Cartas de los lectores

Ausencias; Juan de Garay; Capricho con el agro; Justicia, no venganza; Cerrar las heridas; Inflación ¿Si o no?; Palermo Hollywood
(0)
17 de noviembre de 2014  

Ausencias

El artículo del doctor Álvaro Abós "El patrimonio cultural es del ciudadano", del jueves pasado, es una pequeña joya que da cuenta con profundidad de las emociones entrañables que siento por mi ciudad. Transitar por ella a pie, o en colectivo, y observar las siete pequeñas estatuas de la orquesta de tangos en la bocacalle de la avenida Corrientes, o llenar los ojos con los jacarandás en flor en plaza Italia o por la avenida Sarmiento son sólo unas mínimas pinceladas de todo aquello que me nutre a diario cuando salgo de mi casa para realizar algún trámite, que en general resulta de poca relevancia al lado de lo que recibo en el trayecto.

Pero aquellos que aman también sufren a causa del mismo amor y es lo que acontece cuando se viaja por la ciudad para volver a ver un lugar emblemático para uno y caer en cuenta de que ya no está. Muchas gracias, doctor Abós.

Pamela Ferguson

DNI 3.741.723

Juan de Garay

Comparto lo manifestado en el artículo "El patrimonio cultural es del ciudadano", de Álvaro Abós, cuando se refiere al modo en que la Presidenta decidió la demolición de la estatua de Colón, lo cual muestra el poco respeto de nuestros gobernantes por bienes que son parte de la ciudad. Estoy en un todo de acuerdo en que se trata de un acto injusto y autoritario. Agrega Abós: "... A pocos metros de Colón tiene su estatua Juan de Garay, que sí era un conquistador de armas tomar, de los que mataban indios...". Disiento de esa apreciación. Aclaro que Juan de Garay, de quien soy descendiente directo, fue un hidalgo español que tuvo un importante papel en la colonización de la parte atlántica de América del Sur. Fundó primero, en 1573, Santa Fe y luego Buenos Aires, el 11 de junio de 1580, para extender la fe cristiana y los dominios de la España civilizadora y fecunda, siendo en ese momento rey Felipe II. En marzo de 1583 sucedió un hecho trágico, poco recordado, en el trayecto de Buenos Aires a Santa Fe: Juan de Garay decidió pasar la noche en tierra. Fue atacado y matado por los indios junto a un franciscano, una mujer y doce soldados.No fue el único. Mucho antes, Juan Díaz de Solís, luego de descubrir en 1516 lo que es hoy el Río de la Plata, fue cruelmente matado y descuartizado junto a sus compañeros por los aborígenes. Es justo recordar el sacrificio de los fundadores de nuestra argentinidad.

Marcelo J. Louge Juárez

mjlouge@gmail.com

Capricho con el agro

Soy uno entre los miles de productores agropecuarios que están sometidos al capricho perverso del actual gobierno de hacernos arrodillar por vaya uno a saber qué retrógrada, perversa y resentida idea setentista. No está claro el porqué de este ensañamiento con quienes son la llave económica para el bienestar general de la Nación. Me preocupa que nuestros representantes en ambas cámaras no puedan ver el desastre que se avecina si no hacen algo urgente para devolver a nuestro sector un mínimo de rentabilidad. Me preocupa la impasibilidad de los gobiernos provinciales y municipales, más pendientes de las elecciones que de la salud económica de sus sectores productivos.

El pato de esta boda lo están pagando primero los productores, luego sus proveedores, siguen los pueblos de los que se abastecen, luego los aparatos provinciales y al final de todo el aparato nacional, por ende, el país entero. La situación de quebranto del negocio ocurre ahora, ya. Quienes forman parte del gobierno nacional y del Congreso deben comprender que el sector no aguanta hasta diciembre de 2015. Es mejor que se interesen en serio por lo que les pasa a los que trabajan para, entre otras cosas, generar el dinero con el que se pagan las dietas.

Difícilmente tomemos las calles para protestar, sólo sabemos trabajar. Quien avisa no traiciona.

Ignacio de Uribelarrea

DNI 13.232.448

Justicia, no venganza

Creo que la muy reciente carta del Papa a la delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal trae consideraciones de enorme valor sobre temas tales como el mal uso de la justicia como instrumento de venganza, la gravedad de las prisiones sin condena y diversas formas de maltrato inadmisibles en las sociedades que se precian de la defensa de los derechos humanos. Quiera Dios que las máximas autoridades de los tres poderes del Estado que han visitado al Pontífice tomen las medidas necesarias para acabar con los padecimientos referidos por el Papa en su discurso que sufren los presos rotulados de "lesa humanidad" por hechos ocurridos más de dos décadas antes de la creación de esa figura legal, es decir, aplicando la ley más severa y en forma retroactiva.

Antonio Asencio

antonioasencio1968@gmail.com

Cerrar las heridas

Pasado mañana se cumplen 40 años del asesinato de mi padre, luego de sufrir diez meses de secuestro a manos de la organización armada Ejército Revolucionario del Pueblo. Esto ocurrió en la ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, luego de un brutal ataque a la unidad militar, que dejó cantidad de muertos y heridos. Es evidente que para todos aquellos identificados con el rencor, el crimen, el odio y el proyecto foráneo que denunciaba Perón la guerra continúa. Por eso rechazan toda idea de finalización del conflicto y, en cambio, alientan y movilizan su perpetuación, envenenando a las nuevas generaciones con falsificaciones históricas.

