De los lectores: cartas & e-mails

(0)
13 de septiembre de 2020  • 00:00

Carta de la semana

No más argentinos vs. argentinos

Somos argentinos, ni más ni menos. Por favor, cordura. El país no necesita odios, todo lo contrario, colocarnos en el papel de adversarios es dividirnos. No caigamos en la trampa. Podemos ser de partidos diferentes, pero somos argentinos, porteños o provincianos. La miseria o la prosperidad son el resultado del manejo de nuestros gobernantes, que son los responsables de la situación que atravesamos, más allá de la pandemia, que solo dejó a la vista la precariedad en las áreas de salud, seguridad, educación, deficiencia habitacional, etc.

Divide y reinarás no es la salida. No impulsen una diferencia que no existe, no nos enfrenten, no fomenten nuevas grietas. Dejemos las bajezas de lado y pensemos en mejorar lo malo y no en empeorar lo bueno.

Susana Mastronardi

DNI 12.276.049

La casita propia

Desde los años 40 vivo en el conurbano bonaerense. Desde chica pude ver a familias de inmigrantes que llegaron al país con una mano atrás y otra adelante, y que poco a poco se fueron haciendo sus casas en terrenitos muy alejados a veces. Hace unos años asistí a una charla del padre Pedro Opeka, un cura argentino que en Madagascar convirtió basurales en barrios dignos, construidos por los mismos que antes vivían en la absoluta indigencia. Lo primero que hizo fue entusiasmar a los chicos con el fútbol. Después los interesó en hacerse su casita y, pico y pala en mano, empezó a buscar materiales entre las piedras. Llegó a hacer más de 20 barrios. A medida que iban progresando, los iba instruyendo; algunos llegaron a estudiar en el exterior. Cultura del trabajo. ¿Algún parecido con la realidad nuestra?

Dicen que para vencer a la pobreza hay que tener decisión política. Yo creo que más que eso hay que tener ganas. Y al leer con tristeza nuevos hechos de usurpaciones, no he visto a los que nos han gobernado la mayor parte de nuestras vidas interesados en eliminar las carencias de la pobreza

Marta T. González

hgonda2@yahoo.com

Arancel

Ante esta intempestiva y arbitraria decisión de sacarle de un plumazo a la ciudad de Buenos Aires un punto y pico de la coparticipación (aproximadamente 35.000 millones de pesos) para dárselo a la provincia de Buenos Aires (a la que el Gobierno ya le viene dando mucho dinero), propongo que la ciudad de Buenos Aires, para compensar la pérdida de presupuesto, comience a cobrar los servicios (salud, educación, administrativos, seguridad) a quienes los utilizan, pero que no pagan sus impuestos en la ciudad de Buenos Aires.

En la CABA habitan aproximadamente 3.000.000 de personas e ingresan diariamente igual cantidad de la provincia de Buenos Aires, a trabajar, estudiar, atenderse en hospitales o realizar trámites por recibir en la CABA mejores servicios. No resulta justo que los habitantes de la ciudad vean deteriorados dichos servicios por la merma en sus recursos o que tengan que pagar más impuestos para poder mantenerlos. Para compensar esos fondos que les fueron quitados (para ayudar a la provincia de Buenos Aires, que fue mal administrada por la mayor parte de sus gobernadores) propongo que a toda persona que no sea residente de la ciudad de Buenos Aires (que no paga sus impuestos en la Capital), argentina o extranjera, se le cobre un pequeño arancel cuando utilice servicios de la ciudad.

Espero que el señor jefe de gobierno tenga el coraje necesario para hacerlo (salvo que haya alguna normativa que lo prohíba) y deje de esperar que el gobierno nacional lo ayude en algo o lo considere realmente su amigo (qué ingenuidad). De seguir avanzando perjudicarán aún más a la ciudad.

Marcelo Gagliardini

DNI 14.526.190

Pena

Como militar no dejo de asombrarme y expresar mi dolor de soldado por la orden del ministro de Defensa de suprimir un muy sencillo mensaje de homenaje a soldados caídos en combate en el monte tucumano, en cumplimiento de directivas de un gobierno constitucional en 1975. Puedo intentar comprender dicha orden en su especulación política, no obstante no puedo justificarla en tanto, entre otros motivos, va a contramano de la historia. Por otra parte, mi padre me educó para ser digno como persona, mi Ejército me formó para ser digno en mi cargo, función y jerarquía y los años en actividad forjaron la capacidad para distinguir entre obediencia y sumisión conforme a los principios que rigen a cada individuo. Es aquí donde mi pena se acrecienta aún más.

General de Brigada (R.)

José Arturo Echeverría

DNI 4.418.266

¿Hasta cuándo?

