De los lectores: cartas & e-mails

(0)
8 de octubre de 2020  • 00:00

Confusión

Le pregunto al ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, señor Gollán, ¿qué opinaría si yo le digo que voy a pagar el impuesto inmobiliario, ingresos brutos y otros impuestos provinciales, pese a que no comparto en absoluto su ideología populista? Este señor confunde el rol de sus obligaciones, ¡y así estamos!

Juan Bautista Garona

garonajuan@speedy.com.ar

Regreso a la escuela

Ninguna autoridad nos ha preguntado a nosotros, los padres, qué ocurre con los chicos en casa. O en la calle o la esquina, cuando no hay espacio en casa ni acceso a la tecnología y la conectividad, como les ocurre a muchas familias. La apatía, el desgano, el desinterés, la falta de motivación y creatividad, la ausencia de esperanza en el futuro, el deseo junto al miedo a salir y encontrarse con otros, el no sentirse parte, la negativa a conectarse a clase y a los grupos, el abandono definitivo de la escuela son solo algunas de las conductas que observamos. La mayoría del alumnado tendrá seguramente años por delante para volver a socializar y compartir en la escuela. Pero los que están por egresar, los de 6º y 7º año, ¿qué posibilidad de recupero tendrán de este, su último año, con todo lo que social y afectivamente significa? ¿Por qué no se considera la vuelta gradual, parcial, progresiva de estos alumnos en los meses que restan del año? ¿Por qué no salir del "todo o nada", "todos o ninguno"? ¿Por qué no permitir que aprendan a salir, aprendan a cuidarse y cuidar del otro en el encuentro con los otros, sus pares?

Estoy convencida de que la función más importante de la escuela secundaria es la de propiciar la socialización. Espero que se busquen los caminos y los protocolos necesarios para que lo siga siendo.

Margarita Mrozek

DNI 17.754.059

Incorporación

En su edición del 22 de abril de 2011, el matutino Página 12 reproducía distintos cruces verbales de gran virulencia habidos entre Aníbal Fernández, por entonces jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, y Alberto Fernández, quien ya estaba fuera del gobierno. El hoy presidente de la Nación remataba el intercambio nada amistoso de este modo: "Nunca fui obediente. Nunca me disfracé de progresista. No lo conocí a Jauretche porque La Cámpora me recomendó conocerlo. Nunca trabajé con José Manuel de la Sota. Nunca quise irme escondido en un baúl. Si Aníbal revisa lo que me debe a mí personalmente, se daría cuenta de que no tendría que hablar así".

Estas duras declaraciones permiten intuir como muy probable la incorporación de Aníbal Fernández al gabinete del Presidente.

Eduardo P. Ayerra

DNI 8.254.636

Reclamo a Edesur

Estoy cansada de hacer reclamos telefónicos y vía mail a Edesur, sin ningún resultado, para que revean la facturación de mi consumo eléctrico de los últimos meses. Soy una simple empleada doméstica y trabajo con cama de lunes a viernes. Mi marido también trabaja fuera de la casa durante toda la semana. Vivimos en el barrio La Unión, en el partido de Ezeiza, un barrio humilde de gente trabajadora. Tenemos un servicio eléctrico deplorable, se corta la luz con frecuencia y aunque nos cobran alumbrado público, las luces de la calle están rotas hace más de un año. En la última factura, del período 4/20, figura un consumo de 1274 kW/h, por un valor de $5489,91, esto es imposible ya que solo estamos en casa dos días a la semana, y al salir desenchufo todo salvo la heladera. He hecho comparaciones con la factura de Edenor que recibieron mis patrones por el mismo período en una casa tres veces más grande y fueron 556 kW/h por un valor de $1103,74. Me gustaría saber por qué Edesur se ensaña con la gente de los barrios más humildes. Hay varios vecinos de mi cuadra en mi misma situación. Los montos tan altos de la factura mensual hacen que, al no poder abonarse la totalidad, se sumen intereses y las deudas aumenten a sumas siderales. Eso sí, varias veces al mes recibo llamadas de un estudio de abogados que ofrece planes de pago imposibles de asumir mientras el consumo mensual siga siendo tan alto. Pedí también varias veces el arreglo de la tapa del medidor, que está rota, y la reposición de las luces de la calle. Nunca apareció nadie. Es más, después de una de mis llamadas, me contactó telefónicamente un hombre de parte de Edesur que me ofreció colgarme de la línea y me prometió que el consumo de luz bajaría notablemente. Por supuesto el "trabajo" tenía su costo. No lo acepté porque no quiero robarle a nadie.

Al momento creo que me equivoqué, ¡me siguen robando a mí!

Ramona Sosa

DNI 30.574.583

Mérito

Diego Schwartzman nos demostró lo que es el mérito.

Durante cinco horas y media de un peleadísimo partido con un rival top ten, logró ganar por sus habilidades y su constancia. En su disciplina, para soportar la dura exigencia, es fundamental el entrenamiento. Ejemplo para la juventud del mérito en el esfuerzo. Te damos gracias, Peque, por esta alegría que nos brindaste en momentos tan ásperos para nuestra dolida Argentina.

Clara Blanco Pinto

DNI 5.155.426

En la red

Facebook

Carlos Heller. Su respuesta ante la embestida de productores rurales contra Credicoop

"Cada uno es dueño de hacer con su trabajo y su producido lo que quiera"- Carlos Pagliano

"¿Por qué es antidemocrático que cierren las cuentas en su banco? La plata es mía y la pongo y la saco de dónde quiera; que yo disponga libremente de mi dinero bien ganado es democracia"- Quique Agulla

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.