De los lectores: cartas & e-mails

(0)
19 de julio de 2020  • 00:00

Carta de la semana

Responsabilidad social

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, explicó cómo enfrentó la pandemia en su país sobre la base del respeto de las libertades individuales. Pero también redujo el sueldo de funcionarios públicos y políticos que cobraran más de 1900 dólares, lo que sin duda fue un claro mensaje para la sociedad, que ante esa acción seguramente se sintió más decidida a acompañar la cuarentena con responsabilidad y sin controles policiales. Mientras tanto, en la Argentina hoy se recurre a la responsabilidad social, pero el pedido sigue sin ser acompañado por el esfuerzo económico de los políticos, que han hecho oídos sordos a nuestros reclamos en ese sentido.

Gonzalo G. Arias

DNI 17.659.250

Vivir en paz se puede

Somos muchísimos más los que queremos vivir en paz, en una democracia llena de "mercados libres" que les den trabajo, proyecto y sueños a nuestros jóvenes, imaginando una prosperidad difícil pero posible. Cuando nos convenzamos de eso, los patoteros se apagarán solos y empezaremos a progresar de a poquito aunque sin pausa. Sin duda que se puede, depende de nosotros, los millones de personas de bien, absoluta mayoría en esta sociedad argentina.

Miguel Ruano

ruanom13@gmail.com

Cuatro meses

Al ver que la economía se derrumbó, comenzaron a delegar a la sociedad la responsabilidad de la pandemia. Es decir, deberemos aprender a convivir con el Covid-19. Porque la salud y el trabajo van de la mano. Lástima que necesitaron cuatro meses para darse cuenta.

Susana Mastronardi

DNI 12.276.049

Precio

Una epidemia solo se neutraliza cuando el mayor porcentaje de la población está inmunizada. Para inmunizar solo existen dos métodos: o se vacuna (que en este caso aún no existe) o a través del contagio. La cuarentena es un método del siglo XIX, cuando no existía una sociedad abierta e interconectada como la actual. No existe el "rebrote", es la continuación del contagio normal. Cada vez que se libere la cuarentena se incrementará el contagio, hasta completar el porcentaje de inmunizados por contagio necesario para evitar que se siga contagiando. No es un juego de palabras, es una verdad por la que nadie quiere pagar el precio político. El que quiera ver que vea. Hay un dicho bíblico: "Por todo hay que pagar un justo precio".

Julio R. Sánchez

DNI 6.043.532

Ventilación

El 17 de junio pasado se publicó una carta de mi autoría titulada "Ventanas abiertas". A pesar de que muchos comprendieron la necesidad de mantener las ventanas, puertas y ventanillas abiertas adonde haya posible aglomeración de gente, para que no se pueda concentrar la carga viral, eso no fue tomado en cuenta por las autoridades. En estos últimos días aparecieron varios artículos confirmando la sugerencia. Sería importante ahora, que necesitamos volver a trabajar, que las autoridades dispusieran que todos los servicios públicos de transporte viajen con las ventanillas abiertas, o por lo menos dos adelante y dos atrás de cada vehículo o vagón de tren o subte. Y recomendaran, además de tapaboca y distanciamiento, que los pasajeros viajen abrigados por ese motivo.

Francisco Maculan

DNI 93.676.656

Reuniones religiosas

Con respecto a las prácticas religiosas durante la pandemia, les pido a todos mis hermanos de todas las religiones que recuerden que Dios está dentro de nosotros. Por favor, no aumentemos los riesgos de nuestros semejantes. No convoquemos a ninguna reunión, por pequeña que sea. Los templos son ambientes cerrados donde pueden flotar los virus por muchas horas en forma de aerosoles. Por favor, no concurran a las iglesias, templos o mezquitas.

Ante la necesidad imperiosa de apoyo espiritual, establezcan una comunicación no presencial con sus guías espirituales. Las plegarias nos unen, comunican y nos hermanan.

Juan Carlos Parodi

DNI 4.396.466

Volver a navegar

Se anunciaron ciertas medidas de liberación de algunas actividades deportivas como el running. Le ruego al gobierno de la ciudad que evalúe permitir la navegación deportiva en el ámbito de la ciudad, con ciertas condiciones de prevención. Ellas podrían ser el uso obligatorio de barbijos en tierra, sin habilitar vestuarios, y solo incluirían la navegación en solitario o con el grupo familiar con el cual se convive. De esta manera, no hay posibilidades de aumentar los contagios. De más está decir que el contagio entre embarcaciones es imposible por la distancia entre ellas. Ya otros países, entre ellos, Uruguay, han implementado protocolos con todo éxito. La salud mental de muchos está en juego, además del deterioro de las embarcaciones por falta de mantenimiento. La Federación Argentina de Yachting ha propuesto también un protocolo muy completo. Ojalá alguien del gobierno de la ciudad lea esto y incluya este deporte en los habilitados.

