De los lectores: cartas & e-mails

(0)
14 de junio de 2020  • 00:00

Carta de la semana

Vicentin, una pelicula vieja

Con la intervención de parte del Gobierno en la firma Vicentin, con toda certeza se van a aumentar "las fuentes de trabajo" improductivo que se cargarán sobre el exhausto presupuesto nacional. Quienes hayan quedado fuera de la repartija de cargos tienen una nueva oportunidad en la empresa agroindustrial, que será generosa en multiplicar puestos y remuneraciones.

Como esta es una película que venimos viendo desde hace muchos años, conocemos de antemano el final.

Miguel Ángel Padilla

miguel.a.padilla@gmail.com

GPS del Gobierno

Le íbamos ganando al virus hasta que finalmente luego de 80 días decidieron hacer tests en las zonas en las que por las condiciones sociales el riesgo de contagio es mayor. Ahora, "lo peor está por venir". Concedieron prisiones domiciliarias para proteger a los presos, pero ahora nos advierten que va a haber un pico de delitos cuando se levante la cuarentena. Se lucha contra la delincuencia, pero el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires denuncia la falta de apoyo del Ministerio de la Nación. Se respetan las leyes y la Constitución, pero contra toda norma jurídica se expropian empresas. Se va a recuperar la economía, pero no se presentó ningún proyecto concreto.

Como en el juego de los 7 errores finalmente nada es lo que parece, en este caso nada es lo que se dice. El problema es que esto no es un juego y no tiene nada de entretenido. ¡Es urgente resetear el GPS, señores gobernantes!

Andrés Scheimberg

DNI 13.080.010

Limitaciones

Se restringen hasta niveles insoportables nuestras libertades más básicas y se exige y apela, bajo amenaza penal, a la llamada "solidaridad social". Pero ¿es este un reclamo ilimitado? O mejor: ¿hasta dónde puede llegar la demanda de "darse por el otro"? Todos estamos dispuestos a soportar una cuarentena y, de hecho, muchos países la han impuesto. Pero no tres o diez. ¿Por qué no? Porque ya entra en juego nuestra dignidad de personas, que se desprende, como enseñaba Kant, precisamente de nuestra autonomía individual. Los hombres son fines en sí mismos, no medios para otros fines. Cuando la cuarentena perenne implica el hambre o enfrentar el peligro de perderlo todo y que se apropien de lo nuestro, esas limitaciones no resultan ni jurídica ni moralmente aceptables.

Alejandro Freeland

DNI 17.275.616

Estado bobo

Nadie se dio cuenta en cuatro años de que una empresa importante concluyó debiéndole al Estado nacional 200 millones de dólares.

Fernando Miranda

mirandafernando2@gmail.com

Ejercicio al aire libre

Tras permitir las autoridades de la CABA que sus habitantes pudieran salir a ejercitarse, cuando esto finalmente se concretó provocó sorpresa y rechazo. La gran cantidad de gente que se reunió en determinados lugares impidió respetar la distancia social y otras medidas dispuestas en la cuarentena. Esto obligó a habilitar algunas calles o avenidas para aliviar la alta concentración en parques y plazas. Creo que la situación se puede aliviar sin volver atrás con la medida. La fisiología del ejercicio nos enseña que el efecto de una sesión de entrenamiento desaparece a las 72 horas. Es decir: quien no vuelve a entrenarse antes del tercer día, parte nuevamente de cero.

Propongo el siguiente sistema alternativo. Lunes: salen a correr aquellos cuyo DNI termine en 0-1-2-3-4. Martes: salen a correr aquellos cuyo DNI termine en 5-6-7-8-9. El miércoles repiten los del primer grupo y así sucesivamente cada día. Este esquema lograría dos efectos: se reduciría la cantidad de gente a la mitad, y que los que se ejercitan, al hacerlo con regularidad a las 48 horas, puedan ir progresando en su entrenamiento personal. Y al mismo tiempo sería un aporte para no aumentar la probabilidad de contagios. Cerrar esta válvula de escape empeoraría el mal humor social reinante.

Ricardo Damián Crosta

ricardocrosta@hotmail.com

Dueños de la verdad

A pesar de tantas décadas vividas, no salgo de mi asombro al comprobar, una vez más, la insistencia de nuestro país en repetir incesantemente sus errores. Un país que ignora, a sabiendas, sus fallas reiteradas en cuestiones públicas. ¿Por qué? Me duele pensar que el crecimiento desmedido de millones de seres sumergidos en la pobreza y la marginalidad, con niveles de educación pobrísimos, constituye el núcleo donde reclutar votos y asegurarse una y otra vez el gobierno. Una vez más la confusión de quienes circunstancialmente gobiernan de creerse dueños del Estado, cuando deben estar a merced de sus mandantes, nosotros. El Estado es una unidad jurídica y aquellos a quienes les toca gobernar deben respetar lo ejecutado por sus predecesores. ¿Cómo es posible que todo lo hecho por el gobierno anterior -sin desconocer sus errores, que los hubo- sea sistemáticamente demolido por el populismo actual? ¿Nada de lo hecho está bien? ¿Nada debe conservarse? Solo la idea descabellada de creerse dueños de la verdad nos llevará, otra vez, a un camino sin retorno. Qué tristeza.

