Cartas de lectores

Maestros. La paz social. Lucha de clases. La deuda externa. Cuenca del Riachuelo. Psicoanálisis. "Tertulia". "Tertulia" II. Volar en un cepo. Compras de la Anses
(0)
24 de septiembre de 2005  

Maestros

Señor Director:

"Mientras no se establezca una autoridad manifiesta de los maestros sobre los alumnos, apoyada por los padres y las autoridades, como pensaba el ilustre prócer Domingo Faustino Sarmiento en el siglo XIX, por más cambio que se establezca en la enseñanza de las escuelas, la educación del pueblo será deficiente."

La paz social

Señor Director:

"En los últimos 30 años, fruto de políticas neoliberales, monetaristas, aperturistas y antiindustriales, se produjo una transformación estructural económica y social. Esta situación de gran declinación social fue acentuándose y el descenso social se instaló como una característica de nuestra realidad. Movilidad social descendente.

"El resto vino por añadidura: el 50% de la población por debajo de la línea de pobreza, enormes tasas de desempleo y subempleo. Los índices más altos de desempleo se observan entre los jóvenes de 18 a 24 años. Dos de cada tres chicos están en la pobreza y uno de cada tres, en la indigencia. En contraposición, avanzaron la droga y el alcoholismo. La fuerza de la esperanza de un futuro mejor se borró en millones de personas.

"Hasta esas barriadas inhóspitas llegó mal la mano del Estado. Clientelismo, prebendas, corrupción. Llegó bien, en cambio, un conjunto enorme de militantes solidarios. El movimiento piquetero es la expresión más avanzada de estas barriadas que salen a peticionar ante los poderes públicos. La movilización les da visibilidad social y amplifica sus voces para dejar de ser el subsuelo negado y enmudecido de nuestra patria.

"La Iglesia ha planteado en más de una oportunidad que una paz duradera sólo puede asentarse en el principio de la justicia. Frente a tanta injusticia y situaciones irritantes, el movimiento piquetero hizo un aporte inconmensurable a la paz de los argentinos. No lo olvidemos. Y no cerremos los ojos ante su reclamo de justicia.

"Se trata, entonces, no sólo de garantizar el libre ejercicio del derecho de peticionar ante las autoridades, sino de responder eficazmente a sus demandas. Sólo así lograremos el sueño de vivir en paz, en una sociedad donde la realización de cada uno sea la condición para la realización de todos."

Lucha de clases

Señor Director:

"Los habitantes del la ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires nos vemos permanentemente atacados por los piqueteros: con palos, con agresiones físicas, con agresiones verbales y cortándonos el más elemental derecho a transitar.

"¿Por qué confrontan con nosotros? La respuesta que encuentro es el principio marxista de la lucha de clases. De hecho ya estamos conceptualmente divididos en dos, piqueteros y no piqueteros.

"La clase así definida, debe tener conciencia de clase, y eso se hace a través de esta práctica miliciana y a través de los discursos de los organizadores que dan sustento ideológico a sus actitudes."

La deuda externa

Señor Director:

"Leo en vuestro diario el 21/9, una noticia en la cual coincido plenamente con la opinión de Françoise Bourguignon, economista jefe del Banco Mundial.

"Si bien el economista mencionado no da ninguna receta, creo que podríamos empezar por cambiar nuestra inercia respecto a la deuda externa (mantenida con el Banco Mundial, entre otros organismos). Sería también conveniente que el propio Banco Mundial, el FMI, y demás acreedores de la Argentina explicaran el destino de los pagos de la deuda contraída por Gran Bretaña y los Estados Unidos con la Argentina luego de la Segunda Guerra mundial.

"También sería algo realmente valiente y correcto, que cada proyecto de ley destinado a aclarar las dudas respecto a la legitimidad de la deuda externa soberana, no caduque en los cajones del Senado o la Cámara de Diputados."

Cuenca del Riachuelo

Señor Director:

"En virtud de nuestras visitas a los barrios con el propósito de dialogar con los vecinos acerca de la problemática del país y de la ciudad, nos reunimos con la Asociación de Vecinos de la Boca, creada a raíz de la inseguridad y que hoy trabaja con intensidad tratando de resolver el grave problema que presenta la cuenca Matanza-Riachuelo, que afecta a varios partidos de la provincia de Buenos Aires, además de los barrios de la Boca, Barracas y Villa Lugano.

"El problema de la cuenca del Riachuelo (ese que hace unos años alguien prometió limpiar en 1000 días) resulta un símbolo más de la decadencia de la Argentina y la ausencia de un proyecto nacional de desarrollo. Concurren en este asunto la ineficacia del Estado, la inacción por la superposición de jurisdicciones y facultades, la impericia en la asignación de recursos, las medidas cortoplacistas, la falta de control, el clientelismo político y hasta el endeudamiento externo.

"Resulta imperioso que el problema sea abordado rápidamente por el más alto nivel político nacional, si es necesario a instancia de las autoridades de la ciudad y la provincia. La contaminación y la polución ponen en riesgo permanente la salud de la población.

"Nos resulta auspiciosa y superlativa la misión de los vecinos de la Boca, y asumimos como propios sus reclamos. El problema de la cuenca Matanza-Riachuelo se incorpora como prioridad a nuestra agenda política, y plantearemos enérgicamente que la Presidencia de la Nación disponga rápidamente de un organismo que centralice la gestión y el poder de decisión y diseñe las medidas necesarias que impidan la profundización de este verdadero desastre ecológico."

