De los lectores: cartas & e-mails

(0)
28 de septiembre de 2020  • 00:00

Sábanas que no tapan

El diputado Juan Emilio Ameri es el mejor reflejo de lo perjudicial que pueden llegar a resultar para nuestra sociedad las listas sábana vigentes en las elecciones presidenciales. El ahora famoso protagonista del lamentable acto sexual virtual pensó que solo alcanzaría con pedir disculpas para continuar en su cargo. Esto lo demostró cuando se le preguntó en distintos programas televisivos, horas después del lamentable suceso, si tenía pensado renunciar. Con la excusa de estar confundido no anticipó nunca su renuncia. Solo lo hizo cuando su partido "le soltó la mano". Doblemente lamentable que la moral y los valores no dependan de una persona, sino de un grupo de personas de su mismo partido político.

Por lo visto hasta ahora, las listas sábanas solo sirven para ventilar actos sexuales.

Mauricio Maurette

DNI 13.380.744

Kakistocracia

Frente al escándalo ocurrido en una sesión virtual del Parlamento, me caben tres reflexiones: 1) El deplorable y lastimoso perfil moral e intelectual de varios de nuestros representantes. 2) La necesidad imperiosa de arbitrar los medios para que los postulantes a diputados de la Nación ameriten el precepto constitucional de la "idoneidad para cumplir la función". 3) ¿No hay un poco de hipocresía en la reacción en bloque de la Cámara de Diputados y sus autoridades ante semejante bochorno, cuando esos mismos personajes no se inmutan por fallas graves a la moral y a la ley de varios de sus compañeros de cuerpo que no merecen otra calificación que la de inmorales y/o delincuentes?

Nunca como ahora me he sentido tan identificado con el reclamo popular "que se vayan todos" los que forman parte de esta kakistocracia que hoy sufrimos en la Argentina.

Bernardo M. Clément

DNI 10.390.405

No equivocarse

Contemplando la crisis mundial y local me pregunto: ¿hacia dónde vamos?; ¿cuál es el modelo que nos inspira?; ¿los países nórdicos?; ¿Venezuela? Unos tan ordenados y cumplidores, el otro, tan desordenado y complicado. ¿Cómo podríamos construir, entre todos, un país con más bienestar y felicidad? ¿No será este un buen momento para reflexionar sobre qué modelo de país queremos y apuntar ahí? Tanto el Gobierno como la oposición y todos los argentinos de a pie, ante la crisis que enfrentamos, podríamos pensar en cómo poner el foco en una Argentina más humana, con más equidad, menos violencia y confrontación. El país es grande, fértil, maravilloso y los recursos humanos un potencial que puede y quiere dar mucho más. Tenemos por delante una oportunidad para el cambio y el progreso. Nos la presenta esta crisis que, como otras tantas en la historia, dieron lugar a tiempos de esplendor. Es clave no equivocarnos. El camino no es el "descarte" de niños y ancianos, no es la lucha entre varón y mujer. No es suprimir la libertad de los padres en la elección de la educación de sus hijos. No es impedir o limitar la libertad religiosa y de conciencia. Todo lo contrario: se podría reflexionar sobre el modo de lograr educación de todos, en especial de los más marginados. Cómo proteger a la familia, medio principal de contención y de desarrollo social, y evitar también así el costo que supone para los gobiernos suplir lo que la naturaleza nos ha dado. Otro campo es la mujer: un gran desafío la promoción de la igualdad en el campo laboral y la necesidad de apoyar la maternidad.

Por favor, no precisamos inventar problemas, ni leyes que nos impidan ejercitar los derechos y las obligaciones propios de nuestra libertad. Necesitamos inteligencia y sentido común. Mirar hacia adentro y no hacia afuera. Ojalá salgamos bien de este desafío.

María Regina Álvarez

alvarezraquel2000@gmail.com

Consejos

El Presidente dice que escucha consejos. Aquí va uno. Podría quedar en el bronce de la historia si antes de que finalice su mandato toma la decisión de dar a la sociedad este mensaje: que su vicepresidenta enfrente a la Justicia como corresponde y la deje actuar.

La gran mayoría trabajadora, que nunca pidió un plan ni tiene subsidios y quiere tener una república donde se respeten los derechos de todos, agradecería este gesto de franqueza que muchos estamos esperando. Ahí sí saldríamos con la bandera para vivarlo. Piénselo, por favor, por el bien de nuestra patria.

Susana de Giannobi

sumagia@fibertel.com.ar

Ahorrar en pesos

A pesar de que el Gobierno dice que hay que ahorrar en pesos, muchos de sus integrantes tienen en su patrimonio muchos dólares (haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago). Incluso hasta el subconsciente le hizo decir al ministro Cafiero que "hay que ahorrar en dólares", como se vio por televisión. Además, el peso argentino no es querido ni en el Banco Nación de la Argentina en San Pablo ni en Uruguay, y ni que decir en Europa. Es por eso que la gente quiere ahorrar en dólares.

Es bueno tener en cuenta lo que sucedió hace muchos años en Alemania, donde la moneda se llegó a usar para empapelar paredes. Eso no va a pasar aquí, pero es bueno recordarlo por el peligro que representan las constantes devaluaciones.

Luis García Morales

DNI 93.421.262

Una voz

Soy un viejo lector de la nacion y siempre me sorprende gratamente. Tuve que publicar un aviso fúnebre ante la pérdida de un querido amigo y en lugar de tropezar con una grabación que fríamente me indicara cómo proceder me atendió una voz humana que me ayudó con eficacia a redactar el aviso y me hizo pensar en qué buena es la presencia de personas en la atención al usuario o al cliente (en este caso, el lector), en lugar de la creciente robotización que nos invade.

Eduardo R. Alsina

DNI 4.298.190

En la red

Facebook

Diputados: el oficialismo avanza con el impuesto a las grandes riquezas

"Serán los primeros de la lista, ¿no?"- María Raquel Rebecchi

"¡Qué triste!"- Rosana Lecea

"Calculo que ellos también entran en esto... ¿o soy muy ingenuo?"- Marcelo Lorefice

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.