Marta H. Camaly

DNI 2.570.322

Convivir en familia

¿Cómo podemos cambiar positivamente en la cuarentena? Este obligado aislamiento nos brindó muchas cosas, por ejemplo, hay familias que no se veían durante el año y ahora hacen videollamadas. Además, nuestro vínculo familiar se está fortaleciendo, compartimos más momentos y nos estamos conociendo más entre todos y a nosotros mismos. Podemos mejorar en algún aspecto de interés, como la cocina o el ejercicio. En lo personal, yo trato de ser una persona más alegre y optimista. También tenemos la oportunidad de aprender a organizarnos, conocer mejor nuestros métodos de estudio y trabajar más independientemente. Por supuesto, reconozco que muchas personas ya toleran menos el aislamiento o la convivencia obligada, necesitan compañía y salir de sus casas o departamentos. Hay más peleas entre los niños, los padres e hijos están más cansados y los alumnos se estresan con el colegio o la universidad.

Más allá de todo esto, podemos, en la medida de nuestras posibilidades, disfrutar y sacarle provecho a la cuarentena. Dejemos de lado las consecuencias negativas e intentemos aprovechar esta oportunidad. Fortaleciendo vínculos, conociéndonos y centrándonos en nuestros intereses.

Candelaria María Gallardo

DNI 46.751.667

Pago de patentes

Es bien conocido el atropello a los derechos y beneficios para jubilados que está cometiendo este gobierno, contradiciendo, una vez más, las floridas promesas preelectorales. Suprimieron la movilidad jubilatoria, reemplazándola por miserables ajustes dictados por el Poder Ejecutivo, que nos disminuyen notablemente el poder adquisitivo. La Anses desacata los dictámenes judiciales de aumentos y ajustes en firme, como si fuera un estafador serial más. Y a eso se suma que, como muchos jubilados poseemos un automóvil, nos está vedada su utilización y debemos mantenerlo inmóvil en la cochera, pero aun así el gobierno de CABA continúa cobrando la patente, como si nada.

¿Nadie ha pensado que lo justo y necesario sería que se nos eximiera de ese pago? Otra prueba más de que los jubilados somos, para todos los gobiernos, solamente una fuente de ingresos, con muy poco poder para reclamar.

Pedro Bollo

DNI 5.319.374

Asistencia a misa

Con referencia a la carta del lector Alberto Solanet sobre la prohibición de que los fieles católicos asistan a la celebración de la santa misa, quisiera agregar que tal disposición constituye una flagrante violación del tratado de derecho internacional público que ha suscripto la Argentina con la Santa Sede el 10 de octubre de 1966, aprobado por la ley 17.032. Dicho acuerdo, en su artículo primero, establece: "El Estado argentino reconoce y garantiza a la Iglesia Católica Apostólica Romana el libre y pleno ejercicio de su culto, así como su jurisdicción en el ámbito de su competencia, para la realización de sus fines específicos". La citada disposición es superior a las leyes (art. 31 de la Constitución nacional) y se la ratifica en el art. 75 inc. 22 de la Carta Magna, que expresa que los concordatos con la Santa Sede "... tienen jerarquía superior a las leyes". Dicha violación de normas constitucionales se produce al desconocérsele a la Iglesia Católica argentina su propio gobierno -como sí se lo ha otorgado a simples establecimientos comerciales y de transporte- para adoptar las medidas sanitarias adecuadas en resguardo de la salud pública, y en perjuicio de su fundamento esencial establecido en el canon 1752 del Código de Derecho Canónico, que es velar por la salvación de las almas, ley suprema de la Iglesia.

Florencio Rodríguez Varela

DNI 4.294.275

En la Red

Alberto Fernández: "Estamos rescatando una empresa importante, no se la estamos quitando a nadie"

Facebook

"No parece un rescate. hablan de expropiación... Muchos entendemos la diferencia, por favor no insulten nuestra inteligencia"- Marily Duarte

"Si las reglas del mercado son claras, sin ambigüedades, no se cambian a capricho de nadie, no haría falta un Estado presente"- Ariel Levin

"Con la Constitución todo. Sin la Constitución nada"- Liliana Mandingorra

"¡Estoy harta del Estado presente! Dejen trabajar en paz a las empresas privadas. Las empresas estatales les dan ganancias a los corruptos que las manejan desde el Estado"- Silvia Pérez Fioti

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.