De los lectores: cartas & e-mails

(0)
15 de julio de 2020  • 00:00

Inviable

Si un país no puede condenar a un delincuente con las gigantescas pruebas que hay en su contra, es inviable.

Bernardo Shaw de Estrada

DNI 16.730.277

Plan Austral

La columna de Ariel Torres de ayer comenta cómo la supresión de ceros por la ley 18.188 puso en evidencia la inflación que redujo a la centésima parte el valor del peso moneda nacional desde los tiempos de nuestros padres o abuelos. En ese sentido, otro ejemplo interesante de lo que el autor llama profecía inflacionaria lo tuvimos con el Plan Austral. Los billetes de esa denominación llevaban las imágenes de los presidentes argentinos. Comenzando con Bernardino Rivadavia y siguiendo con Urquiza, Derqui, Mitre y así sucesivamente. El hecho de disponer de una "reserva de presidentes" para futuras emisiones adelantaba que, tarde o temprano, la inflación haría que los billetes perdieran su valor y deberían ser reemplazados por denominaciones más altas. Lo que efectivamente ocurrió: el billete de 500.000 australes llevó la imagen de Manuel Quintana, presidente entre 1904 y 1906.

Claudio H. Sánchez

claudiofisicamente@yahoo.com.ar

La Justicia argentina

Una nación no se puede edificar si, como dice el Presidente, hay "odiadores seriales". Pero la mayoría de los argentinos no sienten "odio", sino enojo, o, como lo expresó Jorge Lanata, "bronca". Y ese sentimiento es más que nada un sentimiento de injusticia cuando son liberados aquellos que deben ser condenados. El problema principal está en nuestra Justicia, en los jueces que no condenan, que no hacen lo que tienen que hacer en el tiempo debido. Apelo a una frase dicha en otro contexto, pero que es válida para los tiempos que corren: "El conflicto se establece, pues, entre quienes queriendo mantener la sociedad establecida disponen de una 'justicia legal' para ello, y los que denuncian la injusticia de esa sociedad, sin disponer de ninguna legalidad, sino solamente apelando a la justicia real, en base a la cual ha de cambiar la sociedad y su actual legalidad".

María Eugenia Santiago

DNI 14.611.170

Erario

Se ha sostenido, con acierto, que "el tiempo que pasa es la verdad que huye". Pues bien, tal discurrir cronológico también diluye el erario. Es conocido el deceso días pasados de un imputado colaborador, involucrado en uno de los procesos por malversación de fondos públicos más grande de la historia argentina, quien en tal sentido se erigía en titular de una cuantiosa fortuna de origen espurio. Tal imputado constituía, dentro del proceso, uno de los artífices de mayor fuste en el desarrollo de la actividad delictiva, y su deceso ha de determinar, por fallecimiento, la consecuente extinción de la acción penal a su respecto y su sobreseimiento. Así, por el elemental principio de estado de inocencia consagrado al momento de su deceso, en sede penal, todos esos bienes presuntamente mal habidos no podrán ser recuperados con la premura del caso, no obstante la eventual intervención del Estado en diferente sede. Se configura así, por una irracional duración del proceso, un nuevo perjuicio a las arcas de la república, por lo que una vez más corresponderá deslindar las responsabilidades del caso.

Roberto A. Durán

Juez de Cámara en lo Criminal y Correccional (R)

DNI 11.773.310

Rescate de la palabra

Motiva esta carta la indignación que experimenté al haberme enterado de que en uno de los lugares más emblemáticos de nuestra cultura, como es el Museo de Bellas Artes, en una clase de arte para niños, la persona encargada de la clase se dirigió a ellos como "chiques", con la consiguiente confusión mental que esta expresión puede generar en las mentes infantiles. Ante los embates que están sufriendo nuestra cultura y nuestro lenguaje por los poderes propagandísticos, mediáticos e informáticos en aras del igualitarismo de género, considero ineludible la necesidad de destacar el valor del lenguaje como aquello que nos singulariza como individuos y constituyente de nuestra identidad. Su deterioro no es más que el deterioro de nuestra cultura, que va camino de una autodestrucción por las enormes fuerzas de agresión externa a las que estamos diariamente sometidos. Reiteradas veces la RAE se ha pronunciado en contra del desdoblamiento indiscriminado del sustantivo como un procedimiento inútil y grotesco que destruye la economía del lenguaje cayendo en vacíos circunloquios innecesarios, así como la utilización de la arroba para igualar los géneros, recurso gráfico que no es un signo lingüístico y por lo tanto es inadmisible desde el punto de vista normativo. Sentí vergüenza por el estado actual de nuestra cultura, que comparte esta dislocación antropológica y esta forma de ver el mundo agachando la cabeza frente a lo que los medios transmiten, por miedo a quedarse fuera del rebaño. No en vano consideró el filósofo M. Heidegger que la decadencia del lenguaje y la degradación de la palabra es una amenaza a la esencia del hombre. Y a eso nos estamos dirigiendo.

Virginia Beretervide

virgiber@hotmail.com

Veterinario

En el suplemento Ideas del sábado pasado, en la muy interesante entrevista a Peter Doherty, nuestro colega veterinario que recibió un Premio Nobel de Medicina por sus aportes a la inmunología, quedó sin mencionar su título de grado, como bien mencionó la nacion en ocasión de obtener Doherty el Nobel. Muchos veter

inarios están en la frontera de la ciencia y su profesión queda ocultada en ocasiones por el cargo o función. También durante el combate contra el Covid-19 se dieron numerosos ejemplos de veterinarios participando activamente en programas nacionales o con funciones internacionales.

Enrique Lucchesi

DNI 5.380.490

En la Red

Facebook

Alberto Fernández: "Yo me equivoqué con Vicentin, pensé que iban a salir a festejar

"¿Así que una decisión de gobierno depende del festejo de la gente?"- Alejandro Agrelo

"Siempre es bueno hacer autocrítica, demagógica o no. ¡Atento a quién te asesora!"- Mercedes López

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.