De los lectores: cartas & e-mails

(0)
9 de octubre de 2020  • 00:00

Principios

Se nos fue por la puerta chica el diputado Juan Ameri y lo reemplazó por la puerta grande la diputada Alcira Figueroa, quien pasa a integrar la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, es decir que sus principios, su opinión y su voto nos atañen a todos. Le tomó juramento el presidente de la Cámara y la diputada juró por sus principios, que enumeró. Si todos los diputados hiciesen lo mismo, los ciudadanos nos quedaríamos huérfanos, justamente de principios. Al haber tantos y tan diversos, estaríamos tentados de sentir que los nuestros son ignorados, ya que, matemáticamente, es imposible jurar por los principios de millones de ciudadanos, salvo por uno, que nos une a todos: jurar por y para defender los principios constitucionales. Y así todos nos sentiríamos representados por un mismo principio, conformando una base sólida desde la cual nos obligamos a respetar las opiniones de los demás.

Dora Moneta

DNI 3.605.083

Preocupación

Ya superamos las 22.000 muertes por el Covid-19, y las cifras de pobreza indican más del 40% (antes de la pandemia, todos los países de la región bajaron lo índices de pobreza, a excepción de Venezuela y la Argentina, los peores del grado). El 60% de los niños están desnutridos, y no se les desarrollará el cerebro normalmente. Mientras tanto, en un programa periodístico, el 80% de la emisión se dedicó al problema que más preocupa a algunos políticos: buscar la impunidad de ciertos dirigentes.

"No lloren por mí, argentinos", parece decir la patria.

Luis Elbaum

DNI 7.978.455

Toma de tierras

Hace no tantos años estuvimos a punto de llegar a una guerra con Chile por un problema de límites en el sur. Ahora, unos forajidos toman tierras, queman viviendas, depredan el ambiente y no hay ningún tipo de acción de parte del Gobierno. Es realmente inaudito.

Gustavo Pittaluga

guspittaluga@gmail.com

Incoherencia

Mientras el Banco Central se está quedando sin reservas y necesita el ingreso urgente de dólares, algunos funcionarios sorprenden con desafortunadas declaraciones. La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, argumentó que "la idea de que primero se bajan los impuestos y después llegan las inversiones no funciona". La simplificación de esta afirmación parece ignorar que para decidir inversiones es tan importante evaluar la presión impositiva como las expectativas respecto de la seguridad jurídica, estabilidad monetaria, reglas de juego estables, acceso al crédito y leyes previsionales y laborales. Por su parte, el ministro de Economía, Martín Guzmán, ante una pregunta periodística repreguntó: "¿Por qué tiene que bajar el gasto público?".

La incoherencia de estas declaraciones en boca de dos funcionarios del Gobierno aumenta la confusión, desalienta las inversiones y fomenta la huida de capitales, disminuyendo el empleo y aumentando la pobreza. Porque está claro que para reducir la inflación en necesario bajar el déficit del presupuesto, y para ello, como nadie quiere financiarlo, la economía no crece por falta de inversiones y no es viable seguir aumentando impuestos. El único camino para empezar a crecer es reducir el excesivo gasto público improductivo. Todo lo demás es sarasa.

Ricardo E. Frías

DNI 4.362.046

Luz

Quisiera volver el tiempo atrás y recordar cuando el presidente Fernández dijo, en su primer discurso: "¡Vamos a poner a la Argentina de pie!". Me emocioné mucho, pero a este paso veo el letargo de una sociedad que poco a poco va perdiendo la esperanza. ¿Será tarde? Espero que no, yo ya tengo mis años y quisiera ver una luz en el camino.

Leticia Giffoni

DNI 5.078.266

Impuesto a la riqueza

Dicen que el impuesto a la riqueza afectaría en su franja más alta a solo 253 personas. Dan porcentajes que tienden a enfatizar la insignificancia y a provocar que la sociedad no los defiendan porque son ricos y millonarios. En Estados Unidos, los 253 más ricos poseen una fortuna de 2,8 trillones de dólares (esto es, miles de miles de millones). Ninguno de ellos se ha enriquecido en la función pública. Sus riquezas son acciones de sus propias compañías. Muchos ponen sus nombres en las empresas como un legado personal. Sus bienes y servicios han impactado en la vida, historia y cultura no solo de EE.UU., sino en todo el mundo. Generan millones de trabajos y abonan trillones de dólares en impuestos. Así como esos 253 de EE.UU. representan su espíritu, cuando acá se ataca a nuestros 253, están atacando no solo su riqueza, sino nuestro espíritu y cultura, y lo que es peor, atacan el futuro de los próximos 253 que ya no van a querer estar en la Argentina para generar trabajo y pagar impuestos, sino que lo van a querer hacer en otros países. Eso, señores, se llama decadencia.

Ramiro A. Saravia

ramsaravia@yahoo.com.ar

Lo básico

Más allá de los caminos, técnicas, tácticas, estrategias, métodos, maneras, herramientas, elementos que finalmente uno elija, hay tareas que requieren algo, lo básico, antes de empezar. Por ejemplo, para sembrar un campo se necesita preparar la tierra, elegir la semilla, verificar el clima, etc. Para hacer una casa, debo hacer primero el plano, dibujar dónde irán las puertas, las ventanas y los demás elementos. Esto es simplemente lo básico. Para mejorar la economía de un país lo básico es tener simplemente un plan. La teoría del "lo vamos viendo" solo nos llevará a un nuevo fracaso colectivo, cosa que por desidia, simplismo o ideología nuestros gobernantes no logran visualizar.

Alberto Guillermo Szulga

agszulga@hotmail.com

En la red

Facebook

Alberto Fernández: "Lo que más nos hace falta es la confianza de los inversores"

"Eso no se pide por favor, se pide con reglas claras, seguridad jurídica, sin impuestos caníbales, sin piqueteros o gremialistas bloqueando un emprendimiento. La decisión es suya, señor Presidente"- Ariel Montiquín

"Dudo mucho que se dé, ya que está el sistema preparado para que nadie invierta aquí, una vez que el o los inversionistas lean la ley laboral y entiendan cómo se manejan los sindicatos... ya comenzaron a pensar en otro destino"- Jorge De Rose

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.