Sin anuncio previo, se hizo un recorte brutal del 1% de la coparticipación federal al gobierno de la ciudad, por parte del gobierno nacional. Uno se pregunta: ¿hasta cuándo la oposición se va dejar sorprender por el gobierno del señor Fernández? Se recurre a frases como "fuego amigo", porque se tiene la cobardía de no decir las cosas por su nombre: es un saqueo imprevisto e ilegal. Señores de la oposición, no sean más inocentes, basta de sesiones virtuales o de tolerar formas autoritarias propias de una monarquía absoluta. Si no se actúa ahora en forma contundente, más adelante los avances ilegales del Poder Ejecutivo serán una constante. La grieta, a la orden del día.

Javier Ugarte

DNI 8.209.890

Práctica de deportes

El más argentino de los españoles, Joaquín Sabina, no debe jugar al tenis, pádel o golf, pero seguramente es quien mejor describe las contradicciones de la vida. Hace algunos días se habilitó, finalmente, la práctica de los deportes individuales en la ciudad de Buenos Aires y unos días después, en provincia. Pasaron cinco interminables meses en que los profesores de estos deportes vieron reducidos sus ingresos a cero, los alumnos y jugadores aficionados perdieron su actividad deportiva y de salud principal, los clubes sufrieron la pérdida de socios, no trabajaron los cancheros, el bar del club, el personal de limpieza, los encordadores, etc., etc. El daño es enorme, pero, afortunadamente en este regreso, la demanda de clases y de alquiler de canchas parece fluir y, sin olvidar pero mirando hacia adelante, hay optimismo en el sector de los que pudieron sobrevivir. Sin embargo, como en el dulce pero agrio "tiramisú de limón" de nuestro amigo Joaquín, los contrasentidos perjudican a la realidad, chocando con los usos y costumbres de los deportes mencionados. La decisión de habilitar los deportes de lunes a viernes, hasta las 18, es incompleta y no soluciona el problema. Es un parche. No se entiende. No tiene fundamentos precisos. Y continúa perjudicando fuertemente a los laburantes de los deportes individuales de la provincia de Buenos Aires.

¿Cuál es la realidad? Que quienes viven de esta industria tienen su mayor fuente de ingresos los fines de semana. La mayor cantidad de clases, de alquiler de canchas, de cambios de cuerdas, de compra de pelotitas, de consumo en el bar. La gente trabaja, en general, de lunes a viernes, justamente en los horarios en que está permitido jugar. Y cuando se libera de su obligación laboral, aproximadamente a las seis de la tarde, ¿qué hacemos? Les cerramos las puertas. Ni hablar los sábados y domingos, cuando las comunidades deportivas están ávidas de mejorar y aprender con su profesor, y de sus partidos con amigos. Estos días no se permite la actividad. Sintetizando, les ofrecemos a las personas que hagan deporte en los mismos días y horarios en los cuales están trabajando, y cuando están en su tiempo libre, cuando la comunidad más lo necesita, se lo prohibimos. Genial.

Teniendo en claro que la General Paz no es una red y que en la CABA el tenis, el pádel y el golf funcionan bien sin restricciones de días y horarios, ajustados a protocolos estrictos y con los profesores y demás trabajadores cuidando la salud de sus alumnos, en la provincia deberían tomar nota y habilitar de la misma manera. Una forma de reforzar el enfrentamiento al odioso virus es con gente deportista, trabajadora y con hábitos de vida saludables. El tenis, el pádel y el golf solo contagian más tenis, pádel y golf.

A quienes toman las decisiones, por favor pregunten. Estamos para ayudarlos y salir lo mejor posible de esto. Utilicemos el sentido común. Juguemos para el mismo equipo.

"Acórtate la falda nueva, despiértate al oscurecer, túmbate al sol cuando llueva, no desordenes mi taller.". Gracias por tanto, Joaquín.

Andrés Maglione

andresmaglione@hotmail.com

Puesto vacante

La partidocracia y los favores políticos le han quitado al Estado la posibilidad de una buena gestión. De todos modos, en condiciones distintas el Estado pudo ser buen administrador. El Ferrocarril del Estado (hoy Belgrano) era básicamente de fomento y sin fines de lucro, pero tenía superávit. Se cuenta que siendo el ingeniero Nogués presidente de Ferrocarriles, recibió un pedido del presidente Justo para incorporar a la planta a un recomendado. La respuesta de Nogués fue: "Presidente, el único puesto vacante es el mío".

Raúl Mariscotti

estudio@mariscotti.com

En la red

Alberto Fernández, sobre el Fondo de Fortalecimiento Fiscal para la provincia de Buenos Aires: "Es apenas un paso en la construcción de un verdadero federalismo"

Facebook

"¡El federalismo es darle más a la provincia más rica de la Argentina!"- Alfredo Elded

"¿La idea es empobrecer a todos por igual?¿Sacarle al eficiente y darle al inútil?"- Miguel Ángel Samutt

"Si es verdadero federalismo, que cada uno se atienda en su provincia y no vengan a curarse acá, con los impuestos que pagamos los de CABA"- Carlos Butto

"Sr. Presidente, deje de subestimar a los argentinos. Ha sido una enorme decepción para muchos el giro de su gobierno"- María Eugenia Pardo

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.