De los lectores: cartas & e-mails

(0)
11 de junio de 2020  • 00:00

Tibieza

El rechazo terminante a la intervención y expropiación de Vicentin, por amplios sectores políticos, empresariales y populares, se contrapone a las declaraciones tibias y permisivas de varios empresarios y por supuesto de sectores sindicales.

Llama la atención esta discrepancia, sobre todo la de importantes empresarios. Pero lo que resulta incompresible es que a los tibios y a los partidarios no les importe la violación de las normas constitucionales.

Guillermo V. Lascano Quintana

DNI 4.415.520

Paradojas

La Constitución Nacional nos enseña que las cuatro funciones fundamentales que el Estado, desde sus inicios, debe garantizar, son: educación, salud, seguridad y justicia. En ninguna de las cuatro funciones exhibe excelencia alguna, muy por el contrario, más bien hay un tremendo déficit. A lo largo del tiempo, el Estado ha ido incorporando otras funciones, especialmente en las últimas décadas. Existen bajo su órbita -ya sea nacional, provincial o municipal- centenares de entes, organismos y empresas en las que los principios de sana administración brillan por su ausencia. Cuando un Estado falla -no solo en sus funciones esenciales- el efecto se traduce en un empobrecimiento de la sociedad en su conjunto y con sectores que pasan a la marginalidad. En la Argentina, el sistema impositivo es ineficiente e inequitativo en sus conceptos y tortuoso para los ciudadanos responsables de sus obligaciones. En lugar de dedicar todos sus esfuerzos a mejorar estas innumerables y ancestrales falencias, tarea que sería ciclópea y duraría más de una década, el Gobierno prefiere expropiar una inmensa empresa, donde ubicarán como gerentes y directores a amigos con altos sueldos, y cuyas ineficiencias quedarán sumergidas en ese inmenso océano que es el presupuesto.

A muchos políticos les interesa y les agrada jugar a ser empresarios, pero con el dinero de otros.

Alfredo Tolchinsky

Alfredo.tolchinsky@gmail.com

Mercados de granos

Si alguien fuera tan amable de comentarle a la senadora Fernández Sagasti que los mercados de granos no son influenciados por el mero hecho de que un exportador argentino (Vicentin) quiera ponerle un menor valor a los granos, me haría un favor. Y si le pudiera decir que antes de opinar de un tema se asesore correctamente, también se lo agradecería.

Hernán J. Lanusse

Hernan636@gmail.com

Parecido

Tal vez porque su especialidad como abogado es el derecho penal, el presidente de la Nación ignore que no puede disponer por decreto la intervención de una sociedad comercial, que además está en proceso concursal. El presidente Fernández dice ser diferente a Chávez, pero se le parece cada día más.

Eduardo P. Ayerra

DNI 8.254.636

Pandemia de delitos

Todos los días la secretaria de Acceso a la Salud nos informa por los medios la cantidad de fallecidos y contagiados de Covid-19 en todo el país, detallando por cada provincia y las localidades en las que el virus está más activo. Los infectados tienen la oportunidad de ser asistidos en hospitales y centros de salud. No tuvo la misma chance Débora Ríos, la joven asesinada a puñaladas en Cuartel V de Moreno, cuando se dirigía a su trabajo como playera de una estación de servicio de YPF vistiendo su uniforme. Este espantoso delito, y en virtud del derecho de peticionar ante las autoridades que consagra la Constitución, se impone requerir que de la misma manera diariamente aparezca por los medios la ministra de Seguridad para informar las víctimas fatales de los homicidios de la víspera, identificando provincia y localidad. ¿O será que el Gobierno prefiere enfocarse en la lucha contra el "enemigo invisible" y no combatir al propio tiempo a los chacales que destruyen vidas valiosas?

La sociedad sufre desde hace años una "pandemia de delitos", silenciada por las autoridades, y no se advierten esfuerzos para "cuidar" a los que como Débora no tuvieron oportunidad de defenderse y que, como la mayoría productiva de la Argentina, no puede "quedarse en casa".

María Isabel Di Biasi

dibiasiail@gmail.com

Virus del miedo

¿Qué está matando más, el miedo o el virus? Ya con el tiempo transcurrido de cuarentena, y un futuro sin claridad de salida, nos estamos enfrentando a un temor general que se ha convertido en la verdadera pandemia. Muchos técnicos científicos y especialistas insertaron el virus del miedo a toda la sociedad, que no solo afecta el hecho de poder salir o no; está afectando el hacer, el trabajar, el futuro, los proyectos, los anhelos, las familias, los amigos.

¿Cuál es la vacuna o el remedio que nos recomendarán para el virus del miedo que han esparcido?

Rodolfo Miani

DNI 17.865.757

Ingresos

Se ha informado en las últimas horas que Cristina Fernández de Kirchner, no conforme con su actual sueldo de vicepresidenta y la pensión como viuda del expresidente Néstor Kirchner, buscaría también cobrar la pensión por expresidenta. Tres abultados ingresos para una misma persona. Mientras tanto, en algunos países vecinos los legisladores aprueban un recorte en sus dietas, en franca solidaridad con la ciudadanía, cuyos ingresos se han visto en buena parte afectados por la prolongación de la pandemia.

Clara Blanco Pinto

DNI 5.155.426

En la Red

Facebook

Alberto Fernández y Vicentin: "Estoy rescatando una empresa"

"Rescatando una empresa a la fuerza, aunque los dueños no quieran"- Alberto Bianconi

"Algún argentino que me diga qué empresa que 'rescató' el Estado es rentable"- Verónica Marassa

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo ,LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.