Es necesario que la clase dirigente tome nota de que buena parte del hartazgo social se funda en su exaltación constante de la confrontación, siendo necesario avanzar en pos de la concordia y la unidad nacional. La mentira, la venganza y el resentimiento sin fin son el motor que alimenta este contexto. Contexto en el cual se olvida el valor prioritario de la paz. La paz, que es condición del progreso de los pueblos. La paz, que ciertamente no se logra con actitudes facciosas. Debemos emprender el camino de la memoria completa y la verdad para lograr la paz. La violencia política de los 70 es un hecho trágico del pasado que no debe seguir deteniendo el presente y futuro de los argentinos.Es muy difícil aceptar cristianamente que el asesinato de mi padre, como el de todas las víctimas, haya sido en vano.

A modo de homenaje, apelo a la conciencia y a la reflexión del pueblo argentino y en especial a la de su clase dirigente, para que, apoyada en los más amplios consensos -que sabemos que existen- nos conduzcan a caminos de concordia y progreso, suturando definitivamente las heridas de nuestra historia reciente.

Silvia Ibarzábal

Vicepresidenta Asociación Familiares y Amigos de Víctimas del Terrorismo en Argentina

Inflación ¿sí o no?

Quiero dirigirme al jefe de gobierno de la CABA para que tome una postura única con respecto a la existencia actual o no de un proceso inflacionario. Y además solicito humildemente que se actualicen los sistemas administrativos para que no sean tan aletargados.

El 23 de agosto de 2014 la rama de un árbol, podada por el gobierno de la ciudad, cayó y dañó parte de mi vehículo. El 25 presenté en el CGP N° 12 la denuncia del siniestro, junto con fotos y presupuestos para la reparación de mi vehículo, con la ingenuidad de pensar que rápidamente iban a tomar cartas en el asunto. La semana pasada (dos meses y medio después de presentado el reclamo) concurrí al CGP a ver el estado de mi trámite y para mi sorpresa me dijeron que la resolución puede tardar un año más. A mi inocente pregunta de si iban a actualizar el monto del presupuesto para llevarlo a su valor en plaza a la fecha de pago, me contestaron rotundamente que no, porque la ley de convertibilidad no se aplica para estos casos. Esta postura que proclama el gobierno del señor Macri hace presuponer que no vivimos un proceso inflacionario como él mismo recalca en cada aparición pública y confunde a quienes pensamos que puede ser una opción electoral para 2015.

Silvina L'eveque

silvinaleveque@hotmail.com

Palermo Hollywood

Vivo en Niceto Vega y Fitz Roy, en lo que se denomina Palermo Hollywood. Los residentes de la zona debemos soportar diariamente problemas de todo tipo. En mi caso puntual, durante varios años he tenido que efectuar múltiples denuncias por el estruendo proveniente de un local bailable, cuyo titular incurrió en ruidos molestos todos los fines de semana y por lo menos 35 violaciones de clausura impuestas en sede administrativa, pese a que ni siquiera tenía habilitación, lo que demuestra el pésimo accionar de la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Ello también fue debido a la permisividad judicial que tuvo el dueño del local, dado que en su momento una jueza contravencional inexplicablemente rechazó el secuestro de los equipos, pese a la constatación efectuada por un oficial de justicia. Asimismo, permanentemente encuentro autos estacionados en la puerta de mi garaje y cada vez que llamo al 911 me dicen que no hay grúa en la zona. Los agentes de la Policía Federal dicen que ni siquiera pueden hacer boletas, dado que eso le corresponde a la Policía Metropolitana, que, paradójicamente, no está presente en la jurisdicción. Y, para sumar más caos vehicular en el barrio, en aquellas esquinas cuyas veredas han sido ensanchadas, reduciéndose el espacio de la calle, los autos estacionan libremente y nadie los multa. El barrio siempre está repleto de basura, y no hay posibilidades de "desdoblar" la basura para reciclaje toda vez que ni siquiera están los contenedores verdes para productos reciclables.

Pese a todo lo dicho, cada tres o cuatro años el gobierno de la ciudad me aumenta la alícuota de ABL entre un 250 y un 300%.

Federico Ramos

DNI 24.998.123

En la Red

Sin bono para los jubilados

Facebook

"¡Una vergüenza! No alcanza para pagar la comida y los remedios. ¿Por qué no nos regalan un día del sueldo de cada funcionario del Poder Ejecutivo?" - Carmen Hidalgo

"Como siempre, se roban la plata de los jubilados, que les sirve para todo menos para arreglar y darnos el 82" - Eileen Blancq

"Qué terrible, trabajar toda una vida pagando y aportando, y llegar a fin de año sin nada. No quiero jubilarme, espero que Dios me dé mucha salud y vida para poder mantenerme" - Sebastián Peredo

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, la naciOn podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.