Cartas de los lectores

(0)
22 de febrero de 2015  

Carta de la semana

Fue conmovedor ver esa multitud que marchó a lo largo y a lo ancho del país para honrar la memoria de una persona que hace un mes encontró la muerte por buscar la verdad. Por tratarse de un fiscal de la Nación, ese homenaje debería haber sido hecho por el Gobierno, pero no solamente no lo hizo, sino que además eligió el mismo día para hacer otro acto, sin siquiera mencionar al doctor Nisman, y tampoco nada sobre la marcha. La Presidenta dijo días atrás: "Nosotros nos quedamos con el canto y la alegría, y a ellos les dejamos el silencio, porque seguramente no tienen nada para decir". No se equivoque. Un silencio vale más que mil palabras. Además en esa multitud estábamos todos, no ellos y nosotros. Había gente de todas las edades, de distintas ideologías, de distintas religiones, de distintos estratos sociales, pero todos juntos, sin esa división que permanentemente se busca desde el Gobierno.

El miércoles fue un día de luto para la patria y seguiremos con un sabor amargo hasta que no se sepa exactamente qué pasó con la AMIA y con el doctor Nisman. A pesar de todo, el jueves nos levantamos con alegría, no por los mismos motivos que la Presidenta, sino porque, por fin, el 18 de febrero el pueblo argentino se puso de pie.

María Laura Gutiérrez

mlgutierrezdea@hotmail.com

Despertar

Una mujer de edad, empapada, sin paraguas, porque sus manos sostenían un andador que le permitía caminar. Un matrimonio joven, con un bebe sonriente en su cochecito cubierto. Un matrimonio mayor, tomado de la mano, con los ojos humedecidos, pero no por la lluvia. Tengo 74 años. Nunca vi a tanta gente que, en forma voluntaria, sin que la lleven, la obliguen o le paguen, se reunió tras un ideal. Todos permanecieron durante varias horas en ese clima inclemente, sin retroceder un paso, bajo sus paraguas, por Rivadavia, Hipólito Yrigoyen, Avenida de Mayo, 9 de Julio, Diagonal Norte, Diagonal Sur. Formaron un solo toldo ininterrumpido desde el Congreso hasta Plaza de Mayo. Recordé el cuadro que, en nuestro Museo Histórico Nacional, muestra el día en que se realizó el Cabildo Abierto de 1810, "el pueblo quería saber de qué se trata". El miércoles, el pueblo sabía de qué se trataba, por eso salió a la calle, para que todo cambie.

Gracias, Nisman, por despertar el sentimiento de patria y justicia en tanta gente. Ojalá aprendamos la lección.

Félix Alberto Fernández

DNI 4.733.403

Un derecho

No fue una marcha para destituir ni desestabilizar. Nadie llevó compulsivamente a los que llegaron a la Plaza de Mayo. Fuimos por nuestros propios medios y cuando comimos algo lo compramos en un quiosco. Nadie gritó consignas provocativas, ni se agitaron banderas partidarias. Nadie se consideró mejor que nadie. Nadie se achicó ante la amenaza de disturbios y mucho menos cuando quedamos empapados por la lluvia. El único riesgo real fueron las puntas de los paraguas, pero después de las primeras cuadras todos aprendimos a cabecearlas con cordialidad. Y si se sintetiza en un solo término el reclamo de los que allí estuvimos (hayan sido 50.000 o 400.000), ése fue: pedimos justicia. Un derecho de verdaderas repúblicas.

Patricio Santos Ortega

DNI 16.873.144

Terceros

No hubo terceros involucrados, dijo la fiscal Fein, al entrar en el lugar del hecho.¿Ignora la fiscal que debió excusarse de intervenir en la causa luego de haber emitido opinión?

Pardo Grimani

Ex juez de Cámara

DNI 4.239.165

Listas sábana

En momentos de crisis como los que estamos pasando por la muerte del doctor Nisman, se oyen muchas voces de los dirigentes políticos para pedir mayor "calidad institucional". En mi opinión, la única manera de que este objetivo se logre en el corto plazo es instrumentar el fin de las listas sábana, mecanismo electoral que hace que se deba elegir representantes de los partidos políticos y no de la gente que vive en cada jurisdicción.

Lamentablemente, ningún líder político ha propuesto esta reforma, tal vez porque creen que ellos eligen mejor que la gente a los candidatos.

Carlos Moyano Walker

DNI 4.518.672

Boudou

La Marcha del Silencio del miércoles pasado tuvo como uno de los mensajes centrales a través del silencio que quienes gobiernan comprendan que los argentinos queremos vivir en paz y evitar divisiones innecesarias; pero también que, además de la idoneidad para ocupar esos cargos, deben ser dignos de ello. Pretendo con este mensaje pedirle a nuestra Presidenta que con el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou considere si no es hora ya de que lo aleje de ese cargo, no sólo para mejorar su imagen política -si es de su interés-, sino porque con nuestros impuestos le pagamos el salario a una persona sospechada gravemente de haber cometido varios ilícitos.

