De los lectores: cartas & e-mails

(0)
25 de septiembre de 2020  • 01:39

Ahorro

Señores del Gobierno: la intensa repetición de propagandas oficiales por todos los medios que finalizan con la frase: "Argentina unida" es tirar la plata. En los hechos, ustedes se la pasan cuestionando, agrediendo verbalmente y burlándose -con su clásica "picardía"- de todos los que piensan diferente, sean partidarios o no de otras ideas políticas. Por lo tanto, les pido que cambien de actitud o por lo menos ahorren esos dineros públicos para mejores fines.

Antonio Mario Guarino

aguarino@fibertel.com.ar

Llamado

No quisiera llevar al lector al Primer Mundo, solo a un país semicivilizado. Si el ministro de Economía aparece en micrófono abierto diciendo que va a "sarasear" a la población, ponga usted la firma que dentro de los siguientes minutos recibirá un llamado "de arriba", como se suele decir, y el ministro se hallará en la calle y buscando empleo.

Manuel Pedro Peña

DNI 0.574.507

Camino peligroso

Es triste y lamentable tener un presidente que no ha demostrado idoneidad, en el que nadie confía, que descalifica y grita, que trató de miserables a los empresarios, cuando muchos de los miserables y corruptos están dentro de su gobierno. Un gobierno que alberga a quien un juez consideró la jefa de una asociación ilícita y que lo nominó al cargo, que prostituyó la Justicia liberando a personajes como Boudou, Suárez, Lázaro Báez, Cristóbal, De Sousa, D'Elía; que tiene una postura complaciente con la toma de tierras; que miente y se desdice -sin avergonzarse- de las declaraciones que ha hecho. Que liberó a 5000 presos, sostiene que nos quiere cuidar y lo único que hace es tenernos encerrados generando una masacre en la economía, quiebras y muchos muertos en vida que se funden y se quedan sin trabajo. Señor Presidente: usted "clausuró" el Congreso, se abraza con personajes como los Moyano y la inseguridad no le preocupa. Y titubea cuando habla del estropicio que está haciendo en la Justicia, solo para darle impunidad a su mentora. ¿No será hora de que se sincere y nos muestre algo de aquel candidato que prometía un futuro mejor para todos? ¿De que deje de lado a muchos de los que lo rodean y condicionan? No es justo que los privados sigamos pagando la incompetencia para gobernar. Estamos en un camino peligroso, enfrentando a todos contra todos, mientras cada vez hay más pobres, más robos, más descrédito en el mundo y una profunda falta de confianza.

Señor Presidente, trabaje para todos, y no para el sector de obsecuentes de la vicepresidenta, que están llevándonos a un destino peor que el que corrió Venezuela.

Espero que recapacite.

Luis José Ramos

DNI 8.250.383

El Papa y los méritos

Respecto de la reflexión del papa Francisco en el Angelus sobre los méritos, considero importante mencionar que los Evangelios dan importancia a aquellos, en especial en la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30), como también cuando refiere "por sus obras los conoceréis" (Mateo 7:15-20). Los cristianos consideramos que somos salvados por la gracia de Dios, pero no significa que no debamos hacer mérito para conseguirlo; no es "lo mismo el que labura" que el que "afana en su ambición". De ser así, la Iglesia en vez del Evangelio debería predicar el "Cambalache" de Discépolo. Por otra parte, el buen ladrón no "robó" el paraíso; la razón por la cual al buen ladrón se le prometió el cielo fue no por ser ladrón, sino por reconocer a Jesús, reconocer su delito, saberse merecedor del castigo y pedir misericordia, lo que es muy distinto, ya que efectivamente el otro ladrón que estaba al lado de Jesús no llegó a los cielos.

El Papa dice que Dios "no se fija en el tiempo y en los resultados, sino en la disponibilidad, en la generosidad con la que nos ponemos a su servicio", lo cual es indudablemente un mérito. Por ese motivo, sobre la base de la educación, los salesianos, con una profunda dedicación en nuestro país a la docencia, consiguieron que muchas personas humildes, debido al estudio y al esfuerzo, que indudablemente son méritos, lograran mejorar en nuestra sociedad y también mejorar a la sociedad, al igual que la mayoría de los inmigrantes que vinieron a este país. Debido a su esfuerzo y su mérito pudieron prosperar en la Argentina, lo que llevó a que, en épocas en las que la justicia era un valor republicano y se valoraban el mérito y el esfuerzo casi no existiera pobreza.

Javier Reigada

DNI 13.416.795

Edadismo

Según la Organización Mundial de la Salud, el edadismo consiste en la discriminación por motivos de edad: abarca los estereotipos y las diversas maneras de estigmatizar a personas o grupos de personas debido a sus años. El edadismo es la forma de discriminación más común y la más banalizada, que afecta a las personas de más edad. Existe una iniciativa de la Sociedad Francesa de Geriatría, con el eslogan "#OldLivesMatter", para luchar contra el edadismo y sensibilizar a los ciudadanos, a los medios de comunicación y a las instituciones en busca de un mayor respeto hacia las personas de más edad. Ya se sumaron 29 países. Mientras transitamos la cuarentena más larga del mundo, en la Argentina también se registran estos casos de discriminación personal e institucional hacia las personas más vulnerables y quienes más están padeciendo los efectos de la pandemia: los adultos mayores. Sería deseable que desde el Estado se arbitraran políticas públicas para visibilizar y prevenir estas formas de violencia que se materializan en modos de maltratos diversos hacia las personas mayores, que merecen ser cuidadas y respetadas siempre, hoy más que nunca en el actual contexto.

Patricio Oschlies

DNI 21.644.451

En la red

Facebook

PBI. La economía argentina, entre las que más cayeron por la pandemia

  • "¡Pandemia hay en todo el mundo! La cuarentena eterna argentina arruinó la economía" - Osvaldo Hugo Fernández
  • "Esto es tremendo, y lo peor es que no sirvió de nada" - Graciela Antonucci
  • "Es tiempo de trabajo y salud mental" - Carlos Francisco Condori

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.