De los lectores: cartas & e-mails

(0)
29 de septiembre de 2020  • 00:00

Mi Justicia

Con todo respeto le digo al señor Presidente que como profesor de la UBA debe saber que el Poder Judicial es independiente de los otros. La Corte Suprema de Justicia, que es parte integrante de ese poder, se reúne hoy para tratar una cuestión de vital importancia para su multiprocesada vicepresidenta. Adelantándose a los acontecimientos, el Presidente hizo declaraciones condicionando o amenazando a sus integrantes, especialmente a su titular. Me parece una falta de ética y de buen gusto, dada su investidura. El título de la columna del domingo pasado de Joaquín Morales Solá, "Cristina: la Justicia es mía", lo dice todo.

Alberto Azar

DNI 5.563.674

Una decisión justa

Las internas ocurren en cualquier cuerpo colegiado que debe tomar decisiones. Sin embargo, existen circunstancias que no pueden permitirse. La importancia de la función debe estar por encima de las pasiones, de las amistades, incluso de los compromisos personales. Hoy, cinco personas tienen que decidir el destino de más de 44 millones. Cada una de ellas tendrá razones para votar de una u otra manera. La instancia por la que atraviesa el país es de las más difíciles de su historia. Nos hallamos frente a una pandemia gravísima, de consecuencias imprevisibles, no solo físicas, sino también políticas, económicas y sociales. No podemos perder tiempo en favorecer intereses individuales, sobre todo ante tantas alarmas que preavisan de situaciones gravísimas. Debemos tratar de unirnos para derrotar al mal desconocido y solapado que nos ataca. Los argentinos necesitamos una decisión rápida y definitiva sobre el destino de los tres jueces que recurrieron al máximo tribunal para dirimir una cuestión que no los afecta solo a ellos. No haberlo hecho les habría evitado preocupaciones, riesgos y responsabilidades. Sus traslados no les afectarían sueldos ni jerarquías. Por eso, ante esa presentación, se ganaron la consideración y el respeto de muchos ciudadanos. Cientos de argentinos se manifestaron, millones los apoyaron en las redes, y por eso deben devolverlos a los tribunales que ocupaban legítimamente y de donde el Senado, caprichosamente, los sacó.

Todos esperamos que la decisión del máximo tribunal sea libre, justa y valiente, acorde con las circunstancias que vivimos. Y que sirva para darnos cuenta de que, a pesar de todo, sigue funcionando la república, y para recuperar el reconocimiento y el respeto del mundo.

Ricardo A. Titto

DNI 5.72.194

Sin arrepentimiento

En la edición del domingo la nacion se reproduce un comentario del señor Santiago Cafiero llamando a la concordia. Son buenas palabras, pero les sugeriría a mis compatriotas tomarlas a beneficio de inventario. Para que estas palabras tuviesen algún peso en la ciudadanía sería necesario que antes el movimiento al que el señor Cafiero representa pidiera disculpas por sus enormes errores y violencia durante décadas. Son del fundador del movimiento palabras como "al enemigo, ni justicia", o "le voy a dar a cada uno de ustedes un metro de alambre de fardo para que cuelguen opositores de los faroles". Ni el peronismo ni el kirchnerismo dieron jamás muestras de arrepentimiento. El espíritu de los muertos y torturados (desde Ingallinella hasta Cipriano Reyes) nos tomaría cuentas si no los recordásemos adecuadamente. La violencia de los embates contra la ley y las instituciones que ha caracterizado al gobierno al que el señor Cafiero pertenece desde que asumió los cargos más importantes del país desmiente a cualquier palabra de concordia. "Res, non verba", decían los romanos ("hechos, no palabras"). Y añadían: "Verba volant" ("las palabras vuelan").

No creamos en cantos de sirenas. Como señaló Kerzen, la mitad de la humanidad daría su vida defendiendo la libertad, pero la otra mitad lo que desea es limitar las libertades ajenas.

Adalberto Perrotta

alaperrotta@yahoo.com.ar

Padre Faustino

En marzo de este año tuvimos el privilegio de ver en esta distinguida tribuna nuestro reclamo para que se respetara el deseo del padre Faustino Noriega, OSA (exrector del Colegio San Agustín, nuestro amigo, padre y hermano a la vez), de terminar sus días en Buenos Aires y ser llevado a su descanso final por sus queridos exalumnos. Volvemos a apelar al mismo medio para dar a conocer que su deseo fue desoído y que la "superioridad" dispuso que no bien se restablezcan los vuelos será trasladado a una casa de retiro en España, lo que él acepta con obediente resignación. Vistas las restricciones impuestas en Buenos Aires, tal vez ni tenga la oportunidad de despedirnos como quisiéramos y se merece. Huelgan los comentarios.

Eduardo González Fernández

DNI 14.900.505

Gustavo Schildknecht

DNI 16.062.305

Museo de Ciencia

El artículo de Cecilia Martínez sobre historias y personajes míticos de Buenos Aires está ilustrado con una fotografía del edificio de la Facultad de Ingeniería de la UBA, en avenida Las Heras 2214. Curiosamente, ese edificio es más conocido por los mitos que rodean a la historia de su construcción o por algún malentendido acerca de su verdadera función que por el hecho de ser la sede del Museo de Ciencia y Técnica. El museo exhibe piezas tan interesantes como una colección de calculadoras mecánicas, reglas de cálculo y máquinas de escribir, modelos de mecanismos navales y ferroviarios, un diorama del puerto de Santa Fe y un antiguo conmutador telefónico de operación manual. Probablemente, la pieza más llamativa sea un modelo a escala de la locomotora a vapor La Emperatriz. Construida en 1915 en los talleres ferroviarios de Rosario, este modelo estuvo durante muchos años en el hall central de la estación Retiro del Ferrocarril Mitre, donde, operada por monedas, su recaudación se destinaba a entidades de bien púbico, como el Patronato de la Infancia.

Claudio H. Sánchez

claudiofisicamente@yahoo.com.ar

En la red

Facebook

Los incendios forestales en Córdoba

"Que espanto y miedo"- Gioia Martínez Zuviría

"¿Son incendios intencionales?"- Marcelo Raúl Telechea

"En España prohibieron por 30 años los desarrollos inmobiliarios en tierras incendiadas, y por 'arte de magia' se terminaron los incendios. ¿Casualidad o causalidad?"- Marcelo Javier Sosa

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, a LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.a r o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.