De los lectores: cartas & e-mails

(0)
11 de octubre de 2020  • 00:25

Carta de la semana

Fácil

Supongamos que la ministra Frederic regresa a su casa una noche y la encuentra ocupada por una familia de personas sin recursos, con varios niños y una mujer embarazada, que se niegan a retirarse. ¿Qué hará la ministra? a) ¿llamar a la policía o al ministro Berni para que los desalojen? No, porque según ella la usurpación no es tema de Seguridad; b) ¿hablar con el ministerio que se ocupa del hábitat digno para los ciudadanos sin techo? No, porque seguro iniciarán un expediente de trámite prolongado, lo que no le resolverá el problema; c) ¿negociará con los intrusos y al fin convivirá con ellos cediéndoles dos dormitorios, eso sí, con el compromiso de que no ocuparán el resto de la casa?

¡Qué fácil es disponer de la propiedad ajena!

Héctor Pastorino

pastorino.hector1@gmail.com

Seguridad jurídica

Por un lado, el presidente de la República se reúne periódicamente con empresarios y les expresa que "nuestro país ofrece muchas alternativas y que necesita inversores que vengan y que apuesten". Simultáneamente, la vicepresidenta de la Nación continúa, a través del Senado, enfrentando a todos los niveles de la Justicia y colonizándola con nombramientos de jueces que le son declaradamente afines en su afán de impunidad y venganza. ¿Alguien está pensando que si no ofrecemos seguridad jurídica nadie va a apostar ninguna inversión, sabiendo que los dados están cargados? Estamos viviendo un momento que es un punto de inflexión para cambiar el rumbo o continuar con lo que nos ha llevado al laberinto en que nos encontramos. No podemos esperar nada nuevo si al mismo tiempo el conductor del vehículo en que nos desplazamos dice apretar el acelerador y el acompañante el freno.

Fernando J. Figini

DNI 4.813.359

Es simple: confianza

En sociología y psicología social, la confianza es la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamiento. La confianza se verá más o menos reforzada en función de las acciones y los valores. Dinamarca es uno de los países con mayor índice de felicidad del mundo, con mayores índices de transparencia y de seguridad social, con el mejor ambiente para los negocios, con igualdad social, con mayores impuestos (de Europa), etc.Y esto no responde a ninguna fórmula secreta, sino que está basado en la confianza de la población hacia sus políticos en el uso de sus impuestos para lograr el estado de bienestar. Este se centra en: 1) educación gratuita de calidad; 2) servicio médico gratuito de alta calidad; 3) pensión de vejez; 4) asistencia social; 5) subsidios de vivienda para personas con salarios bajos. Además, no se pagan peajes. Todo esto por la módica suma del 46% de impuestos.

Y tanto es así que en 2007, cuando quisieron reducir los impuestos a la población, se hicieron manifestaciones en contra. Si, leyeron bien, exactamente al revés que nuestro país, se quejaron de que les bajaban los impuestos y solo porque saben bien que cuanto más pagan o aportan, mejor viven. Porque confían en el uso de los recursos.

Si quien lee esto está casado, vive en pareja, tiene amigos, trabaja y es una persona de bien entiende perfectamente lo que es la confianza, no hay mucho que explicar. Más simple no puede ser. No la compliquen más.

Leónidas Facio

leonidasfacio@gmail.com

Guardia de cenizas

El boliche, una centenaria despensa rural ubicada en el Paraje San Bartolomé, en el sur de la provincia de Córdoba, fue el punto de reunión de un grupo de lugareños que pasaron los últimos días defendiendo sus tierras del avance arrasador de las llamas. Fui testigo privilegiado de sus innumerables anécdotas, en las que narraban con lujo de detalles el infierno que habían padecido intentando salvar décadas de trabajo, en una lucha desigual contra la furia de las llamas, que devoraban todo a su paso. Ante la mirada severa de Marquitos, que nos obligaba a cumplir el protocolo, estos hombres, que tienen sus campos enclavados en las sierras, coincidían en que este desastre se podría haber evitado si alguna vez los hubiesen escuchado a ellos. Pero ellos, víctimas directas de los incendios, no tienen voz. Deben someterse a las decisiones de un conjunto de burócratas que nunca pisaron el campo, quienes impulsan leyes sin fundamento, como la ley que prohíbe la quema controlada de pastizales.

Históricamente, los vecinos se reunían, en días sin viento, para quemar franjas de campos que ayudaban a detener el fuego ante un posible incendio rural. Eran quemas controladas, sin riesgos, en los que asumían la responsabilidad si se llegaba a producir algún daño. Pero una ley se lo prohibió y las consecuencias están a la vista de todos. Los incendios son cada vez más frecuentes y las pérdidas, tanto humanas como de animales y materiales, son cada vez mayores.

