De los lectores: cartas & e-mails

(0)
5 de julio de 2020  • 00:00

Carta de la semana

Un país con cinco pandemias

Según los libros a mi alcance, pandemia es una enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a una gran cantidad de individuos de una localidad o región. La Argentina, por lo que veo, ya ha sido atacada por cinco pandemias distintas, todas igualmente peligrosas. La primera es la "pandemia sanitaria", que ataca la salud física de la población y puede ser letal. Es la más conocida y la que tiene más prensa. La segunda es la "pandemia económica", que destruye la libertad y las posibilidades del pueblo de trabajar y ejercer su profesión o empleo conforme lo autoriza expresamente la Constitución, por lo cual ese pueblo se empobrece cada día más. La tercera es la "pandemia política", que ataca al gobernante de turno y lo hace pensar que puede gobernar conforme a los intereses de su partido político, sin importar las leyes o los intereses de la población. La cuarta es la "pandemia legislativa", que anula la voluntad de los legisladores de legislar conforme a las leyes y a la voluntad de quienes los eligieron. Y por último está la "pandemia judicial", que hace que los jueces sufran de amnesia, se olviden de la Constitución, declaren ferias, no dicten sentencias y, lo peor, liberen presos ya condenados.

El país pide fervorosamente el fin de esas pandemias y que la Argentina, al fin, se encamine a un pacto verdadero y sincero que, dejando de lado apetencias personales, derive en el bien de todos los argentinos, cerrando las grietas que en este momento nos dividen.

Marcos Ruiz Sáenz

ruiz_marcos@yahoo.com.ar

Constitución vigente

Inconstitucionalidad es, según el diccionario de la Real Academia: "Falta de adecuación a lo establecido en la Constitución vigente". Lo expresado es de una enorme preocupación, pues nuestra Carta Magna es muy clara desde el Preámbulo, y debería ser el cimiento del correcto funcionamiento institucional del país. Pero pocos gobiernos lo entendieron así. No la respetaron ni la respetan, y hasta olvidan que juraron por ella. Hace más de 150 años, el genial padre de nuestra Constitución, Juan Bautista Alberdi, la sintetizó muy fácilmente, con claridad y pocas palabras, en lo siguiente: "La Constitución, la libertad, la autoridad, no están escritas, se realizan. No se decretan, se crean. Se hacen por educación. No se hacen en el Congreso. Se hacen en la casa, en el hogar. No viven en papel. Viven en el hombre".

Yo solo soy un argentino apolítico, convencido de las ideas y esperanzas que viven en la amplia mayoría de nuestros compatriotas, sin distinción de ninguna índole. No solo debemos rogar, sino exigir que simplemente se aplique (como lo expresó Alberdi hace más de un siglo y medio) con estricta disciplina: educación, plena justicia, derechos humanos, políticas de Estado perdurables.

Es decir, que de una buena vez se cumpla con la sagrada Constitución, siempre vigente.

José Alejandro Castro

DNI 4.567.832

Propiedad privada

Hemos escuchado las clases magistrales de nuestro Presidente para cuidarnos. Parecería que ha omitido expresarse acerca de un tema que nos compete a todos. Un grupo de individuos está matando a la gallina de los huevos de oro al ejecutar actos vandálicos contra la actividad agropecuaria. Ella es y será las que les da y dará de comer. Me hace pensar que no tienen muy en claro las consecuencias de sus hechos. ¿Será mucho pedirle al señor Presidente que demuestre una vez más su natural excelencia docente enseñando al menos los valores de respeto a la propiedad privada y solidaridad orientada al bien común, repudiando estos ataques?

Ilusionada espero sus palabras.

Gloria von Grolman

DNI 5.319.834

Caricias al alma

Soy vecina del barrio de Núñez; tengo una discapacidad visual (mi bastón verde da cuenta de ello) y debido a mi edad soy una persona de riesgo en el contexto vigente. En estos días de cuarentena que estoy viviendo me encuentro con el deseo de compartir una grata experiencia. En marzo me enteré y me inscribí en el programa Adultos Cuidados, del gobierno de la ciudad. Desde ese momento el asombro es una constante. Mi primer expectativa era llamar y escuchar una grabación que me diera unas pocas opciones que elegir, para luego armarme de paciencia y esperar una respuesta. pero ¡vaya sorpresa!, sin demoras, me atendió una voz cálida y atenta que me escuchó y me preguntó qué necesitaba. La distancia que suele provocar la tecnología, en esta oportunidad, está absolutamente compensada con la cordialidad, contención y humanidad que se siente del otro lado de un teléfono. Se trata de un programa en red (como Yanina lo denominó) que precisamente, como tal, "contiene" a quienes más lo necesitamos en estos momentos. Desde ese primer contacto, puedo acudir a Macarena (una hermosa y joven abogada) que amablemente me asiste con las compras que necesite realizar. También puedo llamar a Yanina, que es psicóloga y me ayuda a lidiar con las emociones que me genera este encierro. Recibo llamadas de ellas y de otras personas del programa para saber qué necesito y cómo estoy siendo asistida. Sinceramente siento la enorme necesidad de agradecer estas caricias que me hacen sentir acompañada.