Miguel Martín y Herrera

DNI 14.525.621

Saber escuchar

La buena administración de un gobernante está implícita en su plan de gobierno, en sus propuestas al momento de asumir y jurar por la Constitución nacional. Se considera que no es necesario mencionar en forma reiterada las realizaciones y gastar enormes montos de dinero público con ese fin, dinero que puede destinarse a inversiones palpables. El cumplimiento del plan de gobierno y el respeto de la Constitución serán respondidos con la satisfacción y el apoyo de los conciudadanos al poder disfrutar de esas obras.

El líder debe saber escuchar. Sólo así podrá asimilar las necesidades de la gente, para hacer de ellas las suyas propias. De esta forma será más efectiva la toma de decisiones.

Alejandro Cacciabue

DNI 4.711.000

Populismo

El país está padeciendo desde hace 70 años una enfermedad crónica: el populismo peronista. Se manifiesta de diversas formas. La tradicional: un fascismo dirigido por un dictador que ejerce la totalidad del poder público, enemigo de la iniciativa privada, apoyado por un empresariado cautivo y sostenido por poderosas organizaciones gremiales; o de lo contrario, una versión de izquierda con características similares a las descriptas anteriormente y vinculada con los regímenes de Venezuela, China, Rusia e Irán. Nuestros próceres consiguieron con un enorme esfuerzo constituir un gobierno republicano regido por una notable Constitución. La República Argentina era un país con un futuro promisorio, que atrajo cientos de miles de inmigrantes. Éstos huían de las monarquías europeas clasistas y sus guerras, que costaron millones de vidas, con el objeto de vivir en un país que respetaba las instituciones, con tres niveles de educación gratuita, con una justicia que funcionaba correctamente. Las libertades individuales eran respetadas de acuerdo con las disposiciones de la Constitución. Fueron tiempos de notable progreso, la Argentina surgió como una de las esperanzas del mundo. Sin embargo, los descendientes de esos inmigrantes volvieron a adoptar los regímenes totalitarios de gobierno que habían motivado la emigración de Europa de sus antepasados. ¿No será tiempo de revertir esta situación? ¿Hasta cuándo vamos a continuar en este camino equivocado?

José Norberto Allende

DNI 4.248.609

Balas robadas

Cuando robaron el misil, Agustín Rossi nos dijo que no nos alarmáramos porque sin el lanzador no servía para nada. Ahora que robaron 26.000 balas pienso qué suerte tenemos que no se robaron las pistolas.

Isidro Braun

DNI 28.168.891

Aerolíneas

Según nos relatan, Aerolíneas Argentinas es una de las mejores empresas aéreas. Les cuento mi experiencia. El 10 de enero pasado partí junto con tres de mis nietos con destino a Ushuaia en el vuelo 1858. El avión era antiguo, los asientos no se reclinaban, a la hora del refrigerio -que constaba de un pequeño sandwich y una galletita rellena, gaseosa y café- grande fue la sorpresa de la azafata cuando comprobó que se habían terminado las viandas, justo las que correspondían a mis dos nietas. Con diligencia trató de solucionar el problema, pero sólo consiguió una sola, que debió ser compartida. El regreso fue el día 14 del mismo mes, en el vuelo 1879. El avión era más moderno, el asiento se reclinaba, pero no se levantaban los apoyabrazos, no había café y los baños carecían de luz. Si los chequeos se realizan de esta manera, que el relato nos ampare... Debo aclarar que el comportamiento de la tripulación fue en todo momento excelente.

Marta G. de Rossiter

DNI 3.335.652

Sentido común

Mucho se ha dicho acerca de la necesidad de contar con billetes de mayor denominación que el actual de 100 pesos. En este mismo espacio se han publicado varias cartas al respecto en las que se dan múltiples razones que avalan la medida. En mi deseo de contribuir a que se nos faciliten las transacciones imprimiendo billetes de valor más alto, como serían los de 200, 500 y 1000 pesos, quisiera comentar que por mi barrio con los 100 pesos actuales no me alcanza para comprar un kilogramo de los tradicionales bizcochitos de grasa, ya que un cuarto kilo cuesta 26 pesos y tampoco me alcanza para comprar dos docenas de facturas, ya que cada docena cuesta 60 pesos.

No es una idea de Keynes, ni de Krugman, ni de Adam Smith, ni de un análisis especial de nuestra economía. Es simplemente producto del sentido común.

Víctor J. Cordovero

DNI 4.407.258

"Muchos creenque en Sudaméricalas últimas dictaduras terminaron en los 80.Las dictaduras mutaron, ahí tienen Venezuela" - Ignacio Larrea

"La forma en que lo arrestaron me recuerda a la dictadura militaren la Argentina cuando se hacía lo mismo" - Leonardo Rubén López

"Fascismo populista oculto bajo un discurso seudorrevolucionarioy de izquierda.Qué tristeque tengan defensores, eso significa que no aprendimos nada" - Fico Rodríguez

"Ya a esta altura,¿a quién le puede quedar dudas de quees una dictadura?" - Alfredo Olmedo

En la Red

Detención del alcalde de Caracas

Facebook

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.