Carlos A. Molinelli

DNI 7.609.998

Disciplina

En nuestra Argentina hace casi ocho décadas somos testigos de los repetidos y reiterados choques con las mismas piedras. Ahora, además, con la grave pandemia del Covid- 19, potenciada en nuestro país por una profunda y octogenaria crisis institucional, sin respeto a la Constitución desde hace siglo y medio. Entonces todo falla, comenzando por lo elemental, que es la Justicia (con sus graves efectos), sin educación, sin DD.HH., sin políticas de Estado perdurables, etcétera. Les ruego: reflexionemos, sin nervios ni emociones, sin partidismo. Nuestra Argentina no debe seguir siendo destruida por los que hacen todo mal, por nosotros o por aquellos que somos testigos y no hacemos ni exigimos nada. Recapacitemos en paz, sin echarnos eternas culpas, inútiles y desgastantes. ¿Hace falta que recuerde la lista de los acontecimientos graves y repetidos que padecemos y siguen sin resolver? Si les quedan dudas, observemos (y comparemos) la cantidad de países exitosos, donde el pilar del éxito es la rigurosa y estricta disciplina, respetada por todos.

Lo expuesto no apunta a nadie en particular, es para que todos, sin grietas innecesarias, reaccionemos de una buena vez para el único beneficio de la Argentina y de todos los argentinos. La grave situación está a la vista. Iniciemos ya mismo el tratamiento, con el cimiento sólido de la plena vigencia constitucional. En tiempos de crisis profundas la creatividad disciplinada, sin partidismos, es mucho más necesaria.

José Alejandro Castro

DNI 4.567.832

Protocolo de aborto

La Legislatura porteña aprobó casi por unanimidad el proyecto de ley por el cual la ciudad adhiere al protocolo de aborto implementado por la resolución Nº 1/2019, del Ministerio de Salud de la Nación. Mientras el país está sometido a una interminable cuarentena bajo el lema de que una vida no se recupera en cambio la debacle económica tiene remedio, definición que el Gobierno, especialmente el Presidente, con un cinismo insoportable, no se cansa de repetir, los legisladores de Buenos Aires acaban de sancionar la adhesión a ese macabro plan de exterminio de los niños por nacer. El protocolo es largo y minucioso, por lo que es imposible analizarlo en este espacio. Además de facilitar el aborto irrestricto incluso a menores de 13 años, resulta casi imposible para los profesionales, por los requisitos exigidos, negarse a su realización por razones de conciencia. No se contempla la objeción de conciencia institucional. En consecuencia, en los hospitales públicos o privados debe practicarse obligatoriamente. También el procedimiento debe ser cubierto por las entidades de medicina prepaga.

Desde luego este esperpento legal es violatorio de elementales principios amparados por la Constitución Nacional y los tratados internacionales incorporados a la misma. Pero por encima de todo nadie puede ser obligado a cometer un asesinato ni a facilitar los medios materiales o económicos para su consumación.

Alberto Solanet

asolanet@estudiosolanet.com.ar

Dudoso gusto

Coincido ampliamente con la carta escrita por el señor Maxit sobre el programa educacional que Radio Nacional Clásica emite por la tarde. No solamente es de una pobreza educativa lamentable, sino que además sus conductores no hablan correctamente. Pero lo peor es que se han limitado los programas de música clásica, y en su lugar nos han obligado a soportar programas de dudoso gusto, lo cual priva a sus seguidores de disfrutar la única radio que siempre ha tenido una programación de excelencia.

Adriana de la Canal

DNI 6.522.747

En la Red

Se demora la salida de Lázaro Báez: el tribunal se negó a bajarle la fianza y no resolverá todavía el pedido de prisión domiciliaria

Facebook

"No tiene que salir y ya"- Carmen Ramírez

"Me parece bien La Justicia está para que los presos estén presos, no libres. Y espero que D'Elía cuando salga del sanatorio vuelva, porque salió de la cárcel para no contagiarse y se contagió en la casa"- Sonia Della Rosa

"Muy bien"- Alicia Cassardo

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.