Como me enseñó alguien muy querido, cuando el rigor y la ternura se unen, el amor y la luz se encienden. Eternamente, ¡gracias!

Virginia Paz

DNI 3.877.602

Hora de madurar

Tendría 10 años cuando escuché a la señora Paloma Efrom (Blackie) decir por TV que "la Argentina es un país chato, porque si levantás la cabeza 'por demás', te la cortan". A esa edad lo viví como una exageración. Con los años me fui cuestionando por qué tantos prohombres, hacedores del país, debieron exiliarse y hasta morir en el exterior. Dolorosamente comprobé que, además de chato, nuestro país es ingrato y expulsivo. Divididos desde siempre, noté que en la mayoría de los casos quienes no coincidieran con el gobierno de turno automáticamente deberían sentirse humillados, discriminados y hasta "extranjeros" en su propio país, aunque contaran con varias generaciones en estos pagos. Así las cosas, gracias a sus inquietudes, educación o espíritu aventurero, cada vez son más los jóvenes que se autoexilian. Los mayores, por múltiples motivos, ya no podemos irnos. Permanecemos, según nuestras ideologías, anquilosados alternativamente como "sufrientes doblegados" o "triunfadores hegemónicos". Y "todos", sin distinción, impidiendo que gobierne el "bando opositor", celebrando sus fracasos, sin darnos cuenta de que tal perversa mezquindad no lleva a otra cosa que a la constante caída y creciente decadencia de nuestro querido país. En su carta del jueves pasado, la lectora Bertone, a sus 98 años, manifiesta su deseo de que los políticos y todos los argentinos nos unamos "en torno a principios y valores simples, claros y profundos",

Es efectivamente hora de madurar, de postergar egoísmos, de aprender de nuestros errores históricos, de priorizar la educación como punto de partida de mayores posibilidades de trabajo y genuino ascenso socioeconómico, todo en aras de recuperar, conjuntamente entre los gobernantes y los argentinos "patriotas", la postergada prosperidad que muchos ansiamos.

Guillermo E. Newkirk

DNI 5.081.254

PAMI no escucha

Con gran tristeza y desilusión, mi padre es un jubilado más que está esperando que PAMI responda. He perdido noción de las veces que intenté obtener una respuesta para él. Soy la hija de Alberto Piro, el 3/6/2020 inicié el trámite para solicitar un subsidio económico para cuidadores domiciliarios a favor de mi papá, las 24 horas. Él está muy enfermo y precisa cuidados intensivos diarios. He llamado a PAMI al 138 y me dicen miles de cosas: que el trámite está en la Agencia 7, que pasó a la UGL 6 de la calle Tucumán 753, que está en auditoría, que enviaron un reclamo por mail, que no saben por qué no hay número de expediente, etc. También remití mails a PAMI. Y así pasan los días. Subí a través del portal https://www.pami.org.ar/tramitesonline toda la documentación solicitada, certificado de discapacidad, DNI, haberes, formulario médico firmado por el neurólogo, informe social, declaración jurada, prescripción de la médica de cabecera, etc. Entonces, me pregunto: ¿en qué estado está el trámite?, ¿qué falta?, ¿qué sobra? Mi papá vive solo con mi mamá, y necesitan urgente el subsidio para solventar la contratación de auxiliares las 24 horas. Son dos jubilados que no tienen otros ingresos. Por ley de discapacidad les corresponde la cobertura 100%.

¿Qué hace falta para que PAMI escuche y responda?

Elizabeth Piro

DNI 21.552.752

En la Red

Facebook

La muerte de Fabián Gutiérrez, exsecretario de Cristina Kirchner

"Otro muerto en democracia"- Elisabet Juárez

"Mensaje mafioso a la sociedad argentina"- Damián Peluffo

"Obvio que debería haber estado protegido"- Vivian Ethel Islas

"Otra muerte que quedará en la nada, sin justicia"- Silvia Bazán

"¡Por supuesto que tenía que estar cuidado!"- Juan Carlos Trucco

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.