Gonzalo Palacios Hardy

DNI 22.431.875

Líderes jóvenes

Las noticias dan cuenta de que la revista Time ha destacado a la legisladora de la ciudad de Buenos Aires Ofelia Fernández, del Frente Patria Grande, entre "los 10 líderes de la próxima generación", para la edición 2020. Las razones que explicitan los motivos de la elección son, entre otros, "la legisladora más joven de América Latina está peleando por expandir los derechos del aborto". Deberían saber los editores de la revista que en primer lugar en la Argentina no existen "derechos del aborto" por expandir, dado que su legalización fue rechazada por el Congreso de la Nación, por lo que tal actividad de la legisladora, tal cual está explicitada, sería ilegal. En segundo lugar, Ofelia Fernández no es un ejemplo de líder dado que sus actuaciones más destacadas han sido la de tomar el colegio donde concurría, el Carlos Pellegrini, en su calidad de presidenta del Centro de Estudiantes (único título que ha logrado, junto con el secundario) y participar de tomas de otros colegios; impedía así la libertad del resto de los estudiantes de desarrollar su actividad y coartaba la libertad de trabajo de docentes, hechos que en el país donde se edita Time hubieran sido sancionados severamente. Debería la conocida revista revisar antes los antecedentes no solo de aquellos a quienes pretende destacar, sino los de nuestro país, donde las listas sábana para las elecciones son elaboradas entre cuatro dirigentes que eligen personajes hasta con antecedentes delictivos para ocupar las bancas.

Lo lamentable también es que quizá sin merecerlo, un caso como el de Ofelia Fernández, desmerece y pone en duda los otros nueve elegidos por la publicación.

Enrique Di Fiori

enriquedifiori@fibertel.com.ar

Culpable

El juez Rosenkrantz es culpable. Esto resulta claro y evidente, al haber pruebas irrefutables. Por un lado, su destacada vida académica, al recibirse con sendas medallas de oro en el Colegio Nacional de Buenos Aires y en la Facultad de Derecho de la UBA, denotando un fuerte apego al mérito, la superación y el conocimiento, valores espurios, fuente de desigualdad entre pares. No conforme con ello, su actuación en la Corte pone de manifiesto un inflexible apego al derecho, fallando sobre la base de vetustos principios constitucionales como la irretroactividad de la ley y la aplicación de la pena menos gravosa, que colisionan con el sentir popular. En la Argentina de hoy, no hay espacio para librepensadores o disidentes, que escudados en la fría letra de la ley van a contramano de los ideales nacionales y populares. Por ello, el juicio político es tan solo una mera formalidad burguesa, porque hoy esta más que nunca presente que nunca aquella consigna de "al enemigo ni justicia".

Luis López

DNI 16.785.602

Hospital Muñiz

Estuve internada en el Hospital Muñiz del 14 al 27 de septiembre con Covid-19 (del 14 al 23 en terapia intensiva). Quiero agradecer a los médicos, enfermeros y a todo el personal del hospital. Es digna de ver la unidad de terapia y la sala Koch, en las que estuve internada. El servicio es de primera, y es un hospital público. Hasta la comida es impecable. Ahí se ve lo que hace la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Gracias.

Susana Bonfiglio

DNI 10.263.438

La Antártida

Nuevamente los políticos no diferencian coyuntura de futuro. De acuerdo con versiones periodísticas, este año no irán a la Antártida las familias a invernar a la base antártica Esperanza, única base con familias en el continente, donde se realizaron casamientos, nacimientos y funciona la única escuela del continente. El fortín Sargento Cabral es a la Antártida lo que fueron los fortines en la frontera contra el indio. la avanzada de la patria hacia los reclamos soberanos de la Nación. Forma parte de un plan estratégico a largo plazo. La casta política solo declama su interés por la Antártida porque es interesante y queda bien en los discursos.

Señores circunstanciales funcionarios a cargo de los designios de la Nación, la Antártida es futuro, no presente. No destruyan ni interrumpan un proceso estratégico diseñado hace mucho y que está en marcha; ya han hecho mucho daño en este proceso, no aumenten los desaciertos, de lo contrario la historia los juzgará.

Cnel. (R) VG Miguel F. Perandones

Expedicionario al Desierto Blanco, excomandante Antártico Ejército

miguel_perandones@hotmail.com

En la red

Impuesto a la riqueza: nueva carga fiscal para la producción

Facebook

"Lo único que hacen es crear impuestos para seguir haciendo populismo y perpetuarse

en el poder... "- Lalo Romaniello

"Todos tienen que ser solidarios, menos ellos" -Fernando Pozzi

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.