez al año la molestia no es significativa si la comparamos con las molestias que a diario nos tienen acostumbrados muchos de nuestros conciudadanos que protestan, con razón o no, y justamente en la misma zona.

"Yo, como miembro de la comunidad judía, en mi nombre le pido disculpas a la señora y le pido a mi vez un poco más de comprensión y tolerancia."



Aclaración

Señor Director:

"En el artículo titulado "Alsogaray evadió más de $ 600.000", publicado ayer en LA NACION, se afirma que el suscripto negó ante el Tribunal Oral haber analizado la conducta impositiva de la ingeniera Alsogaray durante el transcurso de la fiscalización que la DGI estaba practicándole.

"Esta afirmación es falsa, por cuanto no fui interrogado en ningún momento ni por los jueces ni por el fiscal ni por la defensa sobre la inspección a la que el artículo se refiere. Prueba de lo que afirmo está contenida en la grabación de mi declaración ante el Tribunal. Además, la audiencia fue pública y descuento que un diario del prestigio de LA NACION habrá destacado al menos un periodista especializado en cada audiencia.

"Por otra parte, se hace referencia a una "inusual" participación mía en la investigación fiscal. Al respecto les informo que: a) habitualmente los días viernes a la tarde, durante aproximadamente cuatro horas a lo largo de toda mi gestión, los cuadros de inspección de la DGI, incluidos supervisores y directores de área, debían exponerme los casos en trabajo con potenciales ajustes. De lo que se desprende que "usualmente" controlaba en forma personal el desarrollo de entre 300 y 400 fiscalizaciones como parte de mis tareas.

"En este caso en particular, los resultados fueron haber percibido los impuestos adeudados tal como el diario informa, y b) detectar sellos falsos y documentación adulterada en un estudio contable, lo cual fue denunciado oportunamente ante la Justicia Penal.

"Por lo tanto, con las explicaciones brindadas, considero haber desvirtuado la errónea información publicada así como las actividades "inusuales" que se me adjudican."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.