Psicoanálisis

Señor Director:

"Las declaraciones del señor Borch-Jacobsen tienen, además de su espectacularidad, una falla metodológica que las invalida. No voy a defender al psicoanálisis, sus logros son tan conocidos que no necesita de mi defensa. Pero sí debo considerar el basamento metodológico de «los resultados sorprendentes a muy corto plazo con otras terapias». Esta versión «puntualista» de la ciencia estaba vigente en los tiempos de Kirchoff, allá por 1880, pero ya a fines del siglo XIX Poincaré señaló que los procesos caóticos están presentes en todos los sistemas. En 1924, Fisher, a la sazón un veterinario inglés, demostró que la variación de un factor altera la totalidad de los demás y, en 1954, Ashby hizo evidente la falacia de intervenir «puntualmente» en cualquier sistema.

"Las computadoras de alta velocidad le dieron la razón a Poincaré: todos los sistemas son inestables y cualquier alteración los lleva al caos. Los sistemas biológicos son los más complejos de todos y, dentro de éstos, los sistemas mentales son el paradigma de la inestabilidad proclive al caos. Una intervención supuestamente específica produce, siempre, consecuencias impredecibles. Los médicos conocen bien la transformación de un eczema en asma o de un estado de pánico en hipertensión. Por lo tanto, estas intervenciones milagrosas parecen tener más una intencionalidad transcultural que un verdadero sustento científico. El modelo victoriano de las personas como máquinas, abandonado ya en el siglo XX por Freud, Einstein, Heisenberg, Born, etcétera, tiende a la adaptación del individuo a las necesidades del Estado, pero no a su mayor felicidad en la vida. El señor Jabobsen podría aconsejar a un país pobre que imprima moneda, lo que haría ricos a todos.

"Lo que está en juego no es el psicoanálisis, sino un modelo de ciencia humana para seres humanos versus otro, aplicable a robots."

"Tertulia"

Señor Director:

"No sin pesar he seguido por los diarios la disputa por realizar una obra artística en la Recoleta, lugar donde descansan mis ancestros, abuelos, padres, amigos, tíos y hermano. Pesar me causa que la Recoleta rodeada de frivolidad y prostitución, quiera ser bloqueada por almas estructuradas que no quieren que nuestros muertos sean agasajados con arte.

"La Recoleta, nuestros muertos, son íconos vivientes de nuestra historia, sin dudas ellos están en perenne tertulia, sufriendo y alegrándose por los desaciertos que en la actualidad cometemos. En fin, por favor abrámonos, hagamos tertulia, llenemos a nuestros muertos de arte.

"Tertulia" II

Señor Director:

"El 18/9, después de visitar la tumba de Eva Perón y de próceres patrios que allí -se supone- descansan en paz, unos turistas europeos se preguntaban azorados cómo es posible conciliar el anunciado espectáculo «Tertulia» con los carteles existentes en los muros externos del cementerio de la Recoleta.

"Pasaba a su lado y entendí mejor el motivo de la sorna. Mirando atentamente se llega a leer: «Aquí descansan quienes nos han precedido en el camino de la vida, es un lugar respetable, que debe ser respetado, no fije carteles ni inscriba leyendas», y firma: GCBA.

"Al verme rodeado y sentirme interrogado sólo atiné a decirles: «Es así... no le busquen lógica... el señor GCBA nos quiere convencer de que debemos hacer lo que él dice mas no lo que él hace... en fin, es parte de la aventura ilógica de visitar nuestra ciudad."

Volar en un cepo

Señor Director:

"El 5/9 me embarqué en el vuelo AR 1756 desde Posadas hacia el Aeroparque. Se me asignó la butaca 9 D, sobre el lado derecho del pasillo del avión, butaca no reclinable, pues el respaldo limita con la fila 10, una de las salidas de emergencia.

"Una ubicación sumamente incómoda, más cuando el pasajero de la butaca anterior reclina el asiento. Prácticamente iba metido en un cepo. Grande fue mi sorpresa cuando me fijo en el asiento 9 C, al otro lado del pasillo: tenía aproximadamente 25 cm más de espacio pues el respaldo de los asientos de la fila 8 de ese lado se encontraba a la distancia tipo. Evidentemente nadie controla nada, o existe una total falta de respeto por los clientes.

"¿Las restantes cosas del avión se controlan de la misma manera? ¿Y los entes de control qué hacen? Pedí el libro de quejas: no existía. Me cambiaron de ubicación, pero no es el caso, pues no había asiento de recambio para los pasajeros de los asientos 9 D y 9 E que estaban en la misma situación."

Compras de la Anses

Señor Director:

"Comparto la opinión de la lectora Olga Ester Otero 13/9, pero me permito complementarla así: lo expresado por el señor Presidente el 22 de julio último, en el sentido de que los jubilados son una «prioridad» del Gobierno, hay que evaluarlo como el delirio eleccionario con que se maneja; prueba de ello es el aumento únicamente de la jubilación mínima, porque comprende a 2.108.800 personas y no a 150.500.

"Además, cabe agregar que el director ejecutivo de la Anses, de reciente regreso de un viaje a Italia, obstaculiza el cumplimiento del fallo de la Suprema Corte del 17/5/05, fundado en que corresponde aplicar la ley 18.037 para los reajustes de haberes hasta el 31 de marzo